viernes, 31 de diciembre de 2010

FELIZ 2011


No todo el mundo es capaz de sentir la magia,
pero otros pueden capturarla para tí.

Que el poder de la montaña mágica
llene de felicidad vuestros corazones.

¡¡Feliz 2011 encantados!!

lunes, 6 de diciembre de 2010

ADOYRA, LA SARRACENA

Ruinas de San Juan. Allí donde, en noches de luna, la mora canta su romance.
Moncayo es tierra de leyendas y no es difícil encontrarse lugares donde se vivieron tristes hechos que intentaron ser borrados de la historia pero que ánimas encantadas consiguen a través de leyendas no sean olvidados.

Cerca de Villa Encanto existen unas ruinas donde cuenta la leyenda que una bellísima mujer, llamada Adoyra,  canta su romance en las noches de verano, confudiéndose su voz con el sonido del viento. Fue acosada por un fraile de origen noble, hermano del comendador de Añon, encargado de esta  ermita situada junto al río, muy cerca del molino donde ella vivía.

"Quiso Dios que Adoyra, mujer hermosa, hija de unos sarracenos de Trasmoz, viviese en el molino batanero que a cargo de la ermita se encontraba. Y quiso el diablo, para poner a prueba su fe, que Adoyra quedase viuda y con tres criaturas, pues León el molinero era ya un viejo cuando maridó con la moza. Fray Guillermo mandó llamarla para conocer por sus propias palabras la triste situación de la viuda, pues se tenía por hombre piadoso con sus vasallos. Y cuando halló a la mora, con su litam descubierto y los ojos negros fulgurando cual zafiros en la cobriza seda de su tez, cayó rendido ante sus encantos. Y sin embargo mantuvo silencio...Pero quiera que las noches son fráas y solitarias en este Moncayo y fray Guillermo salió en busca de la bella Adoyra. Llamó a su puerta mil veces pero la mora no se enterneció. El fraile perdió los estribos y gritó y gritó hasta que todos en la encomienda fueron enterados de su lujuria. Sintió que sus propios vasallos se reían a sus espaldas por no haber podido doblegar a una vulgar sarracena y, para resarcirse de la vergüenza denunció a Adoyra por bruja y hechicera. La mora fue ajusticiada y quemada viva en la plaza de la encomienda, bajo los ojos impasibles de fray Guillermo. Pero el alma de Adoyra, como un haz de luz blanca inextinguible, le persiguió mientras vivió su triste vida. Y aún ahora, en las noches de verano, iluminada por el reflejo de la luna bajo la enredadera que cubre las ruinas de la ermita de San Juan, podemos observar a la bella mora cantando un romance que se confunde con el sonido del viento de verano."

lunes, 29 de noviembre de 2010

Hogueras de Santa Lucía en Calcena y Purujosa


En Purujosa y Calcena se sigue celebrando la tradicional hoguera de Santa Lucía, patrona de los niños y de la vista. Lucía significa "portadora de luz", de la luz de la fe aunque posteriormente la tradición popular hizo que se la considerase patrona de la vista y de los ojos:

"Santa Lucía los ojos perdió
Cristo , en un plato , los recogió.
Si Santa Lucía viera los ojos tan bellos....
Cristo , en un plato , los mil recreó.
Día de Santa Lucía. ¡Ah!.
¡Qué día tan hermoso
para las niñas de la escuela!.
Llénenos de placer y gozo.
¡Viva Santa Lucía! ¡Viva!."

En Purujosa aprovecharán el día 7 para celebrar concejo abierto pero luego, como gente alegre que son ,se reunirán en torno a la hoguera. Cuentan así la tradición en su página web:

"Cuando salían los niños de la escuela, sobre las 5 de la tarde, todos daban la vuelta al pueblo pidiendo a cada vecino la leña que voluntariamente pudieran dar. Unos daban un palo, otros dos, etc. ....., y entre unos y otros se apilaba un buen montón de leña que sobre las ocho de la tarde se prendía fuego

La hoguera duraba muchas horas y la mayoría de los vecinos se concentraban alrededor de la hoguera para calentarse y charlar un rato. Era costumbre dar 3 vueltas a la hoguera.

Sobre las dos o la una se ponían unos cuantos kilos de patatas para asar, que algunos acompañaban con algo más, chorizos, conejos, etc...; buen vino y buen ambiente. Jotas, mejicanas, buenos tragos.......... hasta que el cuerpo aguantaba.

A las 7 a almorzar, y como muchos días para este tiempo con un palmo de nieve, o más."


Aunque Santa Lucía se celebra el día 13 de diciembre, en Calcena lo trasladan a un sábado cercano a esta fecha, complementando la tradición con actividades culturales:

SÁBADO, 4 de diciembre:

12:00 h. EN LA BIBLIOTECA: Animación a la lectura: Silvia Serrano: Calendario del Medio ambiente. Dirigido a niños y jóvenes hasta los 12 años. No se os olvide traer el estuche de pinturas.
Tarde: Hoguera de Santa Lucía
Noche: Discomovil organizada por la peña el Ribazo

DOMINGO, 5 de diciembre:
18:30 h. EN EL ALBERGUE: Charla sobre la Cabra Moncaína. Alberto Jimenez. Exposición de ejemplares de cabra moncaína, degustación de queso y de cabrito. Patrocina: Asociación de Ganaderos de Caprino de raza Moncaína.

La Asociación de Mujeres Fuente de la Ojosa organizará talleres de decoración navideña.

Ala, a disfrutar del día y que Santa Lucía os conserve la vista!!

lunes, 22 de noviembre de 2010

Junto al fuego

Las nubes llevan todo el día ancladas a la montaña que molesta se sacude originando voladas de aire que avivan el fuego de la chimenea, no me gusta cuando el gigante se enfada. Las luces del santuario, junto a la cima, están encendidas y ya se ve nieve a su alrededor. Al fondo del valle, las farolas de Añón tintinean entre las ramas de los arbustos que hay frente a Villa Encanto. Los golpes de viento se encadenan y comienza la tormenta. Me alejo de la ventana y me refugio junto al calor del fuego. Las llamas bailan alegres, como las ideas en mi mente. Llevo ya unas semanas pensando como canalizar todos nuestros sueños hacia la realidad, en unos tiempos donde el miedo destruye lo ya creado.

Junto al fuego recuerdo a las gentes maravillosas que he conocido en nuestras andanzas, nuevos amigos que como yo han sentido el Encanto del Moncayo, pero también he descubierto a seres detestables que jamás podrían verlo y he sentido la tristeza de espíritus rendidos de los que hay que huir. Me he divertido mucho creando nuevos encantamientos, construyendo castillos en el aire que buscan un rincón donde asentarse. El viento sigue rugiendo en el tejado mientras el fuego quema los troncos de encina, ya sin vida, que crujen en su última agonía. Me gusta el otoño en el Moncayo, llegar a la casa pasando por viñas de oro y mirar por la ventana las laderas de la sierra ahora pintadas de bermellón. Nieva en las cimas, el blanco ya las cubrirá hasta bien entrada la primavera y mi "Moncayo Vivo" mostrará una de sus caras más típicas, la única montaña de la provincia con nieve antes eterna. La alegría del fuego continúa recordándome las últimas vivencias, pero el viento golpea la casa queriendo entrar dentro y consiguiendo colarse por debajo de la puerta levantando unos centimetros la alfombra que hay junto a ella. Opto por ignorarle, me envuelvo en una suave manta, admiro la pequeña hoguera y junto a la chimenea sigo soñando...

domingo, 7 de noviembre de 2010

Caminata por el Valle del Morana



¡Qué cierto es que la monotonía atrofia el cerebro! Para evitarlo no hay nada mejor que emprender una nueva actividad con nuevos amigos, descubriendo nuevos rincones, eso sí, de mi querido Moncayo.

