viernes, 23 de septiembre de 2011

Hayedos del Moncayo Soriano (ruta semicircular)

Hayedo


Déjame que te cuente... en algún lugar no muy lejano, existe un fantástico bosque donde los árboles aún susurran al oído y cuentan historias de seres extraños que intuyes en las fugaces sombras del hayedo. Traviesas cascadas cantan alegrías a los afortunados que las encuentran y fuentes de grueso caño calman la sed de los pocos caminantes que recorren sus sendas.

Terminaba agosto y fuimos al reino vecino a oír el murmullo de un hayedo solitario y a revitalizarnos con sus cristalinas y sonoras aguas.  Un chaparrón intentó frenarnos sin conseguirlo, al contrario, contra más impedimentos más ansiamos continuar... En lugares como éste no caminas, te deslizas casi sin darte cuenta y te apena llegar al final.


Cascadas

Te invitamos a cruzar al otro lado del Barranco de Agramonte, al que ahora llamaremos de Castilla pues cambiamos de reino y así se le conoce allí. Este barranco separa el hayedo aragonés del soriano, estamos en Tierras de Agreda.

Dejamos el coche al comienzo de una pista que arranca en la carretera de Vozmediano, a unos 500 metros del límite provincial. Junto a la cadena que impide el paso de coches, un cartel indica 1 km al sanatorio de Agramonte y 13,6 a Cueva de Agreda. Se trata de un tramo del GR-260 de la “Calcenada” que comparte tramo con el sendero circular PRC-SO 79, “Hayedos del Moncayo”, al que nos dirigimos con la cumbre del Moncayo enfrente, subiendo por una pista paralela a un ancho cortafuegos.

Pasaremos junto a un par de fuentes y sin desviarnos llegaremos a la fuente y refugio de Canalejas donde podemos parar a descansar y tomar un pequeño refrigerio bajo unos enormes castaños que hay tras el edificio, frente al hayedo.


Albergue y fuente de Canalejas.

Continuaremos por el GR y a unos 5 minutos de pasar el desvío a Aldehuela, que dejaremos a la derecha, giramos a la izquierda por un camino naturalizado con una espectacular flora que nos acompañará hasta refugiarnos en lo más profundo del hayedo. Varios carteles nos explicarán las características del hayedo y siguiendo el sonido del agua podremos asomarnos a pequeñas cascadas que bajan por el barranco, bajo la sombra de las hayas que ya dan sus últimos frutos (hayucos).


La próxima estación ya apunta en algunas ramas, en unas semanas los ocres y naranjas se habrán apoderado del bosque. Este barranco encajonado refugia varias especies vegetales de origen eurosiberiano muy difíciles de encontrar en estas latitudes. Aparte de las hayas encontraremos ejemplares de roble albar mucho mas tempranero que el rebollo, perdiendo y brotando la hoja antes. Tenemos la suerte de encontrar aún algún ejemplar en flor de enormes dedaleras y los presumidos brezos no nos han perdido de vista, siguiéndonos durante todo el camino.

En los claros del bosque dirigimos la vista al lejano horizonte de los campos de Castilla y casi sin darnos cuenta enlazamos de nuevo con el GR de la Calcenada. Hemos recorrido los 10 kilómetros de esta ruta semicircular y se nos han hecho muy cortos. Dejamos una puerta abierta en el tiempo para colarnos dentro algún otoño y escuchar de nuevo el crujido de las hojas bajo nuestras pies en un mundo nuevo de color.


Al final del vídeo encontrarás una plano de la ruta que también puedes descargar aquí. Llega el otoño, esperamos encontrarte por el Moncayo, ¡no te lo puedes perder!

Alojamiento recomendado:





martes, 20 de septiembre de 2011

Reencuentro




Ni el aire fresco que nos avisaba de que el otoño está en ciernes, ni las nubes amenazantes y apostadas en la cima del Moncayo, ni los buitres sobrevolándonos continuamente sobre nuestras cabezas impidió pasar una fantástica mañana recolectando moras.





Todo ese panorama gris y otoñal se eclipsó ante las risas infantiles y los chistes inocentes de nuestros niños. De vez en cuando una exclamación de dolor por algún pinchazo...o por el hallazgo de la mora más gorda y jugosa.




De repente, el Moncayo nos sorprendió con su nuevo cambio de temporada: este año se llevarán los colores ocres y marrones intercalados con algún toque granate ¡Perfecta combinación!



Un paseo bonito y divertido en una mañana que despedía al verano en la que volvimos a reencontrarnos unos amigos bajo la complicidad del Moncayo...¡Mereció la pena!

EL PESAJE DE LOS NIÑOS

Lituénigo - Fiestas de San Miguel Arcangel
Último domingo de septiembre
FIESTAS DE INTERÉS TURÍSTICO DE ARAGÓN

"En las tierras de Moncayo la mayoría de la población ha dependido tradicionalmente de la agricultura, uno de cuyos cultivos básicos era el trigo. Además de constituir un medio de vida, pues con él se hacían los panes cotidianos, cumplía un papel ritual y simbólico en las rosquillas de fiestas y el pan dormido, en la bendición de los campos o cuando se arrojaban espigas a la calle para dar suerte y propiciar felicidad y abundancia a las parejas de recién casados, como citan Luis Miguel Bajén y Mario Gros. La fertilidad de la tierra y del hombre iban unidas. Lituénigo es uno de los lugares donde el rito de sacralización del trigo alcanzó, y todavía alcanza, una de sus plasmaciones más interesantes. San Miguel Arcángel, celebrado cada 29 de septiembre, es el patrón de la localidad y ocasión de su fiesta mayor, prolongada a la jornada siguiente, en el día de San Miguelico Con la cosecha guardada en los graneros, marcaba tradicionalmente la fecha de pagos y nuevos contratos. Es tradición, según recogen fotográficamente Luis Miguel Bajén y Mario Gros, realizar una llega o recogida de trigo. Los mayordomos, encargados de allegarse el cereal, protagonizan los actos. Para fomentar la participación hoy en día se eligen por calles y riguroso turno, como explica Jesús Hernández. En una balanza romana, custodiada en el Museo del Labrador, se pesan los niños y niñas nacidos durante el año, antes en Lituénigo y en la actualidad naturales del pueblo o descendientes de familias que no renuncian a sus orígenes. También el pesaje se ha convertido en un gesto simbólico, pues en el fondo no se trata de equilibrar las cestas del bebé y del grano, ya que éste es siempre más abundante. Concluida esta operación se procede a la subasta, con la fórmula de tantos. Se crea un pasillo humano a ambos lados de la entrada de la iglesia de la Purificación de la Virgen. La subasta comienza y a cada oferta el pujador camina por el pasillo para coger una llave colgada en la puerta. El precio supera siempre al real del mercado, de manera que cuando el ganador toma la llave y la besa está donando una cantidad de dinero para San Miguel. En los orígenes de esta fiesta se mezclan historia y leyenda. Cuentan que un matrimonio que no podía tener descendencia pidió consejo a un fraile capuchino, quien les aseguró que debían encomendarse a San Miguel y ofrecerle, como limosna, el peso en trigo de la criatura recién nacida. El hijo llegó y los padres cumplieron su promesa. Es indudable la conexión simbólica entre la balanza física para el peso del trigo y los niños y la figura de San Miguel, al igual que la noticia recogida por Luis MiguelBajén y Mario Gros –citando a L. Lozano– de que los habitantes de Lituénigo entregaban un tributo en trigo a la Iglesia, por San Miguel, ya en 1295. El pago del diezmo parece estar en el trasfondo de este ritual, pues también existe en el lugar una piedra del ahorcado que recoge otra leyenda vinculada al pago de impuestos. Sin embargo, no podemos olvidar su marcado carácter integrador: con esta ceremonia el niño ingresaba públicamente en la comunidad. El Pesaje de los niños, declarado como Fiesta de Interés Turístico de Aragón en 1998, está en pleno auge y en la actualidad tiene lugar el último domingo de septiembre." Fuente: Colección Territorio

sábado, 17 de septiembre de 2011

Esperando al otoño.

Aquí sigo, atrapada en el fondo del valle, acudiendo a la llamada de la montaña, siempre que mi paralela vida me lo permite. Hoy no puedo separarme de la ventana, desde la que contemplo un maravilloso paisaje. Comienza a llover en las cumbres pero el sol sigue jugando al escondite, hasta que le pillen las nubes y la pague la tormenta. Pese a la extraña calor de estos días, la naturaleza sigue su curso y no se deja engañar por la locura del tiempo; justo enfrente tengo un arbolillo con sus hojas ya naranjas y amarillas y en mis paseos descubro los nuevos colores otoñales. Huele a romero en el Moncayo, salgo al balcón y me enreda su aroma.

Las nubes bajan por las laderas cubriendo el hayedo, los seres que lo habitan estarán buscando refugio. Los niños también regresan de coger moras, oigo sus risas, parecen llegar contentos con el dulzor de las frutas aún en su boca. El pequeño entra refunfuñando, una nube de moscas le perseguía con la bicicleta, está todo colorado y con perlas de sudor en su pelo. No puedo evitar reírme - ya veo que has disfrutado mucho- le digo.

Color, olor y sabor … y llega el sonido del viento y agita los colores de mi paisaje. Así es mi Moncayo… no es un cuadro, es una imagen viva que te hace sentir y que hermana, padre Moncayo… ¡Cuánta buena gente he conocido aquí en mi villa! ¡cuántos lazos se crean y cuantos nudos se deshacen!

Cada vez me cuesta más escapar y romper el Encanto, solo pienso en regresar y quizás algún día no tener que pensar en cuando volver, porque ya sin nudos este será nuestro hogar.




Desde mi ventana, barruntando el otoño.

lunes, 12 de septiembre de 2011

El Ojo de San Juan

Manadero del "Ojo de San Juan"

Existe en Tarazona un manantial de aguas cristalinas y curativas, y de gran caudal, que posteriormente canalizado bajo la ciudad, por la acequia de Selcos, riega la huerta turiasonense. Está próximo a la ermita de San Juan Bautista que aprovecha una cueva excavada en la roca; la actual construcción es del siglo XVIII pero su imagen de San Juan Bautista, del s. XV, y referencias documentales nos dicen que ya existía una ermita a finales del XII. La Tarazona medieval cristianizó el lugar donde seguramente se celebrarían rituales con antiguas deidades acuáticas, muy relacionadas con el culto a San Juan en lugares similares.

Del nacedero, conocido actualmente como "Ojo de San Juan", manan aguas bicarbonatadas-sulfatadas cálcicas de mineralización intermedia: buenas para la parálisis, las hemorroides, supuraciones de todo tipo, afecciones externas bucofaringeas e incluso recomendables para sanar afecciones hepato-biliares.

Como "Fuente Santa", de la que mana siempre agua, se cuenta que en la noche de San Juan bebiendo de 5, 7 ó 9 fuentes que no se sequen nunca, se cura el bocio y con agua de 13 fuentes, el reuma. Cercanas a ésta y de las mismas características tienes una en Fitero y otra en Albeta. En la noche de San Juan era muy frecuente purificarse en ríos y fuentes para protegerse de males venideros. En Tarazona celebran esa noche con actos religiosos en la Ermita de San Juan y la tradicional hoguera acompañada de una chocolatada y de una verbena en el Parque de Pradiel.

Ermita de San Juan Bautista
El agua del Ojo de San Juan es recogida por un estanque, realizado en 1638, que se utilizó como lavadero y por el que vimos deslizarse  un majestuoso cisne negro, seguro que protagonista de alguna leyenda aún por escribir. Si tuviera que elegir un animal para protagonizar una, sería éste. Se me ocurrió pensar que quizás fuera la reencarnación de aquel Wali que, quisiendo proteger la ciudad, acabó con la vida del pobre Sebastián, pastor conocedor del origen de esta fuente cuyo secreto no quiso desvelar. La leyenda cuenta que Sebastián talló una colodra, vasija fabricada con asta de toro o madera, y que al regalársela a su amada Justina cayó al agua de la laguna de Añavieja donde se perdió. Tiempo después cambió de oficio y trabajando como hortelano en Tarazona encontró la vasija bajo una zarza al regar un campo, averiguando el origen del manantial. Llegó a oídos del Wali que Sebastian era conocedor de ello y le hizo llamar, temiendo que alguien pudiera desde tierras castellanas utilizar ese conocimiento para envenenar la fuente de la que bebía su pueblo. El pastor se negó a revelarlo y murió, ya sea por las torturas o el encierro prolongado. Debido a esto la convivencia en la ciudad de musulmanes y cristianos, hasta entonces pacífica,  se vio gravemente alterada, hasta el punto que Justina tuvo que intervenir y amenazar al Wali con revelar el secreto  si no paraba los enfrentamientos. La amenaza surtió efecto y volvió la paz a la ciudad.

Un solitario cisne negro...

Pero sigamos contando historias de este lugar ya mágico para los celtas. En tiempos de romanos, o quizás antes... bueno, el caso es que hubo una gran sequía que duró 20 años secando los campos de Tarazona y acabando con casi toda la vegetación. Sólo quedó una vid viva, justo en la boca de este manantial, con ella se pudo repoblar todo el somontano y gracias a ello ahora podemos saborear unos excelentes caldos de la Denominación de Origen Campo de Borja (esto último lo añado yo y doy fe de ello). Cuenta la tradición que ese es el motivo por el que aparece una parra en el escudo de Tarazona, aunque otros lo atribuyan a una posible fundación de Tarazona por el nieto de Noé, quien trajo la vid a esta zona , pero esa es otra historia y me estoy enrollando mucho... espero no aburrirte.

Por último, y ya más recientemente, “cuentan en Tarazona que una madre dejó a su hijo en casa solo. Bajó a lavar al lavadero de San Juan, donde el jabón se le escurría de las manos una y otra vez. Dejó de lavar y subió corriendo a su casa porque presentía que algo malo podía pasar. Encontró a su hijo abriendo un cajón donde había una pistola”.

Como ves son muchas las leyendas en un sólo lugar y seguro que hay alguna más que todavía no conozco, pero yo no dejo de pensar y pensar en aquel solitario cisne negro...

Estanque y antiguo lavadero.

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Soñando con Ágreda.

Ágreda desde el mirador de la carretera de Vozmediano.

Soñamos Agreda desde un mirador y por fin fuimos a conocerla. Hemos recorrido sus calles, disfrutado de sus gentes, asomado a sus huertas árabes, bebido de sus fuentes y totalmente prendados hemos prometido volver. Abrimos una ventana a sus jardines y haremos que su magia entre por ella y forme parte del "Encanto del Moncayo".

Hay tanto que contar sobre esta ciudad, que me voy a permitir servirte la información a pequeños sorbitos porque su magia es tan poderosa que hay que tomarla con moderación para no quedar perdidamente hechizado.

La historia de una dama azul nos cautivó y quisimos creer. Cuatro barrios amurallados nos rodearon, andamos sobre un barranco y miramos hacia Cordoba. Iglesias, a la medida de gigantes, llenas de un silencio imposible de no oir. El nacimiento de un río bicéfalo, fuentes pestilentes de maravillosas propiedades y un paseo eterno. Sus leyendas, monumentos, Moncayo, culturas, jardines y mucho más iran asomando en las próximas semanas en este blog. A nosotros nos costó cruzar la frontera a lo que un día fue de Aragón, pero lo hicimos y dejamos la puerta abierta...

pdfDescargar Agreda Villa de las Tres Culturas 4.08 MB


Jardines del Palacio de los Castejones.


martes, 6 de septiembre de 2011

Imaginañón

Nuevos artistas llegan al Moncayo, visitamos el taller-exposición del pintor Javier de Pedro, en Añón de Moncayo, y nos contaron esto:

---------------------------------------------------------------------

es un proyecto familiar, arropado por las faldas del Moncayo, que pretende difundir la obra del artista Javier de Pedro (pintor, 1942).

Con este fin hemos creado un espacio que aúna el taller del artista y dos zonas expositivas: lienzo y papel. La obra se muestra de forma permanente rotativa, tanto la actual como la que compone nuestro fondo (desde 1967 a nuestros días). Nuestra idea es enriquecer desde el arte contemporáneo el ya muy rico patrimonio histórico artístico que ofrece la zona que habitamos.

Como filosofía del proyecto está hacer accesible el arte a todos los bolsillos; ofrecemos siempre obra original y única, en todos los soportes.

Un trato amable y una nueva forma de ver y comprender el arte contemporáneo. Situado en un pequeño pueblo del Moncayo llamado Añón.

Visita libre. Te esperamos.

De junio septiembre
De miercoles a domingo de 12 a 14h- 18 a 21 h

De octubre a mayo
Fin de semana y festivos de 12 a 15 h


Texto e imágenes de Ramón de Pedro.








Por contrarrestar...

Parque Natural del Moncayo visto desde término de Añón.

No quería dejarte con el mal sabor de boca de la entrada anterior, en la que se "denuncia" un vertedero ¡de vidrio! ilegal junto a un Parque Natural. Es una lamentable excepción porque la zona es maravillosa. Desde el mismo lugar se contempla una vista mucho más agradable: los campos amarillean por el verano y los bosques aún aguantan el verde que en pocas semanas se teñirá de una amplia gama de amarillos, naranjas y rojos.

Mi corazón se divide entre Añón y Alcalá de Moncayo, los dos pueblos entre los que se encuentra Villa Encanto, no sabría decirte cuál me gusta más. Ambos conservan todo su sabor rural y enriscados vigilan el Moncayo. Desde sus términos parten muchos senderos que te adentran en sierras y valles y que a nosotros nos encanta recorrer.

En ello estábamos, buscando el tramo del GR-90 que une los pueblos de Añón y Litago, porque varios "encantados" nos habían comentado que el tramo estaba perdido o no lo encontraban. Los que nos perdimos fuimos nosotros porque no había manera de dar con las marcas y nos hicimos un lío tontísimo con el mapa, pero finalmente las encontramos aunque se nos fue toda la mañana en ello y gracias a un abuelico al que preguntamos, un poco alucinado de que quisiéramos ir por caminos de cabras. El hombre se empeñaba en mandarnos por un camino mejor pero finalmente cedió y nos dio la pista, a la que no hicimos caso empeñados en seguir el mapa. Tras recorrer dos tramadas largas de caminos equivocados, meditamos las palabras del buen señor y "vimos la luz", bueno... vimos el campo de judías desde el que nos había dicho partía el sendero a Litago,  es que hay que hacer caso siempre a las personas mayores. Las marcas parecen borradas, se encuentran algunas muy borrosas entre Añón y las huertas de El Regal pero una vez en la sierra están perfectas, sabemos que alguien ya ha dado parte a la Federación para que recupere la señalización de este tramo. En los próximos días intentaremos llegar a Litago por este sendero y te lo contaremos aquí para que no te pierdas como nosotros. Sobre todo, hay que respetar las huertas, están preciosas y maravillosamente cuidadas y sus frutos son muy tentadores pero limítate a coger moras que hay muchísimas y están de miedo.

También te puede interesar:
- Añon de Moncayo >>
Alcalá de Moncayo >>


Marca del GR-90 subiendo a Maderuela desde Añón.

lunes, 5 de septiembre de 2011

Foto-denuncia: A quién corresponda...

Lo siento mucho, hoy no puedo mostrarte bellas imágenes del Moncayo. Ayer nos encontramos con  este antiencantador y peligroso rincón en una de nuestras caminatas. Toda esta basura está junto a unas centenarias encinas y unos maravillosos robles, en El Regal, justo en el cruce del sendero GR 90 y el Barranco de Morca, creo que es término de Añón de Moncayo. Por favor, si conoces quien es la persona o entidad responsable de limpiar esto, házselo saber. ¡Gracias!





viernes, 2 de septiembre de 2011

Encierro Andando de Novallas

"Fiestas de la Cruz"
NOVALLAS, del 13 al 18 de septiembre

Durante las fiestas de Novallas se celebra el tradicional "Encierro Andando", cuyos primeros datos histórico se encuentran ya en 1894. Consideradas fiestas de interés turístico regional y curiosamente posteriormente prohibidas por la administración durante 5 años, debido a algunos incidentes por la fuga de alguna de las reses. Afortunadamente, el pueblo luchó por recuperarlas y consiguió legalizarlas, eso sí, siguiendo unas estrictas normas.

Antiguamente las reses que iban a participar en las fiestas, debido a la falta de transporte, venían andando desde la parte de Tudela hasta Cascante y desde allí se distribuían por los pueblos de alrededor a los que también llegaban andando. Actualmente, unicamente, se conserva la tradición en Novallas, los animales parten desde el Corral de la Dehesa y llegan tranquilamente andando, sin citarlos para evitar problemas. A las 8 de la mañana, los mozos se trasladan hasta el corral donde los tienen y los llevan a caballo o a pie utilizando los mansos. El encierro dura una media hora por lo que gran parte del pueblo espera en Santipol, donde vecinos y vecinas de todas las edades se unen a la manada hasta llegar al lugar donde se les encajona.

El encierro comenzará el miércoles a primera hora de la mañana, será entonces cuando los mozos conducirán a las reses desde el campo por las calles del pueblo hasta los corrales. Las fiestas duran una semana y tienen un extenso programa que podéis ver aquí >>


jueves, 1 de septiembre de 2011

Navegando por el Moncayo.



Me gustaría compartir contigo una pequeña colaboración mía en el Boletín Digital de Montañeros de Aragón. Hace unas semanas Alberto Martinez Embid, al que conocí gracias a nuestro perfil en Facebook, me pidió participar en el boletín de este club de montaña con un resumen de páginas web relacionadas con el Moncayo. He intentado que hubiera un poquito de cada comarca y si lamentablemente no está tu página web te invito a compartirla a través de los comentarios de este post, quizás en un futuro podamos incluirla en una segunda entrega. Me dio cancha libre pero decidí ceñirme al tema montañero aunque hay muchísimas otras webs que me hubiera gustado incluir y que visito frecuentemente de pueblos, festivales, asociaciones culturales, etc. Poco a poco iré incluyendo estas otras páginas ya sea en el blog o en otras colaboraciones, el tiempo es el que es, ójala pudiera estirarlo... pero en cuanto pueda doy un meneo al blog y lo actualizo un poco más. En el boletín aparecen varios artículos más sobre el Moncayo muy interesantes, puedes descargarlo aquí >>.

------------------------------------------------------------

Navegando por Tierras del Moncayo.

Boletín digital de Montañeros de Aragón Nº22 (septiembre-octubre 2011)
Por Rocío, de Encanto del Moncayo

Naturaleza, leyenda y cultura van de la mano en Tierras del Moncayo. Dirigirse a una sola cima, la más alta, hace que pierdas la oportunidad de conocer el verdadero encanto de estas tierras. Somos muchos los que miramos hechizados sus valles y sierras, recorremos sus pueblos y participamos en sus fiestas y tradiciones. Su poder se extiende más allá de sus 25 Km. de longitud y sus 8 Km. de anchura media. Desde los valles y regiones que la rodean se contempla la sierra del Moncayo, rompiendo uno de los cielos más bellos de Aragón.

Nuestra montaña mágica comienza también a asomar tímidamente en la Red. Sus páginas oficiales, como bellas durmientes, esperan el beso del príncipe para despertar, pero un puñado de  impacientes y curiosos blogueros empezamos a movernos y a divulgar los encantos del Moncayo. Como de la chistera de un mago, nos aparecen infinitos y mágicos rincones que compartimos en el Ciberespacio. Si quieres visitar el Moncayo a través de nosotros, te invito a visitar los siguientes Blogs:

-          Encanto del Moncayo.
-          En el Moncayo.
-          Blog del CESBOR.

Pero si quieres desplazarte físicamente y dejarte de mundos virtuales, puedes plantar tu tienda aquí:

-          Camping “Bruja Bella” en Vera de Moncayo.
-          Camping Municipal de Trasobares  en la Cara Oculta del Moncayo. 
-          Ecocamping Borja en el Santuario de Misericordia (puede alquilarse todo el camping – muy económico).

¿Prefieres un albergue? El mejor está en Alcalá de Moncayo: www.alberguealcalademoncayo.com

Para patear el terreno, tienes la posibilidad de descargarte las Rutas GPS de las tres comarcas zaragozanas moncaínas aquí:

-          Rutas por el Campo de Borja

Puedes también conocer el Moncayo soriano en  la Web de “Soria, ni te la imaginas”

Aunque, como bien sabrás, nuestra estrella es el Parque Natural del Moncayo, información y rutas señalizadas en la Web de Red Natural de Aragón.

Llega el otoño, ¿te va el mundo de las setas? En San Martín de Moncayo se organizan Jornadas Micológicas en primavera y otoño aunque puedes encontrar setas durante todo el año, no me preguntes dónde (eso no se dice). Visita la Web de su acogedor Centro Micológico: www.micomoncayo.com

Algunos de los Clubs de Montaña con los que puedes contactar y  que organizan marchas y actividades, en las que quizás quieras participar, son los siguientes:

-          El más solidario es el Club de Montaña “El Cucharón”, en Santa Cruz del Moncayo que organiza la Redolada senderista “El Cucharón solidario”, cuyos fondos recaudados con las inscripciones destinan a obras benéficas.
-          Los más activos, los Senderistas de las Huecha con su marcha estrella, La Huechada.
-          Los pioneros son el Centro Excursionista Moncayo, seguro que conoces sus excelentes “Jornadas sobre el Montañismo y el Moncayo”:
-          En la cara oculta del Moncayo la  A.D. Senderismo Brea se encarga de la “Marcha Senderista Maestro Zapatero”.
-          En Borja tenemos a nuestros amigos del Club de Montaña Campo de Borja con su perfil en Facebook.

Todos estos grupos seguro que aportan su granito de arena en la organización de la gran CALCENADA, la vuelta al Moncayo en 24 horas, 104 Km. andando, corriendo, a caballo o en bicicleta. Se celebra durante el primer fin de semana de agosto, aunque también puedes participar en la Calcenada de Otoño y la de Primavera, mucho más cortas.

Otra marcha, con una gran participación, es La Escornabueyes que antes organizaba el recientemente desaparecido Club de Montaña Horcajuelo, cuyo relevo ha tomado el ayuntamiento de Ambel con el apoyo de la Comarca de Campo de Borja: Marcha Senderista Escornabueyes

Si prefieres la travesía o rutas BBT, en Tierras del Moncayo puedes elegir entre:

-          Vía Verde del Tarazonica, de Tudela a Tarazona con el Moncayo al frente.
-          Vía Verde del Escachamatas, de Agón a Borja, aún sin acondicionar.
-          Vía verde del Moncayo , en Soria, recorrido por el trazado de un desaparecido tren minero, ciclable excepto en su tramo final.
-          Camino Natural del Agua Soriano. Del Duero al Ebro por la Vía XXVII del Itinerario Antonino pasando por el Moncayo

Pruebas BTT:
-          La recuperada Falda del Moncayo.
-          Y entre viñedos,  La Ruta de la Garnacha.

Por último, si te gusta la aventura, existen varios centros en los que probar nuevas experiencias:

-          Moncayo Aventura en Alcalá de Moncayo: tirolina de 100 metros, buggies, Paintball, senderismo y raquetas de nieve.
-          Queiles Aventura en Cascante (Navarra): 
-          Rutas en Segway con Nataven para los perezosos
-          E iníciate en la Marcha Nórdica con Caralebro.

Hay muchas webs, he intentado resumir y poner las más activas y representativas pero si te queda alguna duda o quieres compartir conmigo alguna otra, estoy a tu disposición en info@encantodelmoncayo.es o en el Blog del “Encanto del Moncayo”

Rocío Herrera Manzano.