viernes, 18 de diciembre de 2015

10 cosas que no puedes dejar de hacer en la Comarca de Tarazona y el Moncayo.

Los espejos no mienten.


Son casi siete años fomentando el turismo en estas tierras, sobre todo en la Comarca de Tarazona y el Moncayo, con escasísimos feedbacks positivos por parte de "los monarcas" del territorio pero siempre con tu apoyo, paciencia y cariño. Tú, que sigues mis locuras, sabes que no tengo fin y que me encantaba meterme en líos pero ahora, todo ha cambiado, tengo muy claro por qué caminos no debo ir más y también por los que a partir de ahora te voy a llevar.

Así que, no te vayas muy lejos, que no voy a dejar que te pierdas ni uno sólo de los encantos del Moncayo. Aquí te van 10 sugerencias para conocer la que hasta ahora es una de las comarcas más turísticas, aunque las otras valen tanto o más, ya las irás conociendo.

Esto es lo que yo suelo recomendar a los "okupas" que se alojan en Villa Encanto, cuyas puertas hemos vuelto a abrir, además de gestionar Casa Cadena y La Casita de Talamantes.

Ahí te van, del 1 al 10, según me vienen a la cabeza, cosas que debes hacer cuando visites la Comarca de Tarazona y el Moncayo:



1. Imprescindible visitar el Monasterio de Veruela.




Se trata de un monumento perfectamente conservado, que te traslada al medievo y cuyas visitas guiadas son muy recomendables. En noviembre se me permitió realizar visitas con escolares y fue una experiencia muy divertida. Los niños conocieron a través de mis misteriosas historias quienes eran los monjes blancos que vivían allí y algo de la magia del Moncayo. Fue muy chulo.

Estoy muy agradecida a los gestores del monasterio porque siempre me han brindado su apoyo y abierto sus puertas, además de considerar Encanto del Moncayo como página de referencia para sus informaciones y cuidando de que éstas estén actualizadas. A esto se le llama profesionalidad, algo que brilla por su ausencia en otros lugares. 

No te explico más porque los guías de verdad lo hacen estupendamente, no te pierdas sus visitas guiadas y no salgas sin entrar al Museo del Vino de la D.O. Campo de Borja, incluido en la entrada. Horarios e información de interés en www.encantodelmoncayo.com/monasterio-de-veruela



2. Recorrer la Judería de Tarazona.




La primera vez que la visité, hace ya unos cuantos años, lloré de impotencia al ver su abandono, pero ahora es una maravilla recorrerla tras todas las rehabilitaciones dirigidas por la Fundación Tarazona Monumental, otro ejemplo de buen hacer. Ésta fundación es la encargada de realizar visitas guiadas por la ciudad y también a la Catedral de Santa María de la Hydra, otro monumento que tienes que conocer. Para ello consulta precios y horarios en el siguiente enlace: www.tarazonamonumental.es/visitasguiadas



3. Subir al Santuario de la Virgen del Moncayo.



Desde Agramonte una pista sube hasta allí arriba, desde donde quedarás maravillado con las vistas que se contemplan. La Virgen sólo está en verano pero su restaurante suele estar abierto todo el año y se come de miedo, eso sí, tienes que llevar dinero porque no admiten tarjetas. Carta y precios en www.santuariodelmoncayo.com



4. Asomarte al Pozo de los Aines.



La sima de los sueños la llaman también. Se encuentra a pocos metros del pueblo de Grisel y se visita en muy poquito tiempo. Naturaleza, leyenda y vértigo que encantará a los más pequeños. Te vas a quedar con la boca abierta cuando veas lo que hay allí. Ya te hablé de él en anteriores ocasiones: La Sima de los Aines.



5. Almorzar en el Bar Milagros de Los Fayos.


Mila es una soriana divertidísima que hace unos embutidos moncaínos de quitar el sentido y sus almuerzos son lo más. Todo lo que comas allí es casero y hecho con esmero. No te miento, creo que la imagen lo dice todo. Diles que vas de parte de Rocío, la de encanto, y que te pongan uno de sus almuerzos. Im-presionantes :)


6. Entrar en la Cueva-castillo de Caco.





Ya que estamos en Los Fayos, vamos a visitar sus cuevas, una de ellas fue un castillo medieval  que puedes visitar subiendo a unas plataformas recientemente construidas. Una gran obra sin ningún tipo de folleto o panel interpretativo. En fin, aquí tienes algo de información:


7. Buscar gnomos en el hayedo.



Gustavo Adolfo Bécquer dió fe de su existencia, yo no los he visto pero los he presentido. En el Parque Natural del Moncayo y en la ladera soriana hay varios hayedos a cual más bello. Él más accesible y quizás más espectacular es el hayedo de la Fuente de la Teja pero no te pierdas el resto de bosques, todos tienen su encanto. Una sugerencia para conocerlos es recorrer el Itinerario botánico: Agramonte-Fuente de la Teja.


8. Caminar por sus muchos senderos señalizados.






Algunas señales se han perdido y al parecer no hay presupuesto para reponerlas pero tampoco es necesaria tanta señal,  con un buen mapa se llega a cualquier parte. Te recomiendo el de PRAMES que puedes comprar aquí. Se editó una guía de senderos de la comarca con mapas muy buenos pero no se vende en tiendas, se regaló. Puedes descargarla online aunque sin los mapas.

En el blog y nuestro portal web tienes una selección de algunos de los que hemos recorrido (aún nos falta, dame tiempo).




9. Conocer Trasmoz y sus brujas.




Seguramente habrás oído hablar de Dorotea, la Tía Casca o las Galgas, famosas brujas que vivieron en un pueblo que presume de haber sido excomulgado y maldito pero muy divertido. Celebra La Feria de la Brujería el primer sábado de julio y puedes localizar donde viven sus actuales brujas recorriendo sus calles, es un honor ser nombrada como tal en las fiestas de agosto. En la torre de su castillo hay una pequeña exposición con los restos de lo que fue el museo de la brujería, suele estar abierto en puentes festivos.



10. Alojarte en Villa Encanto o en alguno de nuestros alojamientos.




Y si no son lo que buscas o están ocupados, escríbeme y te recomendaré algún otro que se ajuste a lo que necesites. Quiero que te vayas contento para que regreses a conocer 10 nuevos encantos de esta comarca o de las vecinas. Estos son nuestros alojamientos con encanto (y nunca mejor dicho):


Sí, vuelvo, y dispuesta a dar mucha guerra bombardeándote con miles de encantos moncaínos, sin omitir verdades porque eso es mentir. Chavales, que la envidia es muy mala y que a este mundo hay que aportar bien, que mal ya hay demasiado. Aprende y comparte lo que puedas y serás feliz tan sólo con hacerlo.

Necesitaba desempolvarme la amargura: "lo siento, no volverá a ocurrir". A partir de ahora él que no esté, no existirá.




2 comentarios: