sábado, 11 de febrero de 2012

Recuérdale...

Al final del túnel se encuentra el paraíso, ve hacia la luz, allí nos reencontraremos.

Recuérdale hijo mío, sentado en el terrero mientras tú jugabas a su lado, de vez en cuando me asomaba por el portón y allí seguías.

Recuérdale en la fuente, esperando a que salierais y tú impaciente por acabar la cena y acompañarle. Siempre me fascinó que un anciano y dos niños pudieran ser tan amigos.

Recuérdale, escuchando con la cabeza ladeada siempre protegida por su boina, recuerda ¡qué raro estaba cuando se la quitaba!

Tú aún no habías nacido, pero cuando llegamos a aquel pequeño pueblo fue la primera persona que conocimos y a la que siempre tuvimos cerca, sin molestarnos nunca, colándose en el jardín y allí a mi lado charrar mientras yo cuidaba las plantas. Tengo que reconocer que dejábamos entreabierto el portón para que él lo viera y entrara, a tu padre y a mí nos gustaba que lo hiciera.

Sí, ya sé que tú sólo lloras  cuando te caes y te haces daño, no te preocupes, no lloro por dolor, era su hora y tenía que irse. Es la emoción de los recuerdos y sobre todo agradecimiento, nos ha regalado una larga vida y nunca le olvidaremos.

jueves, 9 de febrero de 2012

Un poco congelados pero seguimos por aquí.

Un mini duende de nieve apareció en nuestro jardín ¡¡¡...!!!

Lo primero, primerísimo, pedirte disculpas por tener el blog un poco abandonado y no será por cosas que contarte pero no consigo estirar el tiempo y no doy más de sí. Además estoy tan agradecida a todos los que como tú seguís el blog que tampoco quiero contarte las cosas deprisa y corriendo, cada vez me vuelvo más exigente conmigo misma ¡qué se le va a hacer!

Lo segundo, decirte que por aquí ha nevado mucho ultimamente y tenemos un paisaje invernal maravilloso, fíjate que hasta los duendes levantaron un pequeño muñeco de nieve en nuestro jardín, ¡qué majos!


Moncayo nevado (febrero 2012)


Bueno, hoy es día de inauguraciones, al fin la Catedral de Tarazona ha sido inaugurada por los Príncipes de España, curas y reyes de la mano como antiguamente. Estos días son numerosas las entradas al blog que provienen de búsquedas en google sobre la catedral (jeje, os tengo controlados, de donde venís, cuanto rato estáis, si repetís la visita, de que país sois... algún día os contaré sobre esto).


Torre de la Catedral de Santa María de la Huerta.


Espero que todo esto sirva para que muchas más personas se animen a conocer la catedral y su maravillosa comarca,  a nosotros no nos han invitado a la inauguración, aunque mejor así porque no habría sabido que ponerme ;-) Las Peñas de Herrera, muy coquetas ellas, no han querido perderse el evento y han elegido para la ocasión un elegante traje negro con blanco chal y es que todo el Moncayo ilumina con el brillo de su nieve la ciudad de Tarazona.


Peñas de Herrera desde el Collado Negro.


Estos días intentaré encerrarme en el laboratorio para fabricar nuevos sortilegios y poderosos encantamientos, también voy a necesitar más poción mágica, tengo muuucho trabajo. A ver si organizo mi caos y os cuento mas cosicas sobre las Tierras del Moncayo con toda la magia que me sea posible capturar. ¡¡Hasta pronto!!