martes, 15 de abril de 2014

Prácticas apps para móvil de la Semana Santa Borjana



Te traigo algo muy práctico.

Como ya hizo durante las últimas fiestas de septiembre, el ayuntamiento de Borja anuncia en su Web unas sencillas y completas aplicaciones para móvil, desarrolladas por Mamel Borruel, que te permitirán seguir la Semana Santa en Borja.

No hubiera pensado yo hace unos años que me iban a gustar tanto las procesiones de esta ciudad, ¡de esta o de otras!  En los próximos días intentaré conocer las de otros pueblos y ciudades del Moncayo para poder comparar, respetando la esencia de cada una de ellas, aunque la Semana Santa de Borja siempre será para mi la primera. No soy persona muy creyente y mucho menos practicante, pero es realmente encantador contemplar como año tras año continua la tradición de sacar unos bellísimos pasos acompañados de niños y mayores bajo capuchas, caminando al son de tambores y trompetas.  El silencio, el recogimiento, el dolor de las estatuas... en las estrechas y monumentales calles de Borja, es algo que no deber perderte. Y ahora, puedes hacerlo con la ayuda del teléfono móvil, con estas aplicaciones que tienes que descargar en los siguientes enlaces:


Cerca de Borja queremos conocer otras celebraciones de Semana Santa como pueden ser las de Tarazona y Ágreda, declaradas de interés turístico regional en sus respectivas comunidades; e incluso la de Tudela con las ceremonias del Angel y del Volantín, en este caso, de interés turístico nacional. Tan cerca y sin conocerlo todavía, ¡cuánto nos queda por recorrer!

Todos estos programas de Semana Santa, y otros, puedes encontrarlos en nuestra agenda. Ya sabes, en www.encantodelmoncayo.com/agenda. La tenemos a rebosar de actividades de ocio, senderistas y culturales, ¡toma nota! Ya me contarás que tal... ¡Pásalo bien!



lunes, 14 de abril de 2014

Dudas razonables.

Moncayo Vivo

"Se admite que hay tres cosas por la que los hombres se hacen buenos y virtuosos: la naturaleza, el hábito y la razón"
Aristóteles (Política)


Al contemplar las vistas desde mi ventana pienso en el terreno recorrido.  Ya tolero la rabia de los que me sonríen como hienas y a los que alimento para evitar su envidia. El tablero sólo parecía contener peones negros que arrasaban todo a su paso, sin embargo, cada vez me siento más segura. Conozco por donde piso, sé que existen bellos seres que viven y crecen a los lados de mi camino, aprendo a evitar a las alimañas y mis ojos tienen otra luz que ilumina los rincones oscuros donde antes se agazapaban los fantasmas. Ya no juzgo...

Moncayo Vivo.


Me mueve encontrar la razón que me trajo hasta aquí, aquella que haga que los mundos que me rodean se posen en su sitio. Espero el día que cuando llegue la noche no sienta miedo, sino descanso. He pasado unas semanas extrañas, pensé en abandonar pero el Moncayo seguía sorprendiéndome brindándome nuevos secretos que otros codician y con los que cruzo miradas cuando los encuentro vagando en el camino... No puedo quejarme, he conocido a muy buena gente pero los hay que miran a distancia mis movimientos buscando colocarse por delante, en silencio, conquistando posiciones. A estos no les acompaña la búsqueda de la razón, no sienten la naturaleza, no respetan el esfuerzo, les mueve la codicia y la fama. También hay otros que hacen como que no existo, tienen tanto miedo a perder lo que nunca ganaron que no entienden que jamás querría estar en su lugar, sólo quiero ayudarles.

No escribo al mundo, escribo para mi pero me alegra saber que estás ahí.  Quiero enseñarte que un paisaje, un lugar o un ser, nunca es lo que parece, puede ser incluso mejor.

No me gusta que me miren los que no me entienden aunque he de acostumbrarme si quiero seguir avanzando, no estoy obligada a nada y puedo volver a ocultarme cuando desee. Llegará el día en que nadie me recuerde pero yo seguiré escribiéndote...



Moncayo Vivo



miércoles, 2 de abril de 2014

En el castillo de la Cueva del Caco



Tarazona, 23 de noviembre de 1649

"... No se puede dejar de ver (la cueva) del Caco. Yo anduve i reconocí los rincones con arto peligro, I lo que apunto de Los Fayos es digno del señor don Vicencio acompañado de vuestra merced; pero ha de ser en verano que Moncayo es mal vecino para el iberno, por más que este lugar está a su abrigo, i tanbién esto i aquello es entonces, no primavera, sino el paraíso del mundo: perdone Andalucía, Valencia i Rosellón, i aún Nápoles y Palermo"

Fray Jerónimo de San José


Como ves, hubo otros cronistas hechizados por el encanto del Moncayo que, como yo, proponían "su conocimiento con causa". Fray Jerónimo, escritor y poeta de Mallén, recomendaba a don Juan Francisco de Andrés de Ustarroz, cronista de Aragón, la visita a la famosa Cueva del Caco que hasta hace bien poco era difícil de visitar y que ya entonces parecía tener un acceso peligroso y complicado.

En ocasiones anteriores te he hablado de este castillo rupestre y otras cuevas de Los Fayos, pero hasta este domingo no había podido visitar a fondo esta legendaria cueva. Habíamos entrado antes de que fuera cerrada pero sin atrevernos a pasar de la puerta por lo resbaladizo del terreno. La cosa es que se ha construido una plataforma para que pueda ser visitada y que se inauguraba el pasado fin de semana. Con lo complicado que resulta hacer ese tipo de turismo en estas tierras, aprovechamos que se abriría a los políticos en la inauguración para poder conocerla nosotros también.

Prensa y políticos dando su "bendición" a un nuevo recurso turístico moncaíno.

Se han colocado plataformas de madera en su interior y una larguísima escalera metálica para llegar a ellas. Aunque pueda no parecertelo, se respeta bastante el espacio de la cueva que ahora ya puedo enseñarte.




La estructura permite conocer su interior y disfrutar de una bella panorámica del pueblo. Se vuelve a tener acceso a donde antaño se llegaba con escaleras de madera.


Escalera a zona antes no accesible.


Patrimonio no ha permitido una segunda plataforma para conocer el aljibe, donde llegaba el agua de lluvia por un canal tallado en la roca, pero sí es posible subir ahora a una prolongación lateral de la cueva donde se encuentran 4 habitaciones de pequeño tamaño que se sumarían a las dependencias de la gran cueva, donde hay otras cinco cavidades similares: tres frente a la puerta, una junto al aljibe y otra junto al hogar

Pasillo lateral de la cueva con habitaciones.

Entrada a una de las habitaciones del castillo.

Para que te hagas una idea de lo que vimos, aquí tienes un plano extraído del libro "Un viaje a las fortificaciones medievales de Tarazona y el Moncayo." (Alejandra Gutiérrez · DPZ).




Por lo que cuentan, aún no está acabado del todo el proyecto que se ha llevado a cabo gracias al Plan de Dinamización Turística de la Comarca de Tarazona y el Moncayo, pero al parecer ya puede visitarse pidiéndolo en el ayuntamiento, como cuenta el alcalde de Los Fayos en el vídeo de Moncayo Televisión con el que me despido. Ojalá su encanto atraiga a muchos visitantes, teniendo la empatía necesaria para conocer como se mueve el turista rural y no decepcionarle por encontrarse estos curiosos lugares cerrados, como me ha ocurrido a mi en numerosas ocasiones. Afortunadamente, esto parece ir cambiando aunque aún me quedan puertas por abrir. Eso sí, mi empeño es grande y algún día lograré abrirlas para ti. Todo llegará...