viernes, 30 de abril de 2010

Puente de Mayo 2010

Queremos hacer tantas cosas este próximo puente que vamos a tener que bilocalizarnos como la Dama Azul de Agreda ;o).

Mañana es jornada de puertas abiertas en la Peña Zaragocista Huecha de Borja (una de las mayores peñas del Real Zaragoza) y unos amigos nos han invitado a asistir a la inauguración de la Exposición fotográfica sobre el montañero aragonés Carlos Pauner que se realiza en sus locales. Aprovecharemos para callejear por la señorial ciudad de Borja y luego nos dirigiremos a algunos de los muchos pueblos que se encuentran en fiestas por los alrededores del Moncayo.

La semana pasada visitamos el nacedero del Queiles en Vozmediano y el Museo de la Cetrería en Los Fayos. En estos días queremos seguir nuestro recorrido por los pueblos de la ribera del Queiles y acercarnos a visitar el Museo del Agua de Malón.

También tenemos una excursión pendiente a Talamantes y aprovecharemos las temperaturas primaverales para acercarnos andando desde Villa Encanto, me han dicho que este pueblo de la Comarca de Borja está precioso y queremos comprobarlo. Estuvimos ya hace unos años y nos gustó mucho el pueblo y su entorno, pero fue una visita muy rápida y no dio para mucho. Desde este pueblo situado en las lindes del Parque Natural parte una ruta que asciende a las Peñas de Herrera, castillos de roca que podemos admirar desde nuestra pequeña villa.

En Santa Martín continúan las jornadas micológicas de primavera, así que tenemos que encontrar un hueco para visitar de nuevo este precioso pueblo a las puertas del Parque Natural, al que nos asomaremos para ver como la primavera sigue despertando en sus bosques de hadas.

Mucha mandanga, ¿no? Bueno, llegaremos hasta donde podamos. En fin, espero coincidir con muchos de vosotros y a los que no podáis acudir os lo contaremos en los próximos días.

martes, 27 de abril de 2010

La Magia de la Montaña.

Ya no humea el Moncayo. La poción mágica está lista y desde las entrañas de la montaña se extiende por sus cavidades junto a aguas cristalinas que aunque parecieran de inocente pureza, antaño forjaron poderosas armas.

Paseamos por Morana, en Añón de Moncayo, muy cerquita de nuestra villa. Bajo nuestros pies, un mullido verde acolcha nuestros pasos y pequeñas mariposas azules nos guían hacia un torrente que desbocado corre entre las rocas. Regueros de poción borbotean bajo las piedras y nos intentan alcanzar pero precavidos preferimos evitarlos. Nuestras pequeñas amigas celestes se posan en las cabezas de los niños que ríen maravillados. Almorzamos con pan de Vera, sentados sobre una gran piedra que forma una honda poza en el joven Huecha y el sonido del agua oculta nuestras risas y voces.

Formamos parte del encantamiento que transforma el lugar hechizando a todos los que por allí pasan. El valle nos atrae hacia su interior pero un muro de agua impide el paso. Todavía no es el momento para conocer sus secretos, los barrancos son peligrosos y es demasiado el poder que se ha liberado. Tenemos que irnos pero el hechizo ha funcionado y regresaremos pronto, cuando la magia se pose y el exponerse a su belleza no duela tanto.

Cartas desde mi villa ;o)

Fuente de la Tana en Morana (Añón de Moncayo)

sábado, 17 de abril de 2010

La montaña escondida.

Viajamos hacia Villa Encanto a recibir a nuevos invitados y algo extraño sucede, mirando al horizonte descubrimos que nuestra montaña... ¡ha desaparecido! Podemos ver los perfiles de los pueblos a lo lejos y la cepas en formación a los lados del camino pero ni rastro de la sierra.

Llegamos ansiosos a Borja, allí el Moncayo se abalanza siempre gigantesco sobre la ciudad. En ocasiones, a la salida de este noble lugar, la montaña azul parece poder tocarse y da vértigo mirarla, un efecto óptico la hace extrañamente enorme. ¡Nada de nada! ¿dónde se ha metido?

Nos distraen los jóvenes verdes arrebullados en las ramas aún negras, la primavera remolonea. El frío de este largo invierno ha helado muchos brotes florales y el manto rosa de otros años no ha sido tan tupido. Los árboles se han esmerado más con su otro traje de gala para recibir como es debido a la nueva estación, enfundando sus ramas con un esponjoso y elegante guante verde que parece borbotear.

Empieza a ser preocupante que no asomen a saludarnos sus cimas nevadas... pero al fin aparece bajo una enorme capa que mágicamente la envuelve, haciéndola invisible. Cosas de nuestra amiga, bueno al menos no humea lanzándonos sus vientos. Tímida o bromista ya la hemos encontrado.

Al final de la tarde asoma de nuevo, cubriéndonos las espaldas cuando regresamos a Zaragoza. Dejamos en Villa Encanto a nuestros nuevos amigos y nos vamos con un poquito de pena pero también alegres por poder compartir nuestra montaña con gente que creemos sabrá apreciarla, eso sí, si se deja la guasona.

Cartas desde mi villa ;o)

Conoce Villa Encanto

jueves, 8 de abril de 2010

Hechizos modernos

Huyo de los cantos de sirena que me atrapan en mundos virtuales, sólo son espejismos que desaparecen con un clic. Hechizos con palabras vacías en un cerebro hueco de amor. Exijo una mirada que les dé contenido y una caricia que les dé emoción, todo lo que quiero cabe en un corazón.

Suena la música, de nuevo puedo oírla; recupero el tiempo y las horas vuelven a tener minutos. Siento como la brisa entra por los poros de mi piel hechizando mis pensamientos. Seres mágicos, burlones y tímidos me observan y ríen. Ellos no conocen la luz fría de una pantalla donde miles de almas se refugian. Recuerdo la mía allí atrapada...

Me asomo al abismo, cuanta soledad veo, siento y sufro... Les tiendo mi mano y les pido que vengan conmigo. En mi montaña cabemos todos -les digo, pero el pozo es muy hondo y no les llega la luz de mi cielo. Otra luz incandescente les atrae y creen brillar como luciérnagas, pero no es así... ¡Eh! el mundo esta aquí -grito, pero no tienen tiempo, todo va muy rápido y no hay suficientes horas en el día. Mi montaña me llama y tengo que dejarles, llega la noche gris y su silencio me acompaña, la luna brilla en la esquina de mi ventana y comienza a soplar el viento.
Cartas desde mi villa ;o)

En los mundos virtuales hay hechizos más peligrosos que los de la luna llena.

sábado, 3 de abril de 2010

Ruta circular: Purujosa y Barranco de la Virgen.

Todos conocemos la imponente silueta del Moncayo en el horizonte zaragozano. La mayoría de nosotros hemos hecho la típica excursión al monasterio de Veruela y a la zona de Agramonte o el pico de San Miguel, pero esto sólo es la punta de la montaña. El Moncayo es un gran territorio con múltiples paisajes diferentes. Conocer y dar a conocer las llamadas mil y una caras de este rincón natural y humano es un reto apasionante.

El Parque Natural se extiende por tres comarcas zaragozanas y pronto se ampliará por territorio de Soria. Había hecho alguna incursión en la comarca del Aranda pero nunca me había adentrado en las entrañas del Parque por este flanco, sin embargo, desde Villa Encanto lo tenemos a un tiro de piedra, al otro lado de la montaña que tanto miro y admiro. Quizás pronto nos atrevamos a coger el atajo y cruzarla, aunque esta vez decidimos utilizar el coche y seguir el cauce de un río Isuela alegre y cantarín hasta llegar a Purujosa, pueblo del que habiamos oído hablar mucho y bien en los últimos meses. El agua de deshielo bajaba y nosotros subiamos cuidadosamente por una carretera de montaña que bueno...., podría estar peor. Purujosa aparecía en lo alto de un risco y al descubrirla supimos que no nos habíamos equivocado eligiendo esta pequeña excursión, aquí también reinaba la magia del Moncayo.

Una preciosa zona recreativa junto al río nos recibía a los pies de Purujosa y decidimos aparcar el coche junto a ella para evitar quedar atascados en las estrechas callejuelas de este pueblecito. Mas tarde comprobaríamos que se puede subir perfectamente hasta la zona alta donde se ha preparado un pequeño aparcamiento. Eso sí, sin saltarse el semaforo en rojo que hay en su calle principal, éste es el municipio más pequeño de España con semáforo; parece ser que se colocó para evitar disputas ya que el único acceso al pueblo se estrecha impidiendo el paso de dos coches en un tramo bastante largo. Iniciemos nuestro paseo junto al famoso semáforo, se trata de una pequeña ruta circular que nos ayudaría a conocer este pintoresco pueblo y uno de los característicos barrancos de la zona. Se puede decir que ha sido una pequeña incursión donde hemos tomado buena nota de nuevas futuras excursiones. El sendero que os mostramos en el video lo describe maravillosamente Ramiro Adiego aquí>>. Es muy cortito y sencillo de realizar por lo que podemos recorrerlo con niños. Nosotros volveremos pronto sin ellos porque hemos descubierto nuevos caminos que recorrer y castillos que conquistar, me entenderéis cuando visitéis este fabuloso valle de leyenda. ¡Ah! se me olvidaba deciros que Purujosa está envidiablemente arreglado y conservado, es una delicia pasear por sus calles.

Enlaces recomendados: