miércoles, 23 de octubre de 2013

Otoño Micológico 2013



Busca, compara y si no encuentras nada mejor, ¡tuiteanos! Síguenos también en Twitter a través de @encantomoncayo y/o @horizontemoncay

Encanto del Moncayo participará y retuitará las X Jornadas Micológicas de San Martín del Moncayo con el hashtag #MicoMoncayo2013

Además, el día 26 de octubre, a las 17:00 h. abriremos la mesa redonda “HACIA UNA ORDENACIÓN SOSTENIBLE DEL RECURSO MICOLÓGICO EN EL ENTORNO DEL MONCAYO” con una presentación titulada “MONCAYO, NATURALEZA ENCANTADA. UN PASEO POR LA BIODIVERSIDAD DE LA COMARCA DE TARAZONA Y EL MONCAYO”. A continuación JAVIER CORTÉS nos hablará de “LA EXPERIENCIA DEL PARQUE MICOLÓGICO DE ULTZAMA (NAVARRA)” que vivimos recientemente para dar paso a la mesa de trabajo con las personas que estén interesadas en participar, AFORO LIBRE.

Programa completo de las Jornadas: www.encantodelmoncayo.com/jornadasmicologicassanmartin

 
 

domingo, 13 de octubre de 2013

Lo que Morana esconde.

Barranco de Morana, donde nace el río Huecha.

No quería que terminara la semana sin hablar del segundo rescate en lo que va de año de un senderista en el Barranco de Morana. El pasado lunes, un montañero de 49 años, vecino de Cuenca, fue rescatado por un helicóptero en Morana tras verse obligado a pasar la noche en el barranco. Estos incidentes se suelen achacar a la inexperiencia o falta de cordura de lo que se conoce como domingueros, pero en el caso del que te hablo no es así. El montañero rescatado iba perfectamente equipado, llevando todo lo necesario y más para adentrarse en una zona de montaña y realizar un recorrido que no presupone una gran dificultad.

El sendero de pequeño recorrido PR-Z 3 recorre este barranco en su tramo más bajo para desviarse a la izquierda, en mitad de la subida, por el barranco de Horcajuelo que nos encamina hasta las praderas de Horcajuelo siguiendo el antiguo trazado del camino a Castilla que unía Añón con Beratón. En principio, salvo piedras resbaladizas al cruzar los riachuelos, no implica grandes peligros aunque es cierto que al ser un camino señalizado necesitarían mejorarse los hitos y carteles y hacer más seguras partes del sendero donde pueden producirse caídas por su estrechez o por tener que sortearse numerosos arroyos que hay que cruzar. Pero bueno, evitando la época de deshielo, es un sendero transitable.

Barranco de Horcajuelo

La cosa es que a los senderistas o montañeros que les gusta recorrer una zona no les son necesarias flechas que les guíen pues no falta un mapa en sus mochilas. Y en este barranco, al mirar el mapa, a cualquier de ellos se les dibuja una circular en la cabeza muy golosa de hacer, ya que existe la opción de subir por el PR y luego bajar por el tramo alto de Morana por un sendero que tras el lugar donde nace el río Huecha (llamado Morana en su nacimiento), rodea la Muela de Horcajuelo  y enlaza con el PR para regresar al punto de partida. El problema es que este sendero que aparece en la mayoría de mapas, incluso en los recientemente publicados, ha sido invadido por un tupido conjunto de arbustos, como zarzales, jarales, acebales, etc que atrapa al senderista que intenta atravesarlos, desorientándolo y atrasándolo hasta el punto de echarsele la noche encima con la bajada de temperaturas que eso supone, teniendo que ser rescatado a veces hasta con la ayuda de un helicóptero. Cuando hablamos de grupos de montaña con niños, el rescate puede complicarse aún más, en el 2011 se tuvo que auxiliar a un numeroso grupo de 14 senderistas, 7 ellos menores de edad, que se perdieron al hacerse de noche en este mismo lugar. Se trataba del Grupo de Senderismo "Juan de Lanuza", la noticia apareció publicada en el Heraldo de Aragón, leer aquí.

Barranco de Morana


¿Y qué se puede hacer? Lo mínimo, avisar del problema claramente a la entrada y salida de ese tramo; lo ideal, recuperar el antiguo camino de herradura, como patrimonio rural que es, para recordar que antiguamente los dos Moncayos, norte y sur, estaban mucho más comunicados que en la era moderna. Cierto es que los senderos hay que pisarlos para que no desaparezcan porque sería muy costoso su mantenimiento, aunque son necesarios sobre todo para evitar males mayores en zonas consideradas dignas de protegerse por su belleza y peculiares características que las diferencian de otras.

No te puedes hacer una idea de la importancia de la flora y fauna de los barrancos de esta sierra, en ellos se encuentran especies vegetales muy raras de encontrar en otros lugares de la región e incluso del país, algunas de ellas únicas y endémicas del Moncayo. Así que, es un privilegio poder recorrerlos de manera segura y dirigida por senderos, evitando el campo a través. Siempre tenemos que tener en cuenta que el hombre ha formado parte del paisaje moncaíno desde los tiempos de los tiempos; manteniéndose un cierto equilibrio que el propio hombre se ha ocupado de compensar cuando ha sido necesario por actuaciones desproporcionadas y dañinas causadas por la avaricia humana o quizás por instinto de supervivencia, según se valore, los historiadores dirán.

Por ello, es preciso respetar y escuchar tanto a los técnicos y especialistas que quieren proteger una zona catalogada como parque natural, como a las pobladores moncaínos que forman parte indivisible del territorio y que igualmente buscan proteger su hábitat, uso y costumbres, aprendiendo de errores pasados para solucionar los del presente y adelantarse a los del futuro. Todo es posible cuando hay una buena voluntad y estoy segura que la hay. Hablamos mucho y escuchamos poco, queriendo siempre tener la razón, sin llegar a la esencia de lo que se busca. Quizás, si hiciéramos lo contrario, nos daríamos cuenta de que con diferentes palabras buscamos lo mismo.

Me despido, de momento, dejándote un par de enlaces a las noticias publicadas sobre los rescates de este año:
Y a continuación, un par de mapas de diferentes editoriales que ójala en un futuro no haya que corregir. ¡Cuidadín! ¡Nos vemos pronto!

Pulsa encima para agrandar.

Pulsa encima para agrandar.

martes, 1 de octubre de 2013

Va de setas. Visita a Ultzama con los seteros de San Martín de Moncayo.



¡Quieto, parado! Que aún no estamos en temporada, faltan unas semanicas. Y es que pronuncio la palabra setas y me salen cabezas de buscadores por la pantalla del ordenador. La fiebre del oro micológico se convierte en un problema cuando la recolección no se realiza de la manera correcta, es necesario orden y concierto para no dañar los bosques y lugares donde crecen.

Este es un tema que nos preocupa mucho en Moncayo, ya que el otoño pasado vimos muchas "destrozas" y es que arrancaban todo lo que olía a seta, valiera o no. Por ese motivo nos desplazamos el pasado sábado, junto a nuestros amigos de la Asociación Micológica de San Martín de Moncayo, hasta el Parque Micológico de Ultzama, en Navarra, donde nos recibieron estupendamente y nos explicaron como la mayoría de los pueblos del valle se habían unido y organizado para ordenar y explotar racionalmente los recursos micológicos de sus bosques.



A todos nos encantó lo que nos allí nos enseñaron, también tienen un bonito hayedo donde fuimos a recolectar setas y, aunque estaba todo muy seco, aún encontramos algún que otro boletus (Manuel que es un hacha).



Nos facilitaron un permiso necesario para circular por las pistas del parque y que se puede comprar en su punto de información o en los establecimientos turísticos adheridos (también online). Eso está bien porque de esta manera se informa de como recolectar setas sin dañar su ecosistema, además de ayudar a identificar las especies que se encuentran en ese momento.


Javi, chequeó el contenido de nuestras cestas y encandiló a los peques con sus
amables y divertidas explicaciones.


Con el dinero recaudado se mantienen las infraestructuras y el buen estado de la zona de recogida; ¡no encontramos ni un solo papel por el suelo!, cuando en Moncayo hay lugares en los que podría llenar mi cesta sólo con papeles, latas y cristales. Como puedes imaginar, la población local está muy contenta de que con este sistema no se deteriore su municipio y encima se genere riqueza con un turismo micológico concienciado y no masificado. No te vayas a pensar que fue fácil llegar a todo esto, al contrario, fue complicado que todos los concejos del valle se pusieran de acuerdo pero finalmente 12 de las 14 entidades que lo forman llegaron a un acuerdo, gracias según nos cuentan, al empeño de una persona que hizo todo lo posible para que fuera así. En ese momento, todos nos miramos, pensando si nosotros seríamos capaces de convencer a los pueblos vecinos de San Martín de la Virgen del Moncayo... No estaría mal ir plantando las "esporas" necesarias que germinen un proyecto similar al de Ultzama en Moncayo, teniendo como tenemos un centro micológico referente en la comarca de Tarazona y el Moncayo.

He de añadir que en el valle de Ultzama tienen unos pueblos preciosos donde se respeta la arquitectura típica de la zona, algo que también tendríamos que imitar en nuestros pueblos porque se está destrozando mucho encanto en aras de una modernidad fuera de lugar,  que yo identifico más con un extraño complejo de inferioridad, cuando tendríamos que estar orgullosos de nuestro rico patrimonio rural y natural.



La compañía fue excelente y lo pasamos en grande con los seteros del Moncayo. Por último, dar las gracias a Amaia, Javier y Javi, fue un placer conoceros, estoy deseando enseñaros Moncayo cuando vengáis a devolvernos la visita, a ver si con suerte podéis disfrutar de unos de los bellos atardeceres del otoño moncaíno como el que nos recibió a nuestro regreso, ¡nos vemos pronto!