viernes, 14 de agosto de 2009

Paloteao de Bulbuente

En Bulbuente se conservan los famosos dances del "paloteao" y del "trenzado de cintas", se bailan en la plaza de la iglesia para San Bartolomé (24 de agosto), patrón del pueblo. El santo se saca en procesión, adornando su peana con cuatro roscones en cada palo y uno de 12 kilos a sus pies que es sorteado por los cofrades al terminar el dance.

Entradas relacionadas>>

La verdadera historia del Cipotegato de Tarazona


"La verdadera historia del Cipotegato de Tarazona"
por Ignacio Javier Bona López

"300 años de Cipotegatos"
Por Ignacio Javier Bona López

No parece fácil escribir sobre un personaje que ha cambiado tanto durante más de 300 años y del que hasta los años finales del siglo XX no se sabía casi nada. O más bien sí, aunque ha costado muchos años ir descubriendo sus oscuros orígenes y su evolución hasta llegar hasta hoy en el que el Cipotegato se ha convertido en emblema de la ciudad de Tarazona. Un personaje que ha caminado por una fiesta religiosa como el Corpus Cristi ha iniciar las fiestas civiles de Tarazona. De bufón a mojigato o al mismo diablo se ha transmutado en un acto que hoy por hoy representa una cualidad positiva y de orgullo para los habitantes de esta ciudad aragonesa, mi ciudad.Así pues el antiguo “Pellexo de Gato” acompañó más de 200 años la Fiesta del Corpus cumpliendo su papel de “encorrer” a los niños para que no entorpeciesen los oficios religiosos hasta que se incorporó al Dance de Tarazona. Con el paso del tiempo fue ganando fuerza y tradición como casi el propio diablo por que hacia daño a los muchachos con el palo y fue incluso tan denostado llegándose a decir n Tarazona incluso “eres más tonto que el Cipotegato”. Ya en pleno siglo XX los años oscuros eran tan ordenados por el poder que ya nadie casi recuerda el Cipotegato salía el 27 de agosto por la puerta de la antigua lonja municipal tranquilamente andando y con un pasillo enorme. Solo algunos niños se atrevían a desafiar el poder de este personaje vivo y en permanente evolución lanzándole gallones y después tomates como manda la tradición. Y poco a poco con la llegada de nuevos tiempos de libertad la gente fue tomando la Plaza de España como suya y la fiesta comenzó a tomar cuerpo y fuerza, como se demostró aquel Cipotegato del año 1974 cuando todo el pueblo por primera, vez lanzó tomates contra la Policía Local., el Alcalde y la Reina de las fiestas de aquél año. Fue un hito importante en la vida de nuestro Cipotegato. Aquel que era mal visto, que solo se le pagaban unas cuatro perras, unas alpargatas y un abono para los toros, ese Cipotegato, con más de 250 años muere en 1985 ya que ese año nadie quiso salir. A partir de aquí nace otro nuevo Cipotegato al que se presentan voluntarios para representarlo gratuitamente y por orgullo y cada año son más.El Cipotegato gana en madurez estos últimos 25 años y se ha convertido en una de las fiestas más bellas de España. Se transforma permanentemente inclusos ha llegado ha salir una mujer como lo hizo Loreto Velilla en un acto de valentía. También el paisaje urbano de la fiesta cambió con la instalación de la escultura Homenaje al Cipotegato que sirve en la actualidad como podium donde se homenaje a los atrevidos que han sabido cumplir con su deber y que sigue siendo el de siempre correr o “encorrer” a la gente. Y por fin gracias al trabajo de muchas personas guiadas por Julio Gracia con inteligencia y perseverancia este año 2009 pasará al la historia como el año en que fue declarada la Fiesta de Interés Nacional.Esta fiesta que ha cambiado tanto a lo largo de los tiempos puliendo y transformando es en mi opinión una especie de catarsis o limpieza colectiva donde los turiasonenses y los visitantes se descargan a tomatazo limpio sus malas energías del año y comenzar así un nuevo ciclo. El Cipotegato de Tarazona es una fiesta con futuro que nos sobrevivirá a todos pero que debemos cuidar para que el viejo “Pellexo de Gato” cumpla con su papel principal de en “encorrer” a la gente o se que hay que hacer pasillo y hacer que todos la disfrutemos con ese olor a tomate se mete por la nariz y que llega hasta lo mas profundo del alma de Tarazona y te hace poner los pelos de punta y la piel de gallina. Cipote, Cipote Cipote es cojonudo como el Cipote no hay ninguno. Así es.




jueves, 6 de agosto de 2009

GUÍA DE TORRELLAS

Descargar documento

MUSEO DE LA CETRERÍA EN LOS FAYOS


VISITA DEL CENTRO PREVIA CITA
De lunes a viernes de 8.00h a 15.00h
976 644 151
Sábados, domingos y festivos
660 159 886

Un nuevo museo en el Moncayo que muchos desconocíamos. Me pregunto por qué no se promocionan más este tipo de iniciativas, si no es en las cerradas casetas de información al menos en lugares más visitados como el monasterio de Veruela o centros de interpretación. Quizás me equivoque y ya se haga, pero me ha costado Dios y ayuda encontrar su Web y desde luego no tengo ningún folleto turístico. ¿Qué tal un poquito más de promoción? Igual si nos enteramos de estas cosas hasta las visitamos.

Y ya que me pongo, cuando salgo al extranjero me gusta enterarme de lo que visito y en las comarcas de Moncayo la información en inglés es muy escasa. Como estoy tan orgullosa de mi Tierra, me encargo de buscar y traducir esta información a mis inquilinos extranjeros en "Villa Encanto" para que conozcan hasta el último rincón. Holandeses, Ingleses y Franceses están muy interesados en pasar un mínimo de una semana en Tierras del Moncayo, parece que saben apreciar lo bueno ;o). ¿Y nosotros? ¿nos valoramos lo suficiente? .

lunes, 3 de agosto de 2009

Tierga - Trasobares (GR 90)


Distancia ruta: 6,06 km
Altitud máxima: 655
Altitud mínima: 581

Este itinerario une las localidades de Tierga y Trasobares por un sendero que discurre paralelo al río Isuela.Iniciamos el recorrido en la carretera de Tierga y antes de llegar al desvío que lleva a Trasobares, tomamos un sendero señalizado con un cartel, el cual pronto se une a una pista. Cruzamos el río Isuela y poco después, nos unimos a otra pista. Caminamos por campos de cultivo y pronto, la pista se convierte en senda. Poco a poco el sendero se va aproximando al curso fluvial. Pasamos próximos a un azud y cruzamos el río. Aquí deberemos extremar las precauciones, pues no existe ninguna infraestructura para atravesarlo. Ahora tomamos una pista, que tras realizar dos curvas, nos aproxima otra vez al río, introduciéndonos por el bosque de ribera. Unos metros más adelante, la senda gira a la izquierda para cruzar otra vez el río por una zona que tampoco cuenta con puente. Una vez pasado el río, comenzamos a ascender por una zona rocosa. Pasamos junto a un corral y en una zona donde son frecuentes las rapaces. Más adelante, cruzamos un barranco seco y continuamos por una pista, la cual abandonamos a la izquierda pocos metros después. Un poco más adelante, la senda alcanza una pista, que ya no abandonaremos hasta llegar a Trasobares.