miércoles, 31 de agosto de 2011

Por la Muela Alta de Borja (ruta circular)

Peña de Las Armas desde la Muela de Borja.

De nuevo te pedimos que nos acompañes por Tierras del Moncayo, juntos vamos a recorrer un camino que conocemos bien, ya que está en uno de nuestros lugares preferidos. Nos trasladamos hasta el Santuario de la Virgen de la Misericordia, situado en el Campo de Borja. El camino comienza tras su antiguo caserón junto a la conocida fuente de los Canales y su precioso estanque. Decimos adiós a las ocas que allí viven y subimos por la carretera que lleva al calvario. Toma nota, ya que la ruta no está señalizada pero voy a intentar explicártela lo mejor posible.




Caminando bajo altos pinos llegaremos a un cruce de caminos, dejaremos la carretera y continuaremos por la pista de tierra a la derecha, desde la que podremos observar unas bonitas vistas de la Muela Baja, del barranco de Arbolitas y del valle del Huecha, si las brumas nos lo permiten contemplaremos a lo lejos el brillo plateado del embalse de la Loteta. Al llegar a la carretera del Buste, continuamos por ella  hacia la izquierda. Tras unos 200 metros, nos desviaremos a la derecha por un camino de tierra que nos acerca al merendero del Moncín, lugar del que te he hablado hace muy poquito. Enseguida veremos la primera de sus tres fuentes, la segunda se encuentra tras el merendero (hay que tener cuidado pues se encuentra en muy mal estado) y continuando el camino llegaremos a la tercera de las fuentes. De nuevo, seguimos por la carretera unos metros hasta desviarnos a la izquierda por una pista de tierra que hay junto a las ruinas del edificio de una antigua cantera. En este lugar se encuentra un importantísimo yacimiento prehistórico pero, como no es visitable y hay peligro de derrumbamientos, lo dejamos pasar hasta una próxima entrada en la que te hablaré un poquico más de él.

Vistas desde el Barranco de Arbolitas.

Coge fuerzas, el camino nos sube hasta la parte alta de La Muela, sin desviarnos ni a izquierda ni a derecha. Llegarás hasta una solitaria señal de tráfico y una pronunciada curva que nos lleva a un romántico paraje. Tras cruzar una cadena, una pareja de enamorados nos espera, se trata de un ejemplar de  pino carrasco y otro de encina que  se abrazan en medio del camino, por ello se les conoce como "los enamorados", ¡ayyy! (suspiro) ¡qué bonito!, soy una romanticona, no te lo voy a negar.

Los Enamorados

Tomamos el camino de la derecha sin dejarlo hasta llegar a la caseta del forestal (atención, no desviarse a la izquierda), si te fijas verás que aquí las encinas a la derecha y los pinos a la izquierda andan peleados, separados por el camino. El Moncayo asoma entre los árboles pero el mejor mirador de la sierra se encuentra en la caseta del guarda, con el que charlamos un rato, desde allí vigila los bosques del Moncayo y la vista es espectacular.

Cuesta despegarse de este mirador pero tenemos que llevarte hasta el final. El camino termina en la carretera que se dirige al Calvario, continuaremos por ella hasta llegar a éste. Allí hay merenderos y fuentes, un poquito más adelante está el bar-restaurante del Calvario con un mirador estupendo del valle. Pero nosotros bajaremos por el Vía Crucis hasta llegar al punto de salida, en poco menos de dos horas hemos recorrido 7,5 km. Una vez allí ya podemos descansar junto al caserón e incluso visitarlo, nosotros así lo hicimos pero esto te lo cuento en otra ocasión, jeje, te dejo con las ganas. Bueno, espero que te haya gustado el paseo, el próximo día te llevaremos por un espectacular hayedo que recorrimos recientemente, es un sitio precioso pero... hay que esperar.

También te puedes interesar:
- Santuario de Misericordia (Borja)
- Parque del Moncín


lunes, 29 de agosto de 2011

El Castillo de Grisel

Cocina medieval del Castillo de Grisel

¡Qué ganas tenía de entrar en el Castillo de Grisel! Y qué mejor ocasión que aprovechar una de sus exposiciones para visitarlo. El castillo, que actualmente es de propiedad privada, perteneció al cabildo de la catedral de Tarazona hasta la desamortización del siglo XIX, cuando fue adquirido por la familia Ramírez-Tejero de la misma localidad.

Esto supuso múltiples cambios en el interior del castillo que fue adaptado como vivienda, dividiendose sus salas en habitaciones más pequeñas y abriéndose nuevas ventanas al exterior. Según nos contó Carlos, un vecino del pueblo muy amable que enseña la exposición entre semana,  llegaron a vivir en el castillo varias familias en diferentes viviendas. Finalmente se ofreció al ayuntamiento del pueblo por 3 millones de pesetas, oferta que fue rechazada por el anterior alcalde por lo que pasó a manos del actual propietario que en los últimos años ha devuelto al castillo parte de su pasado y distribución:

"A pesar de la evolución que ha sufrido el edificio y de las obras a las que se ha sometido recientemente, éste mantiene intacta su estructura y muchas de las características originales. A la conservación del perímetro íntegro de la muralla contribuyeron, quizá, las casas que se adosaron a ella, rodeándola a modo de cinturón protector.

La muralla se construyó con la misma fábrica que el castillo, a base de sillares de caliza. Estaba adosada a la plataforma natural sobre la que se levantó el edificio formando así un camino de ronda en el espacio interior, mientras que quedaba exenta en toda su altura en la superficie exterior. Se remataba con almenas prismáticas, abiertas con saeteras. La puerta de la muralla se localizaba en el mismo lado de la torre del siglo XII, al oeste.

La puerta del castillo se encuentra en la fachada noroeste. Se abre bajo arco apuntado de dovelas con sillares finamente tallados, con las aristas exteriores talladas a doble bisel. Sobre la puerta se conserva un matacán de sección rectangular, apoyado sobre tres ménsulas. Toda la fachada, al igual que los restantes muros exteriores, estaba rematada por almenas prismáticas, más esbeltas que las de la muralla.

Puerta del castillo en la fachada noroeste


A finales del siglo XIV y durante el XV se desarrollaron las obras más importantes, construyéndose el esquema del edificio que ha subsistido hasta hoy. El espacio interior se dividió en dos plantas, una baja destinada a almacenes, graneros y establos, y una segunda o noble. Las dos se articulaban en salas alargadas de dirección paralela a la fachada y alrededor de dos patios, el mayor de los cuales está próximo a la torre y el otro, de dimensiones más reducidas, en el extremo opuesto, conserva la escalera de acceso al adarve. Los muros exteriores son de sillar y los interiores de tapial.

En el patio se excavaron habitaciones subterráneas cortadas en el conglomerado natural, y utilizadas posiblemente como bodega y cuyo acceso se realiza desde el interior del edificio por medio de unas escaleras.


Acceso a las antiguas bodegas.

En el siglo XVI se reorganizó éste en tres plantas. En la segunda se situaba la cocina y adosada a ésta una capilla de pequeñas dimensiones. Ésta tiene planta cuadrangular, se accede por un arco apuntado y se cubre con bóvedas de arista. Ya que la planta no es un cuadrado perfecto y esto representaba dificultades para trazar la cúpula, una de las ménsulas fue movida para hacerla coincidir con el trazado simétrico de los nervios, por lo que no aparece centrada en la esquina, al igual que las tres restantes. Las paredes fueron lavadas con yeso, decorado con impresiones en forma de espina de pez, de las que aún se conservan buenos ejemplos. Las bodegas del patio fueron colmatadas con escombro, construyéndose un nuevo muro sobre este relleno, que a su vez delimitaba un espacio de función agrícola.


Capilla del castillo.

Breve historia del castillo:

En el siglo XII, el castillo de Grisel era posesión de Pedro de Atarés junto con Borja, Tarazona y Samangos por su matrimonio con Garcenda de Bearn. En el siglo XIII el castillo pertenecía al rey y lo tenía por él Lope Ferrench de Luna cuando le fue reclamado en 1301 por ser miembro de la Unión. Fue señorío particular de Hugo de Cardona hasta que pasó a manos del cabildo de la catedral de Tarazona a mediados del siglo XIV. A comienzos del siglo XV el enfrentamiento entre Lope de Gurrea y la familia Pérez Calvillo llega también al lugar, a donde se dirigen las tropas del primero después de haber tomado Samanes. Para su defensa se pide permiso al cabildo para introducir gente armada.

Poco se sabe de su intervención en los demás sucesos armados, salvo el de 1707, cuando con la Guerra de Sucesión se guarneció el castillo con 50 hombres dirigidos por Pedro Pacheco que poco pudo hacer cuando fue atacado por los 300 hombres del adversario. Debió quedar en muy mal estado pues Madoz asegura que fue construido en tiempos de la Guerra de Sucesión.

"Un viaje a las fortificaciones medievales de Tarazona y el Moncayo."
ALEJANDRA GUTIÉRREZ LÓPEZ. DIPUTACIÓN PROVINCIAL DE ZARAGOZA


La historia tiene un final feliz, ya que nada más entrar se nota el gran cariño con el que sus actuales propietarios lo han restaurando y su intención de compartirlo, convirtiéndolo en un centro de turismo cultural que ofrece alojamiento y posibilidad de celebrar reuniones, actividades y eventos privados.


Puerta de acceso cuyo arco ha sido recientemente
reconstruido.

En la actualidad podéis visitar en la planta baja la exposición fotográfica “Infranqueable 02” de los prestigiosos artistas Jesús Bondía y Javier Amalé, en principio era hasta final de agosto pero se amplia hasta el 4 de septiembre para aprovechar el fin de semana siguiente. En esta planta se encuentra el acceso a las antiguas bodegas y una preciosísima cocina medieval.

En la primera planta, también puedes visitar una selección de cuadros de Victor Pastor Perez, pintor autodidacta miembro de una familia residente en el pueblo, a cuyo padre mandamos un cordial saludo y nuestro agradecimiento por su gran amabilidad y simpatía. En su vivienda, en la plaza de la Iglesia, expone su obra durante todo el año (hay un cartel indicándolo).

Además, el interior del castillo está decorado con vitrinas de objetos y elementos antiguos del castillo, visitarlo es una verdadera delicia que no te puedes perder.

Enlaces recomendados:
- castillodegrisel.blogspot.com
- http://www.grisel.info/

También te puede interesar:
- Pyrene y el Pozo de los Aines >>
- Asómate a Grisel >>
- Castillos del Moncayo >>

lunes, 22 de agosto de 2011

Ciudades del Moncayo: Tarazona y Borja.

Tarazona desde el Mirador de San Prudencio.

Necesitaría 10 blogs como este para contarte todo lo que hemos andado y visto este fin de semana. Aunque mi intención era refugiarme del calor bajo uno de los mágicos bosques del Moncayo, olvidé el calzado necesario para hacerlo y decidimos visitar dos ilustres ciudades del Moncayo: Tarazona y Borja. Así que con unas fresquitas sandalias, el bote de protección solar y una cantimplora llena de agua nos lanzamos, sin pensarlo mucho, bajo la ola de calor que asola el Moncayo, sin flotador ni nada, “p’abernos matao”.

Bajamos por El Buste hasta Tarazona, madrugando un poquito, y visitamos a nuestra amiga Azucena en la oficina de turismo, que nos indicó la forma de visitar la catedral y nos facilitó información escrita en varios idiomas para nuestros “okupas” de Villa Encanto. Ya “informadicos” recorrimos la judería haciendo tiempo para la visita guiada a la catedral en la que casi no entramos porque el grupo era muy grande y eramos los últimos de la fila. Fueron misericordiosas y nos dejaron entrar, es que me pierden las fotos y casi se nos pasa la hora, eso y la pedazo de rozadura que me hicieron las “fresquitas sandalias” al frenar bajando las empinadas calles del casco turiasonense (con las botas de montaña no me hubiera pasado).


Calle de la Judería.

La catedral preciosa, la visita guiada fantástica y las guías encantadoras y muy preparadas, dispuestas a resolver cualquier duda. Falta mucho por restaurar pero lo que hay terminado es una maravilla, volveremos según vayan abriendo zonas.


Catedral de Santa María de la Huerta.

Del fresquito de la catedral al sol abrasador del mediodía, corriendo a refugiarnos bajo la sombrilla de una terraza junto al Queiles, cervecita fresca y de nuevo al ruedo, al de la Plaza de Toros Vieja. Seguimos visitando la ciudad, pero ya arrastrando a mi pareja que refunfuñando me acompaña a un rincón de leyenda del que os hablaré en próximas entradas, no podía irme sin la foto made in “Encanto del Moncayo”.


Plaza de Toros Vieja.

¡Cómo me ha gustado visitar Tarazona de nuevo y como he disfrutado viendo a los turistas recorrerla, plano en mano, buscando todos sus rincones secretos!

Tras una siesta de ¡¡3 horas!! Nos vamos a visitar Borja, queremos ver atardecer desde el castillo y lo conseguimos, chino chana y tirando de tiritas subimos por el barrio judío y contemplamos como se esconde el implacable sol tras nuestra montaña, con la ciudad a nuestros pies y junto a las silenciosas y abandonadas ruinas del castillo y del cinto árabe. Volveremos al día siguiente, queremos visitar la feria de artesanía y hemos quedado con las de turismo para que nos enseñen el Museo de Arqueología, ¡¡al fin!!


Atardecer borjano.


La feria de artesanía estaba a tope de puestos y de gente, hemos ido pronto para poder recorrerla sin pasar mucho calor. Con tanto oferta no hemos podido evitar comprar: jaboncitos divertidos que encantan a los niños que visitan Villa Encanto, unos patés deliciosos y dulces para el goloso (ya tiene para todo el mes).


Nunca habíamos visto tantos puestos en la Feria de Artesanía.


Plaza del Mercado desde el Torreón de los Borja.

Hemos aprovechado para visitar la exposición fotográfica de Roberto García en la Casa de Cultura y la del pintor José Marí en  el Torreón de los Borja y callejeado de nuevo por el Cinto. Existen en Borja palacios y zonas del barrio judío y del árabe que se están perdiendo por no sé que motivo justificable, vivir allí tendría que ser un privilegio pero la ruina, dejadez e incluso suciedad asustarían a cualquiera que tuviera intención de hacerlo. Como he comentado en nuestro muro de Facebook, es una pena que seamos tan ricos en patrimonio y a la vez tan pobres de mente, que no en dinero porque atraería mucho turismo y comercio, sería invertir en futuro gracias al pasado de la ciudad. Si me sigues, sabrás que odio la crítica destructiva y procuro siempre mostrar el encanto y no el desencanto. Pero es que se te cae el alma a los pies cuando ves según que cosas, aunque sé que hay muchos luchando por recuperar esta zona, entre ellos el Centro de Estudios Borjanos que está realizando un trabajo estupendo en la difusión y recuperación del patrimonio de la comarca, tienen un blog muy bueno que te invito a conocer: http://www.cesbor.blogspot.com/ De todas formas, si no conoces Borja vale la pena visitarla. Lo único, que si todo estuviera como debiera sería imperdonable no conocerla.


Torres de la Colegiata de Santa María


Detalle de uno de los aleros y galería mudejar típica de los muchos
 palacios renacentistas que puedes encontrar en Borja.

Por el Cinto, hacia la C/Bona.


Como tradicionalmente solemos hacer, tras recorrer la feria nos acercamos al Parque de San Francisco a tomar el vermut, allí hemos quedado con unos amigos de Alberite para visitar después el Museo Arqueológico en la antigua Iglesia de San Miguel. No me enrollo más, te cuento la visita a este museo y te amplio la información sobre las ciudades de Borja y Tarazona en próximas entradas. A ver si puedo coger unos días de vacaciones y desempaqueto un montón de fotos e información que tengo en la carpeta de pendientes, intentaré esconderme en Villa Encanto para no distraerme... si mis “okupas” me dejan libre algún día...


Museo Arqueológico de Borja

VIII Feria de las Plantas Aromáticas. Alcalá de Moncayo



Siento mucho no haber podido colocar el cartel anunciador antes de que se celebrara esta feria y así difundir un poquito más el evento, pero intentaré, por lo menos, realizar la crónica de esta fiesta que tuvo lugar el pasado 20 de Agosto. Una feria que durante ocho años ha inundado Alcalá de Moncayo en el suave olor a espliego, tomillo y romero y que cada vez está más asentada en esta localidad del Moncayo.

Este día, Alcalá amaneció adornado con multitudes de ramilletes de diversas plantas aromáticas que pueblan el Moncayo y su entorno, y los puestos de comida, plantas y productos artesanales invadieron sus calles mientras una ronda jotera recorría sus cuestas deleitándonos con sus coplas y jotas de picadillo (cantaban divinamente por cierto) y en un minúsculo puesto se maquillaba a los niños.








Por la tarde, una batukada en la Puerta del Lugar en la que podía participar quien quisiera, hizo despertar a todos los vecinos de la siesta y así poder acudir a la charla sobre las plantas aromáticas que se realizaba en la ludoteca del pueblo.




El broche final fue una cena popular en el pabellón municipal compuesta por migas y regadas, como no, por vinos del Campo de Borja.





viernes, 19 de agosto de 2011

Cueva de Ágreda, en el valle del Araviana.


Al oeste del Moncayo, en el valle del Araviana, se encuentra un pequeño pueblo llamado Cueva de Ágreda desde donde parte la subida a la cima del Moncayo en su lado soriano. Situado a  1.300 metros de altura, está rodeado de un paisaje idílico, ya que este lado del Moncayo parece mucho más húmedo y verde. Al final del pueblo, saliendo hacia Beratón, una pista nos acerca en más o menos 2 horas y media a la cima del Pico de San Miguel, cumbre más alta de la Sierra del Moncayo.

Del pueblo nos cautivó su iglesia románica (del siglo XII) emplazada sobre un castro prerromano y dedicada a Santa María de la Cueva. Sus empinadas calles esconden bellos rincones aunque, como verás en el vídeo, aquí también la despoblación y el abandono de las casas hace estragos. Estos pueblos recuperados en su conjunto serían un gran reclamo turístico pero sigamos andando...



En lo alto del pueblo se encuentra la cueva que le da nombre, donde hay una importante población de murciélagos que se ha visto mermada en los últimos años, debido a la utilización de insecticidas y herbicidas y a la aparición de una enfermedad en 2002 que afectó sobre todo a los murciélagos de cueva en toda España.  Por ello, todas las especies de la región están protegidas por la ley y está prohibido matarlas o molestarlas. De los 700 ejemplares que habitaban la cueva en 2001 apenas quedan un centenar, motivo por el cual estuvo a punto de paralizarse la construcción de un centro de interpretación sobre este mamífero volador que afortunadamente espera su apertura en los próximos meses, está situado justo enfrente del ayuntamiento de Cueva de Ágreda.

Es importante respetar su hábitat por lo que el acceso a la cueva se encuentra vallado. A estos animales les cuesta mucho reproducirse, crían en primavera y verano en el interior de las cuevas donde forman grandes colonias sobre todo de hembras que cuidan comunalmente a sus retoños. En el invierno se refugian igualmente en su interior donde hibernan hasta la llegada del calor.



No sólo se pueden encontrar murciélagos en esta cueva, cuenta la leyenda que aquí también  vivía el gigante Caco aunque otros sitúan su morada en el vecino Beraton o al otro lado del Moncayo, en Los Fayos. Dicen que a este gigante se le ocurrió robar ganado a otro gigante, llamado Hércules, y para no ser descubierto por las huellas hizo entrar a las reses en la cueva hacia atrás. No obstante, los bueyes que se quedaron fuera echaron de menos a sus compañeros y comenzaron a dar bramidos en dirección a la cueva, por lo que fue descubierto. Como represalia Hércules le sepultó poniéndole una montaña encima, lo que daría origen al nombre del Moncayo.

Dice también la tradición que junto a este pueblo se consumó la traición de Ruy Velázquez a los Siete Infantes de Lara, quien los entregó a las huestes sarracenas, tal y como relata el romance épico:

"El Valle del Araviana y la Sierra del Almuerzo forman parte del paisaje legendario de los Siete Infantes de Lara. Dentro del término de Cortos almuerzan los Infantes. Se les aparece la Virgen de Narros y les sugiere oír misa en Omeñaca. El pie de la Virgen, las cucharas y los platos quedarán impresos en la roca donde almorzaban. En Omeñaca entra cada Infante por un arco distinto, pasando la Virgen por el del medio, arcos que se abren milagrosamente. Y como todos sabemos, la cadena trágica originada por Doña Lambra provoca la decapitación de los Infantes "cerca de Almenar, en los campos de Araviana, a las haldas del Moncayo" tras la traición de Ruy Velázquez. Mudarra, sobrino de Almanzor e hijo natural del padre de los Infantes, Gonzalo González, vengará la afrenta matando al traidor y quemando viva a Doña Lambra."
Ángel Almazán de Gracia

En el Valle del Araviana existe también un complejo kárstico lleno de cuevas y dolinas, como La Similla y La Simonca, gigantescas hoyas que nos recuerdan el cráter de un volcán o el agujero dejado en la tierra por un meteorito.

A tres kilómetros del pueblo nos encantó el paraje de la Dehesa, poblado por robles centenarios, aunque no pudimos parar a visitarla porque comenzó a llover pero volveremos pronto para recorrerla. Realmente quedamos fuertemente impresionados por este otro Moncayo, tan diferente pero igualmente encantador, a un tiro de piedra de nuestra villa, al otro lado de nuestra montaña.


miércoles, 17 de agosto de 2011

Parque del Moncín: "Agua que no has de beber, déjala correr"

Una de las tres fuentes del Moncín.


 La plataforma calcárea de la Muela de Borja actúa como recipiente del agua de lluvia que se filtra por sus grietas hasta alcanzar un nivel inferior impermeable de margas. Esto hace que por la unión de estos dos tipos de roca escape un agua de excelente calidad a través de más de 30 fuentes y manantiales, dicen que extraordinaria para limpiar las piedras del riñón.

En el paraje conocido como el parque o merendero de Moncín, entre el Santuario de la Virgen de Misericordia y el pueblo de El Buste existen tres de estas fuentes, es un lugar con mucha sombra y merenderos. El caso es… que dicen las malas lenguas… que alguien ha cortado el agua de estas fuentes para evitar curiosos por la zona, pensaba que era un lugar público pero en una de las fuentes aparece rotulada la frase “propiedad particular”.

Otra de las fuentes. ¿Propiedad particular?

Como en los últimos días he comprobado que pensando mal no siempre se acierta, me gustaría conocer cual es la verdadera razón por la que este encantador lugar está tan abandonado y descuidado, privando a sus fuentes del agua pura y bendita a la que cantó el poeta ainzonero:

MONCÍN
Moncín, manantial bendito,
cuatro caños de agua pura
te brinda la peña dura
por sus fauces de granito.
Si es tu renombre infinito,
si ansiosa busca la gente
el caudal de tu corriente,
cuánto más la buscaría
si amanecieras un día
con un chorro de aguardiente.
Marcos Zapata Mañas

Fuente del Moncín con la inscripción de Marcos Zapata (situada tras el merendero)

Precisamente, la fuente donde aparece inscrita esta divertida composición, en una placa colocada por el ayuntamiento de Borja, es la que se encuentra en peor estado, está invadida por hierbas y zarzas, su techo se ha derrumbado y uno de los arcos está seriamente dañado ya que su clave está muy perjudicada. Tengo entendido que la Asociación de Vecinos del Santuario es conocedora de la situación y está intentando que se recupere el lugar, espero que si esto es así encuentre los recursos, permisos y apoyos necesarios.





A veces, no sólo es cuestión de dinero sino de generosidad, unión, voluntad y trabajo común. Hoy visité este lugar y me vino a la cabeza aquel ruinoso peirón de la Virgen de la leche, en Purujosa, que un puñado de vecinos levantó de nuevo uniendo fuerzas y tiempo. ¡Cuánto me alegré cuando leí en el blog de mi amigo Ramiro que lo habían recuperado! Espero ser yo la que escriba muy pronto que las fuentes del Moncín manan de nuevo y alegran los corazones de los muchos paseantes que, como yo, se acercarán a refrescarse en una limpia sombra y su bendita agua.

(Nota aclaratoria: en la actualidad el paraje está en mejores condiciones y la causa de ausencia del agua es ajena al propietario de las fuentes que me dicen no tiene inconveniente en que se visiten)


martes, 16 de agosto de 2011

Rutas Comarcales del Aranda.


El Departamento de Turismo de la Comarca del Aranda ha organizado tres rutas para conocer los pueblos del río Isuela y los del Aranda.

La ruta irá acompañada de una guía que explicará detalladamente todos los recursos de interés de cada municipio.

• 27 AGOSTO Sábado
RUTA 1: Pomer, Aranda, Jarque, Illueca, Gotor y Brea.
Comida en restaurante La Pilarica de Illueca.
Plazo de inscripción hasta el MIÉRCOLES 24 agosto, 14 H.

28 AGOSTO Domingo
RUTA 2: Jarque, Oseja, Calcena, Purujosa y Trasobares.
Comida en Albergue de Purujosa.
Plazo de inscripción hasta el JUEVES 26 agosto, 14 H.

10 SEPTIEMBRE Sábado
RUTA 3: Viver de la Sierra, Sestrica, Brea, Tierga y Mesones.
Comida en Fonda Esther de Tierga.
Plazo de inscripción hasta el JUEVES 8 de septiembre, 14 H

El precio de cada una de las rutas es de 15 € (incluye desplazamientos, comida y guia turistica durante todo el dia)

Información e inscripciones:
Oficina de Turismo de Brea (Museo del Calzado):
976 82 41 41 de martes a domingo de 10 a 14 y de 18 a 20 h

Volar por Tierras del Moncayo en El Buste.


 Entrando por la comarca de Campo de Borja, unos metros antes del Balcón de El Buste, aparece señalizado un desvío a la pista de vuelo de parapente y paramotor abierta recientemente en el municipio de El Buste. El camino de tierra parecía acabar en un campo pero al cruzarlo hemos encontrado el lugar y el cartel con las indicaciones y características de la pista de vuelo, está situada justo encima de este pequeño pueblo de la Comarca de Tarazona y el Moncayo.





¡¡Ahí va que vamos!!





¡¡A VOLAAAAAR!!!


¡¡Qué va, qué va!! ¡¡Ni loca!!



Yo no. ¿Y tú? ¿¿Tampoco??
Bueno, vale, pero corre la voz: se puede volar en el Buste. En Aragón esta pista zaragozana es la segunda construida, tras la de Castejón de Sos en Huesca.



EL BUSTE. PISTA DE VUELO DE PARAPENTE Y PARAMOTOR


CONDICIONES DE VUELO
Orientación: NO
Horario: Durante todo el día.
Aterrizaje oficial: No hay campo oficial. Campos al norte del despegue.

DESCRIPCIÓN
Nombre del despegue: El Buste
Altitud: 740 metros.
Desnivel: 100-150 metros según el aterrizaje elegido
Coordenadas: 30T,616.304 E; 4.637.926N
Término Municipal: El Buste, Zaragoza.
Condiciones: Con viento de NO (Cierzo).
Acceso: Desde el mismo casco urbano, sube una pista hasta el despegue.

RECOMENDACIONES
- Vuelo de ladera de 1,5 km sobre el pueblo de El Buste. Más allá, la ladera se orienta a oeste y norte, y está llena de aerogeneradores.
- Precaución con la fuga que se forma con viento de NO, en ambos extremos de la ladera. Desde el pueblo sube una línea eléctrica a la izquierda del despegue.
- Es posible aterrizar arriba, al igual que su uso con paramotor.

TELÉFONOS:
Federación Aragonesa de los Deportes Aéreos (FADA): 976 214 378
www.fada.aero
Ayuntamiento de El Buste: 976 869 017




sábado, 13 de agosto de 2011

Vera de Moncayo: Aquí hubo un castillo...

Restos de una de las torres.
Fueron numerosos los castillos que antaño protegieron las Tierras del Moncayo. Algunos estaban situados sobres grandes peñas o encumbrando montes para desde allí otear y proteger su territorio, temerariamente expuestos a la dura climatología de la montaña. Otros insospechadamente ocultos en las entrañas de la roca. De la mayoría de ellos sólo quedan ruinas, a veces apenas unas piedras o los huecos que ocuparon, e incluso los hay que ya ni siquiera existen en la historia y se refugian en leyendas. Las fronteras se convirtieron en lineas discontinuas en el mapa de un país mas grande, nadie tenía ya que protegerlas. La montaña por sí sola marca ahora el territorio y muchos de los castillos no resistieron su abandono ni los embates del loco viento moncaíno. Los más afortunados situados en lugares mas poblados fueron "okupados" y amoldados a los nuevos tiempos, pero no todos tuvieron la misma "suerte". En Vera de Moncayo utilizaron sus muros para apoyar nuevas construcciones pero su corazón se perdió quizas en el interior de las bodegas que minan sus cimientos.

Reconstruir, que no rehabilitar, es una tarea harto difícil pero cuando me encuentro entre esas piedras y el encanto del lugar me traslada a otros tiempos, los muros se levantan y vuelve la vida a ellos. Que no me digan que es imposible cuando se gastan millonadas en levantar edificios que desafían la ley de la gravedad, ¿por qué no desafiar al paso del tiempo?

Al llegar a Vera una placa advierte: "Año 1897. Viva la Virgen de Veruela. Esta villa es cristiana. En ella no se permite blasfemar". Queda prohibido entonces soltar palabrotas, jurar o maldecir cuando descubramos los restos de su castillo, apenas unas ruinas escondidas entre casas del pueblo y bodegas vinarias. La zona está un poco descuidada aunque en los últimos años el pueblo parece empezar a invertir más en sus calles y edificios. En la actualidad se está arreglando el pequeño parque que aún protege parte de las murallas. El pueblo es centro neurálgico de la zona ya que existen comercios, restaurantes y alojamientos rurales. En mi opinión, Vera mejoraría si la carretera no lo cruzara, entiendo que el paso de coches ayuda al comercio pero ¿y si hacemos una sola dirección de ida hacia el interior con una aceras extremadamente necesarias que inviten a pasear y a abrir más negocios? Otra carretera que rodeara el pueblo devolvería a los turistas y los vecinos a la civilización cuando acabara su estancia en el paradisiaco Moncayo, ahí lo dejo...


Bodegas vinarias en cueva bajo el castillo.

Vamos a recuperar un poco del pasado de su castillo en el presente con la esperanza de que tenga un futuro:

"Vera de Moncayo formaba parte en 1126 del señorío de Pedro Atarés junto con Huesca, Borja, Rivas, Tarazona, Grisel y Samangos, pasando después a Blasco de Huesca, que entregó carta de población a sus habitantes en 1162.

Las primeras referencias a su castillo son de febrero de 1172, cuando castillo y villa fueron donados por Alfonso II al monasterio de Veruela. En 1283 el lugar fue despoblado por las guerras con Castilla por lo que en 1288 recibió la primera carta de población otorgada por el monasterio.

En 1357, al comienzo de la guerra de los dos Pedros, el castillo sirvió de refugio a la comunidad de cistercienses que luego marchó a Borja y Zaragoza cuando entraron los castellanos. El efecto devastador de la contienda y el de la Peste Negra hicieron que a partir de 1361 Vera quedara nuevamente despoblada por algún tiempo, lo que favoreció el conflicto creado entre la ciudad de Tarazona y Veruela por su posesión. Siguió en poder del monasterio, que en 1368 volvió a conceder una nueva carta de población a 32 cristianos y sus familias. Según se dice en ella el monasterio se reservaba para sí y para siempre «el castiello de Vera con toda su tallada aderredor et con la plaça delant del dito castiello que fue asignada pora yglesia et pora abadia y tres peonias en todo el dito heredamiento et la plaça de la entrada de la villa».

A comienzos del siglo XV, el monasterio se ocupó de hacer obras en el castillo por las que tuvo que endeudarse, previsiblemente para prepararlo ante la guerra con Castilla.

Vera volvió a ser tomada por los castellanos nuevamente en 1462, junto con Veruela y Alcalá, siendo éste el último suceso bélico registrado.

Siguió perteneciendo al monasterio de Veruela hasta la desamortización del siglo XIX."


"Un viaje a las fortificaciones medievales de Tarazona y el Moncayo."
ALEJANDRA GUTIÉRREZ LÓPEZ. DIPUTACIÓN PROVINCIAL DE ZARAGOZA

También en Vera de Moncayo hay rincones encantadores.


martes, 2 de agosto de 2011

Te cuento...

Este último fin de semana nos hubiera gustado visitar muchos de los eventos que había por el Moncayo pero tener una adolescente de 14 años rodeada de pueblos en fiestas te quita muchas horas de sueño. ¡Ay! ¡qué se le va a hacer! sufriremos lo que hicimos sufrir. Tuvo su lado bueno porque conocimos el buen ambiente que hay en Añón de Moncayo para fiestas y lo bonito que es recorrerlo por la noche. Además tuvimos la suerte de encontrarnos con un rojo atardecer moncaíno, buen comienzo...


Cae la noche en Villa Encanto.


El sábado comimos de maravilla en el Parador de Bulbuente, donde habiamos sido invitados por sus propietarios tras ganar un sorteo en facebook, la familia lleva 40 años regentando este restaurante donde se come muy bien. Su carta es variada y su menu turista apto para todos los bolsillos.

Por la tarde ya libres de obligaciones y con el estomago lleno pudimos disfrutar un ratico del Festival de Poesía que se celebra todos los años en Veruela. Vimos recitar a las poetas YIN en el claustro del monasterio de Veruela donde algunos dicen "la poesía se hizo piedra". Junto a la Piedra de Mesura nos asomamos durante un buen rato al interior de la sala capitular donde estas poetisas aragonesas rompían el voto de silencio en el lugar permitido para ello. Llegué a pensar que sus palabras formaban parte de un hechizo que devolvería a la vida al jardín de piedra que nos rodeaba. Antes de entrar en la iglesia donde continuaba el festival di una vuelta completa para asegurarme que todo estaba como antes, quizás los pobres gigantes que sujetan los nervios de las bóvedas tenían los rasgos más suaves pero no, su belleza fría y gris no se había modificado.


Esperando a los poetas.
Como ya sabes, el Festival de este año se dedicaba a la figura del poeta vasco Gabriel Celaya, en el centenario de su nacimiento, por ello ya en la iglesia del monasterio, tras oír la voz del poeta homenajeado se recibió a los asistentes con el tradicional “agurra”, danza de bienvenida vasca. Continuó la joven cantante turiasonense Angi Ruiz Forés cuya canción, “I dreamed a dream”, estoy segura nos hizo tomar aire a mas de uno para lograr contener las emociones que su preciosa voz angelical arrancaba a corazones sedientos de poesía. La esperada actuación de Miguel Angel Berna arrancó un aplauso eterno de los asistentes, algunos de ellos abandonaron el templo tras ella dejando más sitio a la poesía. Celaya sonó en vasco y castellano y se hizo la luz en el templo de la mano de los poetas y sus voces encadenadas. Tras el reparto de panes y poesía de Celaya para aliviar el hambre de los pobres tuvimos que irnos, me hubiera gustado saludar de nuevo a Trinidad y a algunos de los poetas que conozco virtualmente, ya lo siento pero no vi la oportunidad de hacerlo sin molestar, era tiempo de poesía y no de saludos.



Bienvenidos a todos.

También hubo sitio para la danza con Miguel Angel Berna.

Ya que estábamos allí recorrimos las dependencias del Monasterio para ver las exposiciones artísticas que hay en sus salas, fantásticas. No pudimos evitarlo, tanto color motivaba y nos hicimos fotos saltando delante de los acrilicos de José María Iturralde, jay!  la poesía da alas o se nos va la cabeza. También me dió una gran alegría descubrir la fachada del palacio abacial sin andamios, que maravilla verla restaurada.


Acrílicos de José María Iturralde.


Palacio abacial en el Monasterio de Veruela.

Recogimos a la peque para cenar y para que descansara un poco de tanta fiesta pero antes pasamos a conocer la nueva terraza Chill Out que han montando los de Moncayo Aventura en el albergue de Alcalá de Moncayo, es de lo más, muyyy recomendable.


Terraza Chill Out en el albergue de Alcalá de Moncayo. Javier a vuestra disposición.


El domingo tocaba preparar Villa Encanto para los nuevos “okupas”. El jardín está precioso con los rosales y la lavanda a tope y entre las plantas apareció una pequeñísima lagartija que no nos tenía ningún miedo, se acomodó en la palma de la mano y parecía no querer irse.

Una nueva y pequeña "okupa" en Villa Encanto.


Pero nosotros sí teniamos que dejar Villa Encanto y despedirnos de nuestra nueva amiguita, una encantadora familia llegaba a conocer nuestro Moncayo y nuestra poción mágica estaba lista para hechizar a nuevos "encantados". Hasta la vuelta...