Hace par de semanas, nos iniciamos en la llamada marcha nórdica (Nordic Walking). Desde Caralebro, central de actividades de la Ribera del Ebro, nos pidieron información sobre posibles rutas y nos propusieron ofrecer cursillos de iniciación a nuestros "okupas" de Villa Encanto. Se trata de caminar ayudado de unos bastones que apoyándolos en el suelo de la manera correcta te impulsan hacia delante, evitando cargar las piernas a la vez que ejercitamos la parte superior del cuerpo. Al principio es un poco complicado, hay que coordinar brazos y piernas, conseguir la postura correcta y a la vez intentar no tropezarte con los bastones, cosa que yo hice más de una vez .

La primera caminata se realizó por el Valle del Morana, a los pies de Villa Encanto. Partiendo de la urbanización caminamos por el encinar hasta el final del Valle, regresando al punto de partida a la vera del Río Morana y enlazando con el sendero AG3 que muestra oficios tradicionales del valle y que os mostremos en una entrada anterior. No sé si fue la excelente compañía o que realmente es una actividad desestresante pero en los días posteriores, la carga invisible que muchas veces siento en cuello y hombros había desaparecido, volaba bien ligera por Zaragoza y no por el cierzo precisamente.

sábado, 30 de octubre de 2010

Otoño



Ayer llegabamos de noche a Villa Encanto y no ha sido hasta esta mañana cuando al abrir la ventana nos hemos encontrado con nuestro Moncayo estrenando traje. Hoy no hemos podido desplazarnos a esos bellos bosques de cuento, pero desde la casa los hemos contemplado largamente, embelesados y hechizados mientras desayunabamos. La cosa es que cuando he despertado de este nuevo encantamiento, el café ya estaba frío.


lunes, 25 de octubre de 2010

La Vaquera de Morana y la Fuente'l Prau


Buscábamos en los últimos meses el lugar donde el Marques de Santillana tiró los tejos a una bella añonera, allá por 1429. Sabíamos que estaba muy cerca de Villa Encanto pero se resistía el valle a mostrárnoslo.

Al fin, lo encontramos y ... ¡vaya rincón precioso!. Es uno de los lugares secretos que oculta el valle de Morana. Como no hay cartel ni nada parecido, os voy a contar como llegar: si venimos de Añón por el puente medieval llegaremos a la zona del escorial donde encontramos un montón de negros restos de la antigua herrería (escoria), seguiremos dirección a la herrería (hay una señal) y unos metros más allá pasaremos a la derecha un bosquecillo de pinos; al terminar éste, aguzar el oído y seguir el ruido del agua. Escondida por la vegetación nos encontraremos la Fuente'l Prau, dicen que es agua potable, y junto a ella un monumento conmemorativo donde podremos leer la serranilla de "La Vaquera de Morana":

En toda la su montana
De Trasmoz a Veratón,
Non vi tan gentil serrana.

Partiendo de Conejares,
Allá susso en la montaña
Çerca de la Travesaña,
Camino de Trasovares,
Entontré moça loçana
Poco más acá de Añón.
Riberas de una fontana.

Traía saya apretada
Muy bien presa en la çintura,
A guisa de Extremadura.
Çinta e collera labrada.
Dixe: “Dios te salve, hermana;
Aunque vengas de Aragón,
Desta serás castellana.”

Respondióme: “Caballero,
Non pensés que me tenedes,
Ca primero provaredes
Este mi dardo pedrero;
Ca después de esta semana
Fago bodas con Antón,
Vaquerizo de Morana”.


Es un lugar muyyy romántico que seguro inspiró a este ligoncete poeta. Cuando te cuesta conseguir algo, parece que lo aprecias más. Aunque, realmente es un sitio precioso al que volveremos pronto y cuya búsqueda nos ha servido para conocer mejor este encantador valle, donde la Huecha corre y brota por sus numerosos manantiales bajo el nombre de Río Morana.


Fuente'l Prau


domingo, 10 de octubre de 2010

Vientos mágicos.

Comentando en facebook el vídeo que os muestro al final de esta entrada, compartía unas risas con un par de "encantadores" amigos y estupendos blogueros. Contaba, en broma, que en las cimas del Moncayo sopla tan fuerte el viento que de vez en cuando nos aparece un montañero en el jardín de Villa Encanto, a lo que Ramiro añadía que su perro voló realmente en La Lobera. Así que le recomendé que lo encordara la próxima vez que subiera y me partía imaginándome al animalico volando como una cometa entre la águilas de Purujosa, eso sería ya la rematadera para la madre de Ramiro que le avisaba cuando salía de que no se lo llevara tan alto. María Luz, nuestra alada amiga, contribuía a la conversación con el vuelo de su pequeño con dos añitos y la desaparición en el aire de una bolsa con tres barras de pan con la consiguiente sorpresa del panadero al volver a comprarlas.

Me reía con ganas, pero acordándome del pequeño susto que el aire me dio unas noches antes en Villa Encanto. Dicen que en el Moncayo hay seres mágicos, muchos de ellos burlones, yo verlos no los he visto pero hay veces que... como te lo explicaría yo. Bueno, el que los latiguillos del agua caliente y fría estuvieran intercambiados puede ser una broma de nuestros "okupas", que cayera una piedra de la chimenea en el tejado justo cuando en la peli unos terribles extraterrestres intentaran entrar por el mismo sitio, seguro fue una casualidad, a veces desaparecen cosas pero la edad causa estragos en la memoria, ok. Pero... la última noche que dormí en Villa Encanto me despertó el sonido de una dulce música en la puerta trasera que da al bosque. Nunca había oído nada igual allí, me ha costado mucho acostumbrarme al extremo silencio que reina en la noche de nuestra villa, excepto cuando el temporal sopla y el viento lucha por tumbarla. Estuve un rato escuchando aquel sonido, tapándome hasta la cabeza con las mantas, bien calladita, hasta que mi marido dijo medio dormido: " me parece que llueve". En ese momento el ruido paró en seco y no volvió a sonar. El viento seguía soplando, no llovía y finalmente me dormí pensando que tengo una imaginación desbordante pero... nada, eran las tiras de la cortina de la puerta golpeando la barandilla y un viento racheado que cambió de sentido, ¿o no?

"Yo también creo en todo: En todo... lo que deseo creer. (...)
desnudate del temor como de una vestidura grosera, y osa traspasar
los umbrales de lo desconocido."
Gustavo Adolfo BÉCQUER, "El gnomo"

 
 
Enlaces recomendados:



miércoles, 29 de septiembre de 2010

Cuando la montaña duerme

En un dulce atardecer, el sol se esconde para que el gigante duerma tranquilo. Las campanas de Añon suenan al fondo del valle, tocan bajito para no despertarle. Un grillo canta, desafiante, llamando al verano que ya no está, ¡¡shhhh!!

Desde Villa Encanto contemplo la silueta de la montaña dormida; hoy no veo las luces del Santuario cerca de la cima, todo duerme allí arriba. ¡Oh! ¿qué es esto?... un pequeño y traidor mosquito acude a la luz del porche.

Pienso en lo rápido que va todo en la ciudad y, sin embargo, el tiempo se esfuma igual de veloz. Aquí no hay prisa..., ¡hoy no hay estrellas! ¿dónde estarán?.

El sonido de los grillos se ralentiza; el frescor de la noche los hace callar. Los minutos se estiran y la inspiración rellena los huecos pero... llegan los niños y el bullicio rompe el hechizo nocturno, el gigante se esconde rápidamente en la noche y su silueta desaparece en el negro cielo. ¡Ay! ¡Si pudiera el silencio pintar de nuevo el sueño del Moncayo!

lunes, 13 de septiembre de 2010

Atardecer en Villa Encanto

Tarde de Septiembre en Villa Encanto. La montaña llama a las nubes que con gasas de tul cubren el cielo. Dos soles se preparan, es la magia de la montaña. Desde la casa, en silencio para no romper el hechizo, contemplamos el espectáculo.

Conoce Villa Encanto>>

jueves, 9 de septiembre de 2010

XXI FIESTA DE LA VENDIMIA

En septiembre se celebra en Ainzón la fiesta de la vendimia, de la denominación de origen "Campo de Borja".

Estuve un año con unos buenos amigos viticultores y fue bonito. Se monta un escenario en la plaza del pueblo y una pareja con trajes tradicionales pisa las uvas para obtener el primer mosto de la cosecha de este año. Sabed que la uva había que pisarla siempre para poder prensarla después, aunque ahora haya métodos más modernos.

Nuestros amigos siguen haciéndolo así. Pisan la uva en el remolque para luego prensarla en la bodega, donde más tarde la dejarán fermentar, sin aditivos de ningún tipo. Hacen poquito pero muyyy rico; para ellos es un tesoro y sólo, de vez en cuando, regalan alguna botella como señal de agradecimiento. No os lo vais a creer pero dicen que si una embarazada entra donde se está fermentando la uva, el vino se estropea y ... ¿a qué no sabéis quien entró en su bodega embarazada de 7 meses?. Pues la menda, y aquel año imaginaros lo que pasó... pues sí :o(


lunes, 9 de agosto de 2010

BURREN, Parque Arqueológico/Natural I Edad de Hierro (1ª parte)

Pulsa sobre la imagen para agrandar.

En muchos de nuestros paseos por el Campo de Borja, veíamos desde la carretera dos solitarios cerros gemelos, Burren y Burrena - "les llaman las teticas" - nos decían Anabel y Fernando, naturales de la comarca y grandes amigos nuestros (saludicos ;o)

Me hacía gracia ver a lo lejos estos pequeños montes. Y ahora descubro que pequeños pero matones, ¡no veas lo que esconden!: un ambicioso proyecto que llevo unos meses siguiendo, se trata de la puesta en marcha de un Parque Arqueológico, único en la península. La zona cuenta con cinco yacimientos arqueológicos pertenecientes al Bronce Final-Hierro I, declarados Bien de Interés Cultural (B.I.C.)

Aunque hemos visitado su web, abierta hace muy poquito, no sabíamos muy bien si estaba preparado para visitas particulares. Nos hemos acercado a Frescano, ya que el Parque se encuentra en su municipio y hemos tenido la suerte de dar con José Mari, alcalde del pueblo y super amable. Nos ha explicado que la pareja de arqueólogos, que suelen encargarse de mostrar el parque, estaban de vacaciones y nos ha contado un poquito como los particulares podemos conocer el parque arqueológico.

Vamos a ver como os lo cuento. El Parque Arqueológico de la Edad del Hierro I de Burrén está abierto todo el año, de lunes a domingo para visitas de grupo y las visitas de particulares se realizan los sábados y domingos, pero hay que concertar la visita previamente por teléfono si quieres que sea guiada. La visita particular con audioguías cuesta 3 € (menores de 18 años: 2 €) y la visita particular con guía: 5 €. Se puede acceder al parque por libre, está genial pero te perderías mucha información y el acceso a ciertas zonas.

José Mari nos ha enseñado un poquito la sala-museo donde se recibe a los visitantes y que está actualmente en la planta alta del Centro multiusos del pueblo (junto a la iglesia), esperando a que se arregle su ubicación definitiva en la planta calle del palacio de los Duques de Villahermosa, en proceso de restauración. Allí te ponen en situación a través de los objetos expuestos, maquetas y un pequeño vídeo.

Una vez en el Parqueodromo, ya en Burren, podemos disfrutar de un bello entorno natural muy bien preparado con mesas e incluso agua potable. Allí hay una reconstrucción de una cabaña de la Edad del Hierro I, un sendero botánico, otro de huellas de animales y por último un curioso sendero natural con túnel incluido que asciende a un mirador situado en lo alto del cerro, desde el que se deben poder contemplar unas vistas espectaculares, hacía mucho calor y no nos hemos atrevido a recorrer este último (de momento). Los otros dos senderos tienen mucha sombra y son muy originales, sobre todo el de huellas.

El ayuntamiento tiene muchos planes e ilusión y yo creo que ésta es una gran iniciativa que se merece el mayor de los éxitos. Pero... tenemos que ayudar a no destruir lo que crean y ser muy cuidadosos cuando visitemos el parque. Hay una zona de parking a la entrada y está muy bien señalizado para llegar desde Frescano.

Os dejamos, por último, la dirección de la web del Parque y el video de introducción del parque.


También te puede interesar:

- Visitas particulares en el Parque Arqueológico de Burren durante el mes de Agosto >>



domingo, 8 de agosto de 2010

Casa-palacio de los condes de Bureta

Una joya del Moncayo. Imprescindible su visita.

En 40 minutos nos hemos plantado en la puerta del Palacio de Bureta desde Zaragoza. Y ya tenemos delito de no haberlo hecho antes, porque hemos estado 8 años a un par de kilómetros y nunca hemos tenido tiempo para descolgar el teléfono y reservar una de sus visitas guiadas.

Mirad, soy una apasionada de monasterios, palacios y castillos, me encanta visitarlos y ni el palacio de Topkapi en Estambul (palacio de palacios) me ha impresionado tanto como éste. Está cuidado al detalle y durante toda la visita tienes la impresión de que tras la puerta te va aparecer la propia condesa de Bureta acompañada de Agustina de Aragón. Ambas, heroínas de los Sitios, una por bravura y la otra por corazón; ambas, generosas como la gente de estas tierras y como el actual conde, Mariano, que sin miedo abre su palacio y te hace sentir como en tu casa. Yo sufría de que el gran grupo que íbamos rompiera por accidente alguno de los tesoros que se exponen en la casa. Todo estaba como si allí se viviera y lo ves a un palmo si quieres. La explicación es fantástica, aunque hoy no era el propio conde el que guiaba la visita.

Me contaban mis amigos alberitanos que el conde no ha recibido ayuda alguna en la rehabilitación del palacio y de hecho hay aún muchos objetos que restaurar (¿algún mecenas por aquí?). El gobierno de Aragón únicamente daba dinero si a cambio la familia donaba su tesoro más valioso, el archivo del palacio con documentación de los siglos XII a XIX.

El actual conde puede considerarse un héroe del siglo XXI que pese a las vicisitudes, salvó su palacio de la ruina y lo compartió generosamente con el pueblo llano. La condesa de Bureta abrió sus palacios para curar a los heridos y gastó su fortuna en ayudar a los necesitados, espero que el actual conde se haga de oro abriendo su palacio porque realmente se lo merece, un ambicioso proyecto que hoy pudimos comprobar va viento en popa.

Aprovechamos la visita para comer en el restaurante del Palacio, situado en las antiguas caballerizas, se come de maravilla ya sea de carta como de menú (20€) y para los que tenéis niños sirven menú infantil.

Os remitimos a la completa web del palacio y como no nos hemos atrevido a hacer ninguna foto, por no perdernos las explicaciones de la visita, os invitamos a que veáis las de su web, os haréis una idea de lo que os espera en este palacio-museo si vais a visitarlo.




También te puede interesar:


sábado, 7 de agosto de 2010

Centro de Interpretación "Valle del Huecha"



¡¡Muy bonito!! Eso es lo que nos ha parecido el nuevo centro de Interpretación "Valle del Huecha" en Albeta (Campo de Borja). Nos ha sorprendido su gran tamaño, en comparación a otros centros de interpretación de la zona, ¡fuera complejos! ¡tenemos mucho de que presumir! Con la boca abierta me he "quedao", así que vas a ver muchas exclamaciones en este post ;o)

Ahora, sólo hace falta una buena promoción y recordar que el mundo está globalizado y que el inglés es un idioma a tener en cuenta. ¡Qué síii! España no es un donuts y tiene un corazón encantador, y aunque a los de aquí les parezca extraño, tenemos muchos visitantes de fuera de nuestras fronteras. Pero, eso sí, si este blog comenzó, en parte, como un reto para abrir ojos, me doy cuenta de que se abren ojos insospechados. Más de una persona de estas tierras se asombra al descubrir, a través de nosotros, lo que se mueve a su alrededor y este museo puede ser el lugar donde compartir todo esto. La historia, los recuerdos, los paisajes, las tradiciones, la vida rural... en fin, ¡qué te voy a contar yo!, la gran belleza de la sencillez bajo la mirada de la montaña encantada, donde nace el pequeño río en torno al cual se guioniza la temática de este museo.

Si eres hijo de las Tierras que baña "La Huecha" o si eres "forastero" y quieres captar la esencia de las maravillosas gentes del Moncayo, no puedes faltar a la cita. Se te espera en Albeta y en nuevo museo.

Más información en la página del museo: http://www.valledelhuecha.com/





martes, 27 de julio de 2010

Verano en Villa Encanto.

En verano paramos poco por nuestra villa porque suele estar "okupada", pero gracias a una anulación de última hora vamos a poder pasar unos días y disfrutar del verano moncaíno. Realmente es una suerte, porque siempre nos quedamos con la miel en los labios cuando marchamos de Villa Encanto dejándola preciosa para que otros la disfruten. Al dirigirnos allí, a recoger las llaves, vamos preocupadillos porque a veces no la encontramos ni mucho menos como la dejamos pero tras la curva aparece Alcalá en lo alto del cerro y los nubarrones mentales desaparecen. Sólo porque conozcan este paraíso vale la pena, además son los menos los que no cuidan lo que no es suyo y por cierto, las familias francesas son una maravilla, yo creo que casi nos la dejan mejor.

Os hemos tenido unos días un poquito abandonados porque se nos han juntado las vacaciones con algunos problemas familiares, un familiar necesitaba de todo nuestro apoyo. Espero que estos días podamos captar más esencia de nuestra montaña para volcarla en el blog y compartirla con vosotros. Todo el campo está verde y nuestro jardín está precioso lleno de flores. Los caminos que recorrimos estos últimos meses, seguro tienen otro matices que nos van a sorprender.

Me preocupa un poco que este verano está algo ralentizado en los pueblos del Moncayo, no se publicitan apenas sus magníficas actividades culturales y festivas. La web de la comarca no cuelga los programas de las ferias medievales o lo hace tarde y éstas son más cortas. Vale que a mi no me gustaría que se masificara el Moncayo pero hay que echar combustible para que la maquina funcione. Todo esfuerzo tiene su resultado y hay que creer en la magia de estas tierras.

Os dejamos unas foticos de nuestro jardín con nuestro amigo el roble rebollo en un rinconcito porque tras la valla, la naturaleza continúa. Espero que os guste.

¡Ah! en facebook colgamos mucha información, es rápido y no nos cuesta tanto como mantener el blog actualizado, si no tenéis cuenta os animo a que la abráis y solicitéis nuestra amistad (decidnos que sois seguidores del blog que nos hace mucha ilu ;o)

¡Nos leemos y vemos pronto!

Cartas desde mi villa ;o)

Conoce Villa Encanto >>


lunes, 14 de junio de 2010

La Casa de Novallas

Fresquera de la "Casa de Novallas"

En nuestras andanzas por el Moncayo nos encontramos con rincones maravillosos y este sábado, aprovechando una visita a la Feria Morisca de Novallas, pudimos visitar uno. Se trata de "La Casa de Novallas", un museo donde su propietario Miguel Angel Notivoli se ha dedicado durante años a recoger y guardar los diversos objetos de la cultura tradicional de la zona que poco a poco van desapareciendo.

La Casa de Novallas pretende explicar de una manera clara y didáctica la utilidad de diversos elementos de la mejor manera posible, es decir, cada pieza en el lugar que le corresponde en la casa. También se puede contemplar en ella, una extensa colección de aperos de labranza expuestos en diferentes rincones de la casa y una original colección de nidos de pájaros en la falsa del tejado.


Tuvimos la suerte de que nos la enseñara el propietario y respondiera a todas nuestras dudas sobre el uso de muchos de los objetos, aportandonos también mucha información sobre antiguas costumbres locales. Miguel Angel es una persona entrañable a la que vale la pena conocer y a la que agradecemos mucho su generosidad y todas sus explicaciones. Os mostramos alguna "fotico" más al final de la entrada y os recomendamos que si viajáis por Tierras del Moncayo os acerquéis a Novallas para poder visitar esta encantadora casa y muchos otros rincones del pueblo y sus alrededores de los que os hablaremos en próxima entradas. Es nuestra segunda visita a Novallas, estuvimos anteriormente visitando su Belen viviente a principios del año (ver fotos en nuestros albums de Facebook) y estamos seguros de que volveremos pronto.

Aprovechamos también para mandar un saludo al arqueólogo Javier Navarro Royo, gracias al cual pudimos entrar a su ayuntamiento (antiguo castillo templario y museo arqueológico) para ver su documental sobre Novallas y los azudes del Queiles.

¡Ah!, olvidaba deciros que si queréis visitar este museo etnológico no olvidéis llamar antes al teléfono 610 242 528 para concertar cita, esperamos que os guste tanto como a nosotros.


lunes, 7 de junio de 2010

De Villa Encanto a Añón y el Salto del Brinco

Este sábado había muchas actividades y fiestas organizadas en las Tierras del Moncayo, así que nos inclinamos por la más cercana y el sábado partimos andando desde Villa Encanto (junto a Alcalá de Moncayo) hasta Añón de Moncayo. Allí, desde hace tres años se celebra el llamado "Salto del Brinco".

Como ya os dije en una entrada anterior "El Salto del Brinco" es una leyenda de las muchas del Moncayo que cuenta que la "Tía Luviges", mujer de extrañas y misteriosas costumbres, empujada por un violento cierzo cayó por el cortado del brinco, de unos 40 m., en Añón de Moncayo. Durante la caída las faldas inexplicablemente le hicieron de paracaídas resultando ilesa, posteriormente regresó al pueblo montada en un burro y al llegar a la plaza del pueblo cayó de mala manera y murió. El misterio siguió rodeando este hecho, ya que dicen, que en las noches de cierzo y luna llena algunos creen verla volar desde lo alto del barranco en la hoy llamada calle del "Salto del Brinco".

Fuimos andando desde Villa Encanto, un paseo que hacemos frecuentemente con los peques. El camino estaba lleno de flores silvestres que eran una preciosidad, me costó una intoxicación polínica aguda pero valío la pena. Además, Añón cada día está más bonito y sus vecinos lo llenan de alegría en cuanto tienen ocasión. Azucena te prometí un video de Añón, ahí va un adelanto ;o).

viernes, 28 de mayo de 2010

Purujosa: Fiestas en honor a la Virgen de Constantin.


Cuenta la leyenda que la entonces llamada Virgen de la Cueva de Purujosa fue visitada por el emperador Constantino en el siglo IV, motivo por el que pasó a llamarse Virgen de Constantin. El pueblo y el entorno es precioso, podéis verlos en nuestros videos de youtube. Si todo un emperador la visitó, tú no puedes dejar de hacerlo ;o)

lunes, 10 de mayo de 2010

Viajando en el tiempo por el Moncayo.

Este fin de semana la lluvia invitaba a hundirse en el sofá con un par de libros y visitar el Moncayo a través de ellos. Tenía dos libros sobre la mesa, una novela histórica sobre el poblado celtibero de Oruña (junto a Vera de Moncayo) y la historia del pueblo que al fondo del valle diviso desde Villa Encanto, Añón de Moncayo. Me cuesta digerir un libro la primera vez que lo leo, mi ansiedad de saber hace que los engulla demasiado rápido y hasta que no los leo una segunda vez no los saboreo en condiciones. Esta vez no fue diferente, ultimamente he paseado tantas veces por eso parajes que la curiosidad me podía y sin casi darme cuenta acabé los dos libros de un tirón. Una cálida luz iluminando mi rincón de lectura con el murmullo del televisor al fondo me transportó al pasado con el primer libro elegido.

"Oruña", de José Angel Monteagudo, es una pequeña novela donde el ahora y el pasado se entrecruzan. En el presente es inevitable preguntarse si las vistas de la montaña mágica que se ven desde el cerro donde se encuentran los restos de este poblado, hechizaron como a muchos de nosotros a sus antiguos pobladores. Estoy convencida que sintieron el poder y la fuerza de la montaña y eso les hizo sentirse protegidos. Aunque ahora la mayoría de los visitantes del yacimiento son turistas que van a disfrutar del medio, antaño vivían de él obteniendo caza, frutos, hierbas curativas, madera para construir y alimentar el fuego, metales que tañían en aguas briosas y tierra roja para sus vasijas. Un paraíso como éste sería codiciado por otros pueblos que acabarían con los fundadores de Oruña.



El segundo libro fue toda una sorpresa, "Añón de Moncayo, su historia y su entorno". Su autor se llama Pedro Antonio Serrano Luna y es propietario de una de las viviendas que hay en el castillo de este pueblo. Curiosamente comparto con Pedro Antonio la fecha de nacimiento, ¡qué casualidad! Al leer el prólogo del libro y las motivaciones del autor para escribirlo no pude evitar una gran sonrisa, ¡me sentí tan identificada con sus palabras! Al igual que él, pasé mucho tiempo en un pequeño pueblo muy humilde pero lleno de historia. Cuando paseaba por sus alrededores y lo contemplaba desde un cerro cercano me preguntaba quienes vivieron allí, quién habitó antes mi casa y cuantas pasiones surgieron en un sitio tan reducido. También me preguntaba cómo nació y porqué ahora parecía morir.

Hay escritores que se regodean en sus creaciones, tienen el poder de la palabra y se sienten semidioses pero les falta la humanidad necesaria para llegar a los mortales. Suenan bonito y parece inteligente lo que narran pero no transmiten (¿dónde he oído yo esto antes?), creo que sólo otros semidioses pueden entenderles. Por el contrario, la llaneza de los autores de estos dos libros y sus motivaciones a la hora de escribirlos nos trasladan fácilmente a otras épocas en lugares que tan bien conocen.

La noche de nuevo volvió a atraparme en sus redes de silencio, el crepitar del fuego ya se extinguía, así que me recogí y deposité los libros en la librería del salón. Allí esperarán a una nueva lectura, ya sosegada, y a futuros visitantes de Villa Encanto que, curiosos como yo, vuelvan a abrirlos y viajen en el tiempo a los bellos lugares que rodean la casa y que se describen en ellos.


Vistas del Moncayo desde el yacimiento de Oruña

viernes, 30 de abril de 2010

Puente de Mayo 2010

Queremos hacer tantas cosas este próximo puente que vamos a tener que bilocalizarnos como la Dama Azul de Agreda ;o).

Mañana es jornada de puertas abiertas en la Peña Zaragocista Huecha de Borja (una de las mayores peñas del Real Zaragoza) y unos amigos nos han invitado a asistir a la inauguración de la Exposición fotográfica sobre el montañero aragonés Carlos Pauner que se realiza en sus locales. Aprovecharemos para callejear por la señorial ciudad de Borja y luego nos dirigiremos a algunos de los muchos pueblos que se encuentran en fiestas por los alrededores del Moncayo.

La semana pasada visitamos el nacedero del Queiles en Vozmediano y el Museo de la Cetrería en Los Fayos. En estos días queremos seguir nuestro recorrido por los pueblos de la ribera del Queiles y acercarnos a visitar el Museo del Agua de Malón.

También tenemos una excursión pendiente a Talamantes y aprovecharemos las temperaturas primaverales para acercarnos andando desde Villa Encanto, me han dicho que este pueblo de la Comarca de Borja está precioso y queremos comprobarlo. Estuvimos ya hace unos años y nos gustó mucho el pueblo y su entorno, pero fue una visita muy rápida y no dio para mucho. Desde este pueblo situado en las lindes del Parque Natural parte una ruta que asciende a las Peñas de Herrera, castillos de roca que podemos admirar desde nuestra pequeña villa.

En Santa Martín continúan las jornadas micológicas de primavera, así que tenemos que encontrar un hueco para visitar de nuevo este precioso pueblo a las puertas del Parque Natural, al que nos asomaremos para ver como la primavera sigue despertando en sus bosques de hadas.

Mucha mandanga, ¿no? Bueno, llegaremos hasta donde podamos. En fin, espero coincidir con muchos de vosotros y a los que no podáis acudir os lo contaremos en los próximos días.

martes, 27 de abril de 2010

La Magia de la Montaña.

Ya no humea el Moncayo. La poción mágica está lista y desde las entrañas de la montaña se extiende por sus cavidades junto a aguas cristalinas que aunque parecieran de inocente pureza, antaño forjaron poderosas armas.

Paseamos por Morana, en Añón de Moncayo, muy cerquita de nuestra villa. Bajo nuestros pies, un mullido verde acolcha nuestros pasos y pequeñas mariposas azules nos guían hacia un torrente que desbocado corre entre las rocas. Regueros de poción borbotean bajo las piedras y nos intentan alcanzar pero precavidos preferimos evitarlos. Nuestras pequeñas amigas celestes se posan en las cabezas de los niños que ríen maravillados. Almorzamos con pan de Vera, sentados sobre una gran piedra que forma una honda poza en el joven Huecha y el sonido del agua oculta nuestras risas y voces.

Formamos parte del encantamiento que transforma el lugar hechizando a todos los que por allí pasan. El valle nos atrae hacia su interior pero un muro de agua impide el paso. Todavía no es el momento para conocer sus secretos, los barrancos son peligrosos y es demasiado el poder que se ha liberado. Tenemos que irnos pero el hechizo ha funcionado y regresaremos pronto, cuando la magia se pose y el exponerse a su belleza no duela tanto.

Cartas desde mi villa ;o)

Fuente de la Tana en Morana (Añón de Moncayo)

sábado, 17 de abril de 2010

La montaña escondida.

Viajamos hacia Villa Encanto a recibir a nuevos invitados y algo extraño sucede, mirando al horizonte descubrimos que nuestra montaña... ¡ha desaparecido! Podemos ver los perfiles de los pueblos a lo lejos y la cepas en formación a los lados del camino pero ni rastro de la sierra.

Llegamos ansiosos a Borja, allí el Moncayo se abalanza siempre gigantesco sobre la ciudad. En ocasiones, a la salida de este noble lugar, la montaña azul parece poder tocarse y da vértigo mirarla, un efecto óptico la hace extrañamente enorme. ¡Nada de nada! ¿dónde se ha metido?

Nos distraen los jóvenes verdes arrebullados en las ramas aún negras, la primavera remolonea. El frío de este largo invierno ha helado muchos brotes florales y el manto rosa de otros años no ha sido tan tupido. Los árboles se han esmerado más con su otro traje de gala para recibir como es debido a la nueva estación, enfundando sus ramas con un esponjoso y elegante guante verde que parece borbotear.

Empieza a ser preocupante que no asomen a saludarnos sus cimas nevadas... pero al fin aparece bajo una enorme capa que mágicamente la envuelve, haciéndola invisible. Cosas de nuestra amiga, bueno al menos no humea lanzándonos sus vientos. Tímida o bromista ya la hemos encontrado.

Al final de la tarde asoma de nuevo, cubriéndonos las espaldas cuando regresamos a Zaragoza. Dejamos en Villa Encanto a nuestros nuevos amigos y nos vamos con un poquito de pena pero también alegres por poder compartir nuestra montaña con gente que creemos sabrá apreciarla, eso sí, si se deja la guasona.

Cartas desde mi villa ;o)

Conoce Villa Encanto

jueves, 8 de abril de 2010

Hechizos modernos

Huyo de los cantos de sirena que me atrapan en mundos virtuales, sólo son espejismos que desaparecen con un clic. Hechizos con palabras vacías en un cerebro hueco de amor. Exijo una mirada que les dé contenido y una caricia que les dé emoción, todo lo que quiero cabe en un corazón.

Suena la música, de nuevo puedo oírla; recupero el tiempo y las horas vuelven a tener minutos. Siento como la brisa entra por los poros de mi piel hechizando mis pensamientos. Seres mágicos, burlones y tímidos me observan y ríen. Ellos no conocen la luz fría de una pantalla donde miles de almas se refugian. Recuerdo la mía allí atrapada...

Me asomo al abismo, cuanta soledad veo, siento y sufro... Les tiendo mi mano y les pido que vengan conmigo. En mi montaña cabemos todos -les digo, pero el pozo es muy hondo y no les llega la luz de mi cielo. Otra luz incandescente les atrae y creen brillar como luciérnagas, pero no es así... ¡Eh! el mundo esta aquí -grito, pero no tienen tiempo, todo va muy rápido y no hay suficientes horas en el día. Mi montaña me llama y tengo que dejarles, llega la noche gris y su silencio me acompaña, la luna brilla en la esquina de mi ventana y comienza a soplar el viento.
Cartas desde mi villa ;o)

En los mundos virtuales hay hechizos más peligrosos que los de la luna llena.

sábado, 3 de abril de 2010

Ruta circular: Purujosa y Barranco de la Virgen.

Todos conocemos la imponente silueta del Moncayo en el horizonte zaragozano. La mayoría de nosotros hemos hecho la típica excursión al monasterio de Veruela y a la zona de Agramonte o el pico de San Miguel, pero esto sólo es la punta de la montaña. El Moncayo es un gran territorio con múltiples paisajes diferentes. Conocer y dar a conocer las llamadas mil y una caras de este rincón natural y humano es un reto apasionante.

El Parque Natural se extiende por tres comarcas zaragozanas y pronto se ampliará por territorio de Soria. Había hecho alguna incursión en la comarca del Aranda pero nunca me había adentrado en las entrañas del Parque por este flanco, sin embargo, desde Villa Encanto lo tenemos a un tiro de piedra, al otro lado de la montaña que tanto miro y admiro. Quizás pronto nos atrevamos a coger el atajo y cruzarla, aunque esta vez decidimos utilizar el coche y seguir el cauce de un río Isuela alegre y cantarín hasta llegar a Purujosa, pueblo del que habiamos oído hablar mucho y bien en los últimos meses. El agua de deshielo bajaba y nosotros subiamos cuidadosamente por una carretera de montaña que bueno...., podría estar peor. Purujosa aparecía en lo alto de un risco y al descubrirla supimos que no nos habíamos equivocado eligiendo esta pequeña excursión, aquí también reinaba la magia del Moncayo.

Una preciosa zona recreativa junto al río nos recibía a los pies de Purujosa y decidimos aparcar el coche junto a ella para evitar quedar atascados en las estrechas callejuelas de este pueblecito. Mas tarde comprobaríamos que se puede subir perfectamente hasta la zona alta donde se ha preparado un pequeño aparcamiento. Eso sí, sin saltarse el semaforo en rojo que hay en su calle principal, éste es el municipio más pequeño de España con semáforo; parece ser que se colocó para evitar disputas ya que el único acceso al pueblo se estrecha impidiendo el paso de dos coches en un tramo bastante largo. Iniciemos nuestro paseo junto al famoso semáforo, se trata de una pequeña ruta circular que nos ayudaría a conocer este pintoresco pueblo y uno de los característicos barrancos de la zona. Se puede decir que ha sido una pequeña incursión donde hemos tomado buena nota de nuevas futuras excursiones. El sendero que os mostramos en el video lo describe maravillosamente Ramiro Adiego aquí>>. Es muy cortito y sencillo de realizar por lo que podemos recorrerlo con niños. Nosotros volveremos pronto sin ellos porque hemos descubierto nuevos caminos que recorrer y castillos que conquistar, me entenderéis cuando visitéis este fabuloso valle de leyenda. ¡Ah! se me olvidaba deciros que Purujosa está envidiablemente arreglado y conservado, es una delicia pasear por sus calles.

Enlaces recomendados:

viernes, 26 de marzo de 2010

La ruta de los Bécquer

Entre almendros y parajes encantados paseaban los hermanos Bécquer durante su estancia en el monasterio de Veruela, así que nosotros quisimos recorrer junto a ellos los lugares que luego plasmaron en sus dibujos y leyendas.

Esta ruta está bien señalizada con postes o marcas lilas y blancas en los diferentes cruces de caminos. Si tenéis cuidado en no despistaros, podréis llegar a Litago sin perderos ninguno de los puntos en los que se nos explica la ruta, con grabados de Valeriano y textos de Gustavo Adolfo.

El punto de partida está situado en el parking del monasterio, sólo hay que cruzar la carretera y seguir por el camino donde se encuentra la cruz negra, allí el poeta esperaba sentado la correspondencia de Madrid. Este primer tramo está señalizado con postes que nos dirigen hacia Trasmoz, pasando antes junto al yacimiento de la Oruña al que os recomendamos que os acerquéis y contempléis las vistas de la montaña mágica que sus habitantes antaño seguramente adorarían.

En Trasmoz la ruta se desvía antes de entrar en el pueblo, para rodearlo y alcanzar el castillo, pero también os recomendamos que paseéis por sus calles y entréis al museo de la brujería si lo encontráis abierto, además podréis comprar uno de sus deliciosos quesos de cabra para el almuerzo.

Nos asomamos al cementerio y tras la visita al castillo toca hacernos la foto con uno de nuestros ilustres compañeros de viaje, junto al castillo una bonita estatua de Gustavo Adolfo Bécquer mira a la montaña que como a nosotros un día le hechizó.

Volvemos al camino y tomamos la pista de tierra que tras el cementerio se dirige a Litago, enseguida encontraremos el barranco por donde cayó una de las brujas más famosas del pueblo, la tía Casca. En este tramo un fuerte viento nos acompaña y nos asomamos con miedo a donde antiguamente habría un profundo barranco, ahora cegado.

Seguimos paseando entre almendros en flor pero el paisaje va cambiando y aparecen carrascas y vegetación de monte. En todos los cruces de caminos encontraremos las marcas que os comentamos al principio, buscadlas siempre y no vayáis por los marcados con una cruz. Costará un ratillo pero pronto veréis Litago a lo lejos, el camino transcurre entre huertas y campos donde seguramente os cruzaréis con los hombres que los trabajan. Pronto entraréis en este pueblo y en su plaza podremos leer el último y emotivo cartel de esta ruta maravillosa. Sólo nos queda tomar un buen reconstituyente en el bar "Los cazadores" muy coqueto y acogedor, aunque por fuera no lo parezca, y volver por donde hemos venido, satisfechos de haberlo conseguido para poder contároslo después y compartir con vosotros todas las fotos que sacamos en el correspondiente video. Hasta la próxima ruta.

miércoles, 24 de marzo de 2010

Ya hace un año...

Un 24 de marzo, ya hace un año, os contaba la historia de un encantamiento que al parecer ha sido bastante contagioso por el número de visitas que hemos tenido. No os voy a aburrir dándoos cifras, sólo deciros que una media de 900 visitas mensuales es todo un logro para nosotros. Digo nosotros porque aunque escriba yo, tengo un compañero de aventuras al que llevo de un lado para otro, siempre refunfuñando pero que disfruta de esta historia tanto como yo.

Empezábamos muy timidamente y según cogíamos confianza nos íbamos soltando. Nosotros queríamos mostrar a nuestros amigos del Moncayo que vivían en un sitio privilegiado, porque a veces no nos damos cuenta de lo que tenemos hasta que no lo valoran fuera. Y lo que el Moncayo tiene no sólo son fabulosos paisajes, el Moncayo son sus pueblos, son sus gentes, ellos son los que lo hacen único. En nuestras andanzas hemos conocido a más buena gente que nos han apoyado y seguido durante estos meses y a los que esperamos no decepcionar nunca.

Hemos hecho una pequeña selección de fotos realizadas por nosotros, la mayoría, excepto 2 ó 3 que hemos tomado prestadas (espero que no importe a sus autores). Creemos que captan la belleza de los rincones que visitamos y la variedad de paisajes que se pueden encontrar en estas Tierras. Desde Villa Encanto tenemos el privilegio de poder disfrutar de la grandiosidad de esta montaña, sus vistas sabéis que son privilegidas pero no es un paisaje estático, muy al contrario varía constantemente y siempre consigue sorprendernos. A veces pensamos y comentamos a nuestros visitas que ya estamos inmunizados a su encanto, pero afortunadamente pronto comprobamos que no es así. Como hemos dicho en nuestro muro de Facebook, nos queda la espinita de no haber visitado más la cara oculta del Moncayo, la comarca de Aranda es un paraíso escondido que tenemos aún que descubrir pero hay un nuevo año por delante y muchos planes en los que la incluimos. Os dejamos el vídeo, disfrutadlo.

Cartas desde mi Villa ;o)

jueves, 18 de marzo de 2010

Restauración de los cabezudos del Santuario de la Misericordia

Emocionante y bello montaje de la restauración de los cabezudos del Santuario de la Misericordia. A mis hijos les daba miedo asomarse a la sala del Santuario donde estaban arrinconados y arruinados, ahora ya es otra cosa. Una tradición más que no se pierde y que alegrará de nuevo a muchos de los que un día corrieron delante de ellos.

miércoles, 17 de marzo de 2010

Moncayo en Marzo.

La primavera tarda un poquito más en llegar al Moncayo aunque ya despuntan las flores en los almendros. Este fin de semana la nieve cubría toda la sierra y una egoísta bruma intentaba esconder el paisaje. El gris manda todavía y algunos negros árboles del camino parecían no haber superado el invierno, espero que les quede algo de savia que vuelva a hacerlos brotar esta primavera.

Pronto una alfombra de árboles rosados nos dará la bienvenida a estas tierras y la nieve iluminará el cielo más azul que jamás hayáis visto. Los verdes despertarán y competirán en belleza con el color del cielo, desplegando todas sus gamas. Y yo no podré evitar admirarlos, como si fuera la primera vez... Pasaremos Veruela y los estirados chopos lucharán por ocultarnos el horizonte, una brisa moverá sus hojas llamándome, giraré la cabeza y allí estará como siempre, esperándonos, mi dulce (cuando quiere) y poderosa montaña...

lunes, 15 de marzo de 2010

La leyenda del tesoro de los Bécquer

¿Imaginarían los Bécquer que ellos también formarían parte de una leyenda?

Esta leyenda surge para explicar los viajes de los hermanos Bécquer al monasterio, atribuidos a varios intentos de localizar un tesoro, del que habían tenido noticia en su primer viaje.

Cuenta como Gustavo Adolfo, un día que paseaba sin rumbo, creyó dar con la pista del tesoro: la bóveda que conducía a un subterráneo donde existían objetos de gran valor. Sin embargo, para extraer éstos se necesitaba un gran número de obreros. Gustavo Adolfo lo contó a Valeriano y ambos vivieron con la esperanza de comprar algún día aquel terreno. Al morir Valeriano, su hermano refirió la historia a su amigo Bernardo Rico y éste a Manuel Alhama Montes “Wanderer” quien fue a Veruela hacia 1898 a buscarlo. Sólo encontró una cueva llena de escombros y abejas que le atacaron en masa y abandonó definitivamente la búsqueda. En todo caso, el verdadero tesoro que los Becquer legaron en Veruela fueron sus cartas y sus dibujos.


En el monasterio de Veruela se encuentra el "Espacio Bécquer", ubicado en la cilla del monasterio. Esta exposición permanente pone al alcance de los visitantes imágenes y textos de los artistas que muestran el profundo análisis que llevaron a cabo en las Tierras del Moncayo.  Encontrarás más información sobre este espacio y el monasterio aquí>>

Fuente: COLECCIÓN RUTASCAI por Aragón nº4


Cuevas de Añón de Moncayo

martes, 2 de marzo de 2010

Señales.

¿Creéis en las señales? Yo sí. Hoy llegaron a mis manos las memorias manuscritas de mi abuelo, aquel dulce y pequeño viejecito al que todos mimaban era un desconocido para mí. Su infancia fue muy dura, su madre murió en el parto y nunca pudo conocerla pero sí a una larga lista de madrastras que no le trataron bien, de hecho en plena guerra mintió en su edad para poder alistarse en el ejercito donde creía que no necesitaría robar para poder comer. ¿Sabéis? Yo hablo muy bajito y el quedó sordo en la guerra, una granada le explotó muy cerca y le destrozó los tímpanos. Para mí era complicado comunicarme con él, no me gusta gritar y su audífono no era suficiente para mi bajo tono de voz.

Una tarde de otoño me encontré casualmente con él, sentí que algo raro ocurría y se lo comenté a mi madre. Unos meses más tardes moría tras un derrame y en su dulce lecho de muerte me dijo por primera y única vez cuanto me quería. Nunca olvidaré ese día, ni tampoco sus siempre infructuosos intentos por contar chistes, se moría de risa y era imposible entenderle pero toda la familia acabábamos encanados cuando lo hacía.

Ayer también encontré uno de los primeros apuntes de mis sensaciones sobre el Moncayo, hace ya unos añitos. Voy llenando todos los papeles a mi alcance de notas que se me van ocurriendo cuando realizo otras tareas, en el autobús en papelillos de mi bolso, en la publicidad del supermercado cuando recojo la cocina, en libretitas, en el papel del reciclado... De vez en cuando las voy pasando a libretas más localizables.

Me encantaría saber escribir y comparando con aquellas primeras notas veo que voy mejorando, ahora sería incapaz de colgar aquel texto en este blog. Todo lo que me ha ocurrido estos últimos años ha sido una concatenación de elecciones rápidas basándome en posibles señales que he creído ver. Según voy consiguiendo metas voy creyendo aún más en esas señales y aprovechando las oportunidades que a su alrededor se generan, por supuesto también creo en el estudio, el trabajo y el esfuerzo. Encontrar estos manuscritos de mi abuelo y comparar la evolución de mis pobres escritos me hace plantearme nuevos retos; algún día conoceréis la historia de mi abuelo o al menos la de alguien que podría haberlo sido...

Bueno, ya tuve dos hijos, creo que escribiré un libro y lo de plantar un árbol en el Moncayo lo tengo fácil y vosotros también. La semana pasada hubo plantaciones en Grisel y este sábado serán en Trasmoz y en Alcalá. Nuevas Quercus Iles (encinas) repoblarán el somontano del Moncayo. Así que cubo y pala y "pa'l Moncayo".

Uy, de mi abuelillo andaluz a la plantación de árboles. No, si las señales las veo pero a veces los caminos por los que me llevan desparraman un poco :o).

Cartas desde mi Villa 

lunes, 22 de febrero de 2010

"LA TORRE"


Cerca de Añón de Moncayo existe una roca llamada "La Torre", pues cuenta la leyenda que dicha roca estaba cubierta por abundante hiedra y que un pastor subió por ella para coger un nido de halcones que había arriba, y parece ser que en castigo ya no pudo bajar nunca más de la roca.

jueves, 4 de febrero de 2010

Un futuro verde y azul.

Queridos amigos:

Os va a chocar pero tengo la estrafalaria idea de que el futuro no es gris y metálico sino verde y azul como mi Moncayo. Un buen día descubriremos que las ciudades no son esplendidas y alegres, sino lúgubres y frías. Nos daremos cuenta que no es bueno estar siempre a la defensiva y que vale la pena conocer a las personas que te rodean. El futuro que describen las novelas y películas de ciencia ficción nunca existirá porque un día, al fin, recapacitaremos y dejaremos de autodestruirnos.

Viviremos en entornos saludables que cuidaremos y amaremos, huiremos de la estúpida idea de vivir en ciudades que compiten por extenderse y acicalarse exteriormente sin cuidar antes y ante todo el bienestar de las personas que las habitan, si es que queda alguien en ellas porque seguramente volveremos al campo... las ciudades dejarán de tener sentido.

Veneraremos y mimaremos a nuestros mayores. Los niños recuperarán la imaginación y jugarán en pueblos o pequeñas ciudades donde todos se conocerán. Estos pueblos no lucharán por acaparar servicios básicos y los que tengan los compartirán con otros pueblos cercanos. Cuidarán su entorno hasta donde la vista les llegué y estarán tranquilos de que otros ojos velarán el otro lado del horizonte.

Por supuesto, en mi futuro no permitiremos que nuestro vecino pase hambre y frío porque nos gustará pensar que él también nos echaría una mano si lo necesitáramos. Volveremos al trueque, no generando basura innecesaria. Los oficios más valorados y demandados serán los que creen sin destruir y los que recuperen instrumentos que nos hagan más fácil la vida pero no nos esclavicen. Además, nos molestaremos en conocer bien a las personas y no en tener mil llamados amigos reflejados en una pantalla.

Seremos tan felices... Casi tanto como yo lo soy cuando el encanto del Moncayo me envuelve y la sencillez se apodera de mi razón, expulsando los espejismos que el materialismo crea en mi mente.


Cartas desde mi Villa



Moncayo azul y verde



lunes, 1 de febrero de 2010

¡IMPRESIONANTE TRASMOZ!

Fotografía de Angel Bozal

Entradas relacionadas>>

Excursión del Club de Senderismo Horcajuelo: Pomer PR-Z17

Pomer PR-Z17 COMARCA DEL ARANDA
Club de Senderismo Horcajuelo
14 de febrero 2010

Hora y lugar de salida: 9 horas en el albergue de Pomer
Recorrido: 12.3 km (sendero circular)
Desnivel: 290m
Duracion: entre 3h y 3h 30′

Observaciones:
La organizacion no se hace responsable de problemas surgidos durante la actividad. Llevar almuerzo, agua, chubasquero, etc. La intencion es comer