jueves, 26 de julio de 2012

Actividades gratuitas en los centros del Parque Natural del Moncayo.


Centro de Interpretación de Agramonte


27 de julio “Conoce la Biodiversidad”
De 12:30 a 14:00 h.
Acércate a la gran variedad de especies de fauna y flora del Moncayo, a través de la exposición de un experto. Se trata de una charla divulgativa para todos los públicos.

10 de agosto “Los insectos del Moncayo”
De 12:30 a 14:00 h.
El pequeño y desconocido mundo de los insectos será analizado a través de un taller.

De 12:30 a 14:00 h.
24 de agosto “Rastros y señales del bosque”
De 12:30 a 14:00 h.
Aunque no los veamos, los animales están ahí… Estos nos dan pistas de su presencia a través de sus huellas, excrementos y otros rastros. Sígueles la pista con nuestra ayuda en los alrededores del centro.

Y ADEMÁS…

Rutas guiadas
Los días 3, 17 y 31 de Agosto recorre nuestro sendero botánico en compañía del educador ambiental.
De 12:30 a 14:00 h.

Exposición Itinerante: “Criaturas fascinantes”. Jonathan Díaz
Del 15 al 31 de agosto, en días de apertura, acércate al Centro de Interpretación y descubre las costumbres más curiosas de nuestra fauna, a través de fotografías sorprendentes.

+ INFO
Teléfono: 976 19 21 25
Horario de atención: de jueves a domingo
De 10:00 a 14:00 h. y de 16:00 a 20:00 h.
info@rednaturaldearagon.com

Centro de Interpretación de Añón de Moncayo


11 y 25 agosto “Macroinvertebrados del río Huecha”
De 18:30 a 20:00 h.
Descubre en compañía de nuestro educador ambiental los pequeños habitantes de “la Huecha”.
Admira la calidad de sus aguas a través de este interesante taller para todos los públicos.

EL RINCÓN DE LOS NIÑOS
28 de julio “Taller de recortables de aves”
De 12:30 a 14:00 h.
4 de agosto “Juguetes reciclados”
De 12:30 a 14:00 h.
18 de agosto “Dibujo y Naturaleza”
De 12:30 a 14:00 h.

Y ADEMÁS…

Rutas guiadas:
Los días 29 de julio y todos los domingos de agosto, ruta guiada de los usos tradicionales del valle del Huecha. Salida desde el Centro de Interpretación
De 18:00 a 20:00 h.

+INFO
Teléfono: 976 64 92 96
Horario de atención: sábados y domingos
De 10:00 a 14:00 h. y de 16:00 a 20:00 h.
info@rednaturaldearagon.com

Centro de Interpretación de Calcena


3 de agosto “Los Murciélagos de Cueva Honda”
De 18:00 a 20:00 h.
Cueva Honda, es una de las numerosas grutas que podemos visitar en el entorno de Calcena, donde la caliza ha configurado el paisaje. Diferentes especies de murciélagos habitan en ellas. Descúbrelos.
Salimos desde el centro.

4 de agosto “Ruta guiada por el ambiente rupícola”
De 10:00 a 12:00 h.
En compañía del monitor nos introduciremos en la identificación de la fauna típica y la flora de las paredes más escarpadas.
Salida desde el centro.

Y ADEMÁS…

Exposiciones Itinerantes:
“Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de la Alfranca
Del 3 al 5 de agosto, acércate al centro para conocer la labor que se realiza en este hospital diferente

“La Energía del Sol”
25/26 de agosto. Siéntete como un científico construyendo, investigando, cocinando y jugando con la energía solar. El taller que contiene la exposición se realizará de 17 a 19 h.

+INFO
Teléfono: 618 60 20 97
Horario de atención: sábados y domingos
De 10:00 a 14:00 h. y de 16:00 a 20:00 h.
info@rednaturaldearagon.com

Fuente: Red Natural de Aragón. 


lunes, 23 de julio de 2012

Los Fayos: Camino de las Centrales.

Las Dos Hermanas.
Hace millones de años, lo que hoy conocemos como río Queiles corría Valluenga abajo y recogía las aguas de otro de nuestros ríos, la Huecha. Fraccionose el monte de la Diezma y el valle quedose sin río, marchando el Huecha en solitario. El Queiles cruzó al valle vecino y junto con su afluente el Val continuó regando otras tierras. Por estos lares comienza nuestro camino, al final de la Valluenga, donde el Queiles y el Val, remansado en pantano, se dan la mano.

Partimos del pueblo de Los Fayos por la carretera que sube al embalse, hasta llegar al puente de los Cubillos que cruzamos, para recorrer un paseo guiado junto al margen izquierdo del Queiles. Al otro lado del río discurre la pista a Vozmediano, bajo altos farallones que forman una gran ciudad avícola donde habitan enormes rapaces.

Buitreras.

Buitre leonado.

Los roquedos del Alto de la Dehesa son escarpes de conglomerados que, en este punto, separan las cuencas del Queiles y del Val, haciendo equilibrios sobre huecos abiertos en la base de sus torres agujereadas. Da la impresión de que van a caer sobre ti en cualquier momento y te dan ganas de salir corriendo en busca de una gran zapata con la que calzarlos. Desde el puente, vemos  dos de estos farallones gemelos conocidos como "Las Dos Hermanas". Pero hace calor, así que corremos a refugiarnos en la vegetación de ribera que paneles y señales te ilustran. Estamos en Zona Especial de Protección de Aves (ZEPA), como nos explica uno de los paneles interpretativos que encontramos a lo largo del sendero.

Uno de los paneles interpretativos.

Me asombra la cantidad de agua que lleva el río para la época de estiaje en la que estamos, baja con fuerza y el sonido es muy relajante.

Río Queiles.

Hace un par de años, no más, vi un pequeño reportaje, creo que sobre la inauguración de este paseo. Escandaliza ver como se ha destrozado en tan poco tiempo el mobiliario y parte de la señalización. Los vándalos se amparan en la soledad del paraje, así que ya sabes... es necesario darlo a conocer porque me da a mí que voy a sorprender a mucha gente de la zona.


Zona recreativa en muy malas condiciones y sucia.

Finaliza este paseo de ribera en un bonito puente que cruza el río en una de sus curvas. Enormes chopos cabeceros nos despiden y un último panel nos habla sobre el curioso relieve del lugar que de nuevo admiramos. Continuamos por la pista, para conocer las centrales que antiguamente iluminaban los pueblos del Moncayo, todas abandonadas excepto una, aún en funcionamiento.


Central hidroeléctrica abandonada.

Más adelante un túnel, a la derecha del camino, sirve como captación de las aguas del Queiles para el embalse del Val. Junto al río, los edificios abandonados de las centrales  hidroeléctricas degeneran atrapados entre enormes zarzas. La pista está asfaltada hasta un azud que precipita las aguas embalsadas. A la derecha del barranco, un gran salto hidráulico entubado baja entre pinos. Ambas laderas están cubiertas de pino carrasco (pinus halepensis), fruto de repoblaciones de mediados del siglo XX, entre las que  aún se encuentra alguna encina que ha sobrevivido a brutales desforestaciones.

Azud.

Canal de derivación del Queiles hacia el Val.

Continuamos andando, unos 900 metros, hasta que la pista se divide en dos, desviándonos a la derecha para subir a la parte alta y poder contemplar una amplia vista de la Sierra del Moncayo.


Sierra del Moncayo desde la Plana del Cerro (Los Fayos)

Te recomiendo seguir este camino hasta "El Cerro" (girando a la izquierda), pasando antes por el vértice geodésico Barrera, para luego bajar al embalse del Val y volver al pueblo por la carretera de éste, pero acompañado de un buen plano pues un gran número de cortafuegos confunden el camino y en época de caza es peligroso, ya que hay varios puestos de tiro alrededor.

Las vistas de los dos barrancos son impresionantes.  Por un lado el majestuoso Moncayo y, por el otro, el sereno y ahora casi vacío embalse del Val, tan polémico y criticado, en el que está prohibido pescar y navegar para evitar que lleguen las plagas que sufren los ríos del gran valle del Ebro. No sé hasta que punto se protegen sus aguas evitando el desarrollo turístico del pueblo al que amenaza. El Queiles nace sano, 6 kilómetros arriba, en Vozmediano, pero el Val sufre la alta salinización de las depuradoras de Ágreda y ya baja turbio por su barranco. Además, por lo que he leído, las canalizaciones no son suficientes para el riego y no se aprovecha como debería.

Embalse y presa del Val.

La vuelta completa serían casi 12 kilómetros, con sol fuerte es preferible volver por la pista hasta el punto donde salimos pero, si tienes oportunidad, da la vuelta completa. También  puedes volver otro día para subir al Cerro, llegar con el coche por la carretera del embalse hasta la cadena que impide el paso y acortar camino. Espero que te sorprenda tanto como a mí.

jueves, 19 de julio de 2012

El Pilón Sagrado de Calcena.

"La Fuente"
La Pila o Pilón de Calcena es una roca de poderes inimaginables y desconocidos para los turistas que pasan de largo por el lugar donde se encuentra, fijando sus miradas en la bella torre de la colegiata, el paisaje kárstico del valle o en el alegre río que lo recorre. Los pocos forasteros que asoman al pequeño estanque, que hay junto a la carretera, no saben que están frente a “LA FUENTE” de Calcena y que la piedra que hay en su centro es la Pila o Pilón.


La Pila o Pilón

Cuenta la leyenda que el manantial que mana en su “hondo” dejó de hacerlo en tiempos antiguos de manera inexplicable. Pudiera ser por sequía, derrumbamientos o seguramente por castigo divino; los humanos de vez en cuando necesitamos un pequeño tirón de orejas para retomar el camino correcto.

El caso es que los calceneros no vieron más solución que recurrir a los santos del pueblo para que intercedieran por ellos allá arriba. Fue Santa Constancia la elegida y sus reliquias colocadas en un peñasco, el Pilón, traído de propio con toda la parafernalia que el evento requería hasta situarlo en el centro de La Fuente que, inexplicablemente, apoyando en él a la Santa volvió a manar hasta nuestros tiempos. Bueno… siempre y cuando no hagas la gracia de llevarte la piedra, ya rota y pegada por varios intentos de fastidiarla, en los que de nuevo se seca la fuente. Eso sí, sus ateos ladrones sufren diversos males hasta que la reponen, siendo reconducidos a la Fe al ver las consecuencias de su fechoría.

Los gozos que se cantan a la Santa recuerdan lo sucedido: "A esta fuente caudalosa/ Se le secó su corriente./ Luego que bajó Constancia/ salió el agua prontamente./ Qué milagro tan patente/ es muy digno de alabanza./ Rogad a Dios por nosotros/ gloriosa Santa Constancia".

El valor de esta fuente sin nombre, a la que algunos recuerdan como la del Prado o San Miguel por encontrarse en dicho lugar, va más allá de la paparrucha que un abuelico, allí sentado, decía era la historia que acabo de contarte pero que muchos allí conocen (cada vez menos). En ella se encuentra unos de los lavaderos más antiguos de la zona, pues su fábrica románica lo fecharía en los siglos XI o XII. Agachadas en las losas inclinadas del fondo del pequeño estanque lavaron las mujeres, hasta que a mediados del siglo pasado les construyeron uno techado y mucho más cómodo, unos metros más allá del caudal. Al otro lado, junto a la carretera, los “caños del tinte” quedan como recuerdo de una hipotética fábrica de tinte que teñiría los paños realizados por los batanes que allí había y que el río Isuela movía.

Antiguo lavadero de La Fuente.


La Fuente no era sólo lavadero sino que también abrevadero. Aún recuerdan los del pueblo una barra de hierro que la dividía en dos mitades, evitando que las bestias pasaran al hondo del manantial. La barra es recordada con cariño pues era utilizada para equilibrios de los mozos y bromas varias: en la noche de San Juan allí colocaban las macetas del pueblo, y algún queso puesto a la fresca, para ver las pantorrillas de las mozas que arremangadas iban a recuperarlas.


Rampa del abrevadero, caños del Tinte (a la izquierda) y lavadero. Tras la piedra
un barra de hierro impedía a los animales pasar al "hondo".

Las primeras veces que visité Calcena no eché cuenta de la Fuente, la última fui de propio a retratarla para contarte… Ahora ya lo sabes, si vas por allí asómate a “La Fuente” y recuerda sus historias.


martes, 17 de julio de 2012

La cara... refugio de la Fuente del Tajo (Ágreda).

Refugio Fuente del Tajo, en el GR-260.

Dale la vuelta al Moncayo, esperándote...

El Ayuntamiento de Ágreda (Soria) dispone de un refugio situado a 1.200 metros en pleno monte Moncayo. El refugio cuenta con 9 camas literas, 2 baños con duchas de agua caliente, vitrocerámica, hogar-chimenea, frigorífico, menaje, etc...

La reserva del albergue se hace en el Ayuntamiento tras depositar una fianza de 120€ (que se devuelven tras revisión) y una tasa de 6€/noche o de 50€/día por alquilar la totalidad del refugio.

Desde él, podrás iniciar una magnífica ascensión hasta el pico de San Miguel (2.316 m.), atravesando todo el hayedo y el pinar del Barranco de Castilla por un PR señalizado y una senda (sin pérdida) recién acondicionada. Esta, posiblemente sea la ruta más bonita de ascensión al monte Moncayo y desconocida por la mayoría hasta el momento.

REFUGIO GUARDADO

Calendario de apertura: marzo hasta diciembre
Teléfono: 976 647188
Email: medioambiente@aytoagreda.com
Web: http://www.aytoagreda.com/refm.html
Entidad gestora: Ayuntamiento de Ágreda (Soria)
SITUACIÓN:
a 5 km de Ágreda, a 50 kms. de Soria, a 100 km de Zaragoza, a 125 kms. de Pamplona y a 275 kms. de Madrid.
ACTIVIDADES:
Senderismo, montañismo (posibilidad de ascender a la cumbre), mountain bike (Calcenada; 104 kms. alrededor del Moncayo) y turismo en Ágreda (declarado Conjunto Histórico-Artístico).

Fuente: Rafa Santa Cloti

Entradas relacionadas:


Y la cruz... albergue de Talamantes.

Albergue de Talamantes, acabado pero pendiente de inaugurar...

Nota aclaratoria: a día de hoy, este albergue se encuentra abierto.

Dale la vuelta al Moncayo: Albergue de Talamantes... CERRADO... ¿hasta cuando?

  • Este establecimento todavia no ha sido inagurado oficialmente.
  • Segun informaciones extraoficiales, está hecho para 18 plazas de pernocta y el comedor tiene una capacidad de unas 32 personas.
  • Está enclavado en una de las entradas del PARQUE NATURAL DEL MONCAYO, con numerosas posibilidades en: senderismo, btt, espeleologia, setas, "patrimonio" a 13 km del monasterio de veruela y 25 km de Tarazona.
  • En el trazado de 2 senderos de gran recorrido: el GR-90 y el GR-260.
  • Este establecimiento abierto seria un gran servicio para visitantes y pobladores de Talamantes, ofreciendo un buen servicio.
  • Situado en el pueblo mas alto y montañoso de la comarca del Campo de Borja, con las bodegas en cerro con mas altitud del Moncayo.

Entradas relacionadas:


Moros, un pueblo por descubrir.

¡Y llegó el día tan esperado! Puntualmente, a la hora acordada, aparecen nuestros buenos amigos Rocío, Manuel  y el pequeño Rubén, dispuestos a recorrer una pequeña parte de este valle tan hermoso, y a la vez tan desconocido y lleno de escondites, a la orilla del río Manubles.

Queríamos compartir con ellos el espectacular sendero que recorre parte del Manubles en la localidad de Moros, a pocos kilómetros de Bijuesca. Lo visitamos, Ramón y yo, a principios de la seca primavera que hemos dejado atrás, y tanto nos gustó, que  nos dijimos: ¡Aquí tenemos que venir con Rocío y Manuel!

Comenzamos el recorrido entre risas y alegría por el reencuentro. El pequeño Rubén, insiste en que quiere ver nuestras gallinas, pero le explicamos que  hay que aprovechar la frescura de la mañana para hacer el recorrido, puesto que hace calor y en buena parte del sendero la sombra escasea.

Vista del caserío de Moros desde el mirador de san Blas.

Vamos encontrando ya pocas flores, estamos en época de estío... pero algunas  plantas aromáticas y medicinales están en su mejor momento. Encontramos orégano, romero, gordolobo, hipérico... disfrutamos con las bonitas flores de la achicoria; vemos que las collejas al no ser cogidas por nadie en primavera y disfrutar de su rico sabor en una tortilla (por ejemplo) han dado paso a sus flores y ahora ya están secas, invitándonos a que las cojamos para hacer bonitos ramos junto con otras plantas secas.

Hermosa flor de achicoria.
  
Cardo, especie del género Cirsium.

Va apretando el calor, ello es compensado con la satisfacción de ver que nuestros amigos disfrutan del recorrido y el pequeño lo esta pasando estupendamente, aunque de vez en cuando nos recuerda que quiere ir a  Bijuesca a  ver las gallinas y el huerto.

El recorrido, como se ve, es espectacular. Llegamos a las cárcavas y estar a sus pies nos hace ver lo pequeños que somos bajo su inmensidad y belleza. Nos adentramos en un pequeño bosquecillo de carrascas y otras especies arbustivas que, junto con la sombra que nos proporcionan los chopos, dan un poco de frescura en esta mañana que empieza a ser muy calurosa.




Cárcavas o Talfor.
                                                             
Llegamos a la zona donde hay que cruzar el río, toca descalzarse. Cosa que agradecemos enormemente. Vemos a una pequeña culebrilla de agua que huye al sentir nuestra presencia y que hace que el pequeño Rubén no quiera descalzarse para entrar en el río. Entre risas y aspavientos exagerados conseguimos convencerlo y que resulte divertido para todos el cruzar el río.




El regreso, una vez cruzado el río y refrescados nuestros pies, lo  hacemos por un camino agrícola, cómodo, pero sin zonas sombreadas, por lo que se recomienda madrugar en días calurosos o hacerlo al atardecer. Campos de almendros sedientos, como todo el monte, nos acompañan hasta llegados al cartel interpretativo donde leemos  la información  sobre el caserío de Moros y su hermosa iglesia de santa Eulalia Emeritense, de origen Mudéjar, y disfrutamos de la  hermosa vista del caserío apretado .


Vista desde el camino agrícola de las cárcavas o talfor.

Peirón dedicado a san Roque.
                                                 

Vara de gordolobo con vista del caserío de Moros al fondo.


Fachada de tapial de una casa en Moros. Nos pregun-
tamos qué significado tendrán los agujeros de la fachada.

 
Aunque aquí no se aprecia, la casa data de 1723.

Y llegamos al pueblo, acalorados y sedientos entramos en el bar "El Mirador", donde nos atienden muy amablemente y saciamos nuestra sed  con unas bebidas frescas. Contentos por lo bien que lo hemos pasado, nos vamos a comer para seguir disfrutando por la tarde... y para que Rubén vea  el huerto y a las gallinas. ¡¡Cosa que nos ha vuelto a recordar al subir al coche!!

Texto y fotografías: Piedad López Sanchez (Propietaria de Casa Rural Manubles)

---------------------------------------

Servicios en Moros:  Tienda de alimentación, bar,piscinas, panadería.

Alojamientos cercanos:
 Albergue de Torrijo de la Cañada: 629.119.271

 
Bijuesca:



sábado, 14 de julio de 2012

La noguera del conde.


Noguera con nombre e historia,
que del conde tú antes has sido.
Y cuando el Conde murió te quedaste sola con un nido.
Pero Jaime te cuidó y te enriqueció

Cuando tú hermana murió,
tú te quedaste tocada.
Y todos te consolamos,
para que nunca más lloraras

Los ambeleros cogemos tus frutos,
para que sientas nuestro gusto.
Y siempre que nos los comemos
nos sentimos con orgullo.

Poesías olvidadas
LA NOGUERA DE AMBEL

"La nogala", dicen que se llamaba, es un gran nogal situado en la Huerta Vieja de Ambel, muy cerca del pueblo. Andando unos 900 metros desde el peirón de la Virgen del Río, a la izquierda, lo veremos en un ribazo acompañado por otros nogales y árboles de gran porte que crecen en el barranco de los Moros, regados por la acequia de Morana.

Hace unos años, estaba acompañado por otro ejemplar del mismo tamaño o mayor, que hubo que cortar al caer enfermo. Así nos lo contaba un agricultor que en un campo cercano plantaba gran variedad de retoños de frutales, como melocotoneros, cerezos, mengranos, manzanos... suponemos que para consumo propio y muchísimo más pequeños que la gran noguera, ¡no les queda ni nada!

La familia Dusmet, muy vinculada con Ambel, protege a estos "árboles singulares" y otros en la zona que te iré mostrando. Vale la pena colocarse bajo sus ramas y escuchar los susurros del viento que quizás traigan historias de tiempos lejanos, e imaginar cuántos antes que tú entrecerraron sus ojos con el brillo burlón del sol, intentado traspasar su enorme copa.





La cultura celta consideraba a los árboles como sagrados, sin embargo muchos de nosotros pasaremos junto a este gran totem de Ambel sin enterarnos de su importancia. Sus frutos, madera, sombra y cobijo hicieron felices a muchos en otros tiempos, ahora todo nos parece poco y lo que disfrutamos lo hacemos fugazmente, buscando nuevas sensaciones continuamente. Yo sólo te deseo que un buen árbol te cobije durante unos segundos, el tiempo se parará y el disfrute sera inmenso y más si tiene ricas nueces del Moncayo.

Seguimos caminando en busca de nuevos árboles, tenemos unas preciosas gemelitas casi tan gigantes como este nogal para mostrarte proximamente, espera y verás.

Detalle de las ramas.
Dominando la huerta.


miércoles, 11 de julio de 2012

Palacio y jardines de los Castejones.

Jardin Renacentista de Don Diego de Castejón.

"Al llegar aquí mi vida a su fin, después de tantos años como tú ya sabes luchando por lo que creía. He intentado que sobre todo tú, el hijo mas gentil y noble de entre todos ellos, sea feliz. Así pues confió a ti Diego, hijo mio, mi último y anelado deseo que no servirá para otra cosa que para intentar que aquella comarca de la que tantas veces me oíste hablar y a la que siempre quise y admiré, la villa de Agreda, renazca de aquellas cenizas que la guerra, enfermedades y odios provocaron. Ese deseo es tan solo que construyas allí,una residencia o mejor un palacio digno de albergar reyes, nobles, emperadores y príncipes a su paso por ya dicha villa.

He sido muy querido y admirado por los ciudadanos por el mero hecho de ser regidor de Soria y Tarazona, pero no podría morir en paz sin decir que los habitantes de esta mi casa, por así llamarla, me han robado el corazón. Ahora, hijo, tú eres el centro de la vida de algunos de ellos como un día lo fui yo. Y no puedo morir, hijo mio, sin antes arrodillarme ante ti y llamarte por el nombre tan grande y digno por el que ahora te reconocerán.

Don Diego Gonzalez de Castejon y Vinuesa confío en ti para que mi deseo y sueño se pueda hacer realidad."

...........................................................................

Y así fue como Don Diego de Castejón, para cumplir la voluntad de su padre, construyó un palacio en la noble villa de Ágreda y lo distinguió del resto de los palacios del reino con un bello jardín renacentista que, como el edificio, siguió los modelos de la "divina proporción"; siendo uno de los pocos palacios con jardines construidos en Castilla y León durante el siglo XVI.

El palacio.

El palacio de los Castejones (siglo XVI) es el edificio más importante de la arquitectura civil de Ágreda. Pertenece al ayuntamiento desde 1883, y fue colegio, juzgado, carcel y viviendas de la guardia civil. Actualmente acoge varios servicios municipales, un salón de actos para 150 personas y el Archivo Historico Municipal. El palacio es imponente pero son sus jardines lo que lo hacen aún más especial.

El abandono sufrido tras la muerte en 1809 de su último propietario, el V Marqués de Velamazán,  hizo que los jardines fueran desapareciendo transformándose en huertas y pasando al mundo de la leyenda.

Portada principal con balcón de forja.


Patio interior del palacio.

El jardín renancentista.

Nadie recordaba en Ágreda la existencia de este jardín, se pensaba que siempre había sido una huerta. Pero, en el año 2002, el ayuntamiento de Ágreda se propuso comprobar su existencia y recuperarlo. Utilizando una técnica inédita en España, a través de la arqueología de jardines, se pudo conseguir por primera vez la recuperación y recreación de un jardín renacentista en este país. Arqueólogos, paisajistas y biólogos se pusieron manos a la obra y consiguieron demostrar la existencia de este jardín y de uno posterior mucho más grande, barroco, también único en su género.

El uso de la "divina proporción" en la arquitectura del palacio hacía pensar que el jardín renacentista compartiera con él la misma organización proporcionada, por lo que no fue díficil encontrar y estudiar estructuras, sustratos, tierras de plantación y canales de drenaje.

En la actualidad, el jardín se compone principalmente de un jardín de parterres de nudos que rodea una fuente circular con surtidor en el  centro. Los parterres han sido trazados conforme a un documento del siglo XVI que describe los realizados para la casa de los marqueses de Mondéjar. Por último, el diseño se cierra con dos elementos típicos de esta época: el teatro verde, formado por setos de laurel, y un jardín de hierbas aromáticas, medicinales y culinarias que se utilizaba para consumo propio.


Espacio de plantas aromáticas y culinarias.
Parterres con formas mudejares y teatro de setos de laurel.


El jardín de la memoria.

El segundo  jardín, barroco y mucho más grande, no coincidió en el tiempo con el anterior por lo que no podía ser recuperado entero sin sacrificar el primero sobre el que se construyó. Se accede a él a través de un paseo de tilos en el que se encuentra un reloj astronómico -copia del que se encuentra en el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, realizado en esas mismas fechas- en memoria de la colección de relojes que poseyó uno de los anteriores dueños del palacio. El espacio se divide mediante diagonales que generan distintas superficies de plantación. En su área norte, se crea como un teatro de espejos,  uno de los espejos está adosado al muro del fondo recordando la posible continuidad de este espacio en el contiguo, hoy propiedad privada.

Jardín barroco con el palacio al fondo.

En todo el jardín podemos encontrar más de 250 plantas autóctonas, de las que yo destacaría las dedaleras que tanto me gustán y que se encuentran facilmente en el hayedo de Ágreda y unas deliciosas fresas silvestres que crecen entre las aromáticas.

Si vas a Ágreda no olvides visitar estos preciosos e historicos jardines.





lunes, 9 de julio de 2012

1ª Lección: El Moncayo es redondo.

Moncayo visto desde Castilla.


Colón, Copérnico y Galileo aseguraban que la tierra era redonda y mira que no les creyeron. Créeme tú, el Moncayo en un plano también lo es. Sí, ya sé que me pongo muy pesadica con esto pero es que hay muchos que siguen pensando que es un pequeño punto, alguno más crédulo lo encierra en un Parque Natural, pero es mucho más grande ¡de verdad! Vamos a repetir todos: "El Moncayo es redondo", como redondas han sido las jornadas vividas este fin de semana en Ágreda.

Unos 30 privilegiados escuchamos y aplaudimos a los ponentes que el ayuntamiento de esta ciudad reunió en su I Curso de Turismo Medio-ambiental sobre el Moncayo. Oír a Javier Bona siempre es un placer, es un pozo sin fondo con generosa y cristalina sabiduría que le gusta compartir. Su viaje a través del tiempo sobre las diferentes culturas Moncaínas fue delicioso, como siempre se me hizo corto pues no me cansaría de escucharle nunca.

También tuve la fortuna de escuchar y conocer a Alberto Serrano Dolader, perdiéndome de nuevo en su Moncayo de leyenda por el que suelo viajar de vez en cuando a través de su poderoso libro: "Moncayo, laberinto legendario". En esta ocasión fue guiada por su potente voz, descubriendo tesoros escondidos; algunos de ellos he creído encontrarlos  en mis andanzas por estas tierras pero lo he silenciado para que la magia no se perdiera.

Como Colón cuando descubrió un continente pensando que eran las Indias llegó Juan Carlos Borrego Pérez al Moncayo, y el encanto obró en él, quedando completamente hechizado descubriendo que no era una famosa cima sino un gran macizo. Desde Tierra de Ágreda ha escrito un libro de rutas para demostrarnos la redondez del Moncayo; vamos a aclarar que muchos "indios" moncaínos se habían descubierto solicos pero este escritor catalán es un verdadero encanto y va a vender muy bien nuestra montaña en reinos lejanos. Asistimos durante este curso a la presentación de su libro "Los Caminos del Alba, Moncayo" y junto a él caminamos durante todo el fin de semana

El Palacio de los Castejones en Ágreda sirvió para que gentes de diferentes puntos del Moncayo y de su zona de influencia se encontraran y compartieran conocimientos y pensamientos, muy buena gente por cierto. Desde Ágreda partimos dispuestos a recorrer un pequeño radio de nuestro redondo Moncayo. El sábado, acompañados por un gran conocedor de su arquitectura y de su integración en el paisaje, como lo es el antropólogo Vicente Chueca Yus, y el domingo caminamos de la mano de Ismael González Coello, coordinador de los Servicios Forestales de Tarazona, majísimo.

El grupo de participantes era muy variado y, como digo, había representantes no sólo de las cuatro comarcas que abarca esta sierra, sino que también de provincias limítrofes donde la gran mole del Moncayo es un referente en el paisaje. Me extrañó no encontrar más personas que viviendo aquí del turismo quisieran formarse en este sentido, en mi labor de divulgación del encanto de estas tierras me encuentro muchas veces sorprendiendo a sus habitantes que desconocen determinados aspectos de su pueblo o comarca. Dicen que el saber no ocupa lugar pero en este caso el lugar necesita un saber para que todos juntos podamos poner en valor la zona en su conjunto, sin dividirla en "quesitos" desproporcionados que fragmenten su superficie o rompan su circunferencia.

Y como una imagen vale más que 1000 palabras, os dejo unas cuantas para poneros los dientes muyyyy largos y el próximo curso no lo dejéis escapar. Marisa, Débora, Rafa... MUCHÍSIMAS GRACIAS.


En Santa Cruz de Moncayo conociendo el urbanismo típico de los pueblos
del Moncayo, con Vicente Chueca.


Un buen ejemplo de como no contaminar visualmente ni el paisajes natural
ni el urbano, en Vozmediano.


Las murallas del castillo de Vozmediano albergan su cementerio.

En el hayedo soriano con Ismael González.



El parque natural acoge cientos de especie vegetales autóctonas, no cómo esta
 joven enorme secuoya bajo la que estamos, venida de otras tierras.

martes, 3 de julio de 2012

Un nuevo "okupa": el colirrojo tizón.

Oye, leía a todos mis compañeros blogueros del Moncayo que  tenían un nido de colirrojos en sus balcones y yo nada de nada. El caso es que, hace unos días, un par de pajarillos de cola anaranjada rondaban Villa Encanto, saludándonos con una flexión de rodillas y agitando su colita de manera muy graciosa. ¡Albricias! Estos sólo pueden ser colirrojos - pensé - y así me lo confirmó Chechu, bloguero de "En el Moncayo". La pareja estaba construyendo un nido en la vigas de nuestro porche, por lo que hemos tenido el privilegio de poder observarlos durante todos estos días y conocer a sus polluelos, ¡nada menos que tres pequeños colirrojos tizones!, familia numerosa eran.



Al principio pájaros y humanos nos mirábamos con respeto, nos daba miedo asustarlos y que se fueran abandonando a sus crías. Ellos no se acercaban al nido si no veían la zona despejada, luego ya empezaron a saltar en su interior cuando nos veían hablar despistados y salían escopeteados para que no nos percatáramos de donde habían estado, pero nuestro rabillo del ojo es muy largo, jeje, no se nos escapa una. En los últimos días entraban y salían ya sin miedo y los alimentaban con largos gusanos aunque estuviéramos presentes, los pollos piaban como descosidos cuando llegaba la "manduca".

Tanto la madre como el padre los alimentaban. Aunque ambos tienen la cola anaranjada , el macho es negro y la hembra más bien gris. Son aves que marcan su territorio y no les gusta tener vecinos, así que nos hemos impuesto, ¡qué se le va a hacer!

Un día antes de volar casi no cabían en el nido.

Ha sido muy divertido e instructivo. El día antes de irse los oímos ejercitar sus alas. Por la mañana, al asomarnos ya no estaban. Aún rondan por el tejado y los buitres del Moncayo los acechan volando cerca de nuestra casa, tardarán unos días en volar bien. Abandonan el nido a los 12-14 días de nacer pero no vuelan adecuadamente hasta casi el mes de vida. Son aves de hábitat alpino, típicas de roquedos y pueblos de montañas, fieles a los lugares donde crían, así que esperamos verlos el próximo año si seguimos en Villa Encanto, o en nuestra próxima villa, tenemos planes y proyectos futuros que ya te iré contando.

Para saber más: http://enelmoncayo.blogspot.com.es/search?q=colirrojo