miércoles, 29 de septiembre de 2010

Cuando la montaña duerme

En un dulce atardecer, el sol se esconde para que el gigante duerma tranquilo. Las campanas de Añon suenan al fondo del valle, tocan bajito para no despertarle. Un grillo canta, desafiante, llamando al verano que ya no está, ¡¡shhhh!!

Desde Villa Encanto contemplo la silueta de la montaña dormida; hoy no veo las luces del Santuario cerca de la cima, todo duerme allí arriba. ¡Oh! ¿qué es esto?... un pequeño y traidor mosquito acude a la luz del porche.

Pienso en lo rápido que va todo en la ciudad y, sin embargo, el tiempo se esfuma igual de veloz. Aquí no hay prisa..., ¡hoy no hay estrellas! ¿dónde estarán?.

El sonido de los grillos se ralentiza; el frescor de la noche los hace callar. Los minutos se estiran y la inspiración rellena los huecos pero... llegan los niños y el bullicio rompe el hechizo nocturno, el gigante se esconde rápidamente en la noche y su silueta desaparece en el negro cielo. ¡Ay! ¡Si pudiera el silencio pintar de nuevo el sueño del Moncayo!

lunes, 13 de septiembre de 2010

Atardecer en Villa Encanto

Tarde de Septiembre en Villa Encanto. La montaña llama a las nubes que con gasas de tul cubren el cielo. Dos soles se preparan, es la magia de la montaña. Desde la casa, en silencio para no romper el hechizo, contemplamos el espectáculo.

Conoce Villa Encanto>>

jueves, 9 de septiembre de 2010

XXI FIESTA DE LA VENDIMIA

En septiembre se celebra en Ainzón la fiesta de la vendimia, de la denominación de origen "Campo de Borja".

Estuve un año con unos buenos amigos viticultores y fue bonito. Se monta un escenario en la plaza del pueblo y una pareja con trajes tradicionales pisa las uvas para obtener el primer mosto de la cosecha de este año. Sabed que la uva había que pisarla siempre para poder prensarla después, aunque ahora haya métodos más modernos.

Nuestros amigos siguen haciéndolo así. Pisan la uva en el remolque para luego prensarla en la bodega, donde más tarde la dejarán fermentar, sin aditivos de ningún tipo. Hacen poquito pero muyyy rico; para ellos es un tesoro y sólo, de vez en cuando, regalan alguna botella como señal de agradecimiento. No os lo vais a creer pero dicen que si una embarazada entra donde se está fermentando la uva, el vino se estropea y ... ¿a qué no sabéis quien entró en su bodega embarazada de 7 meses?. Pues la menda, y aquel año imaginaros lo que pasó... pues sí :o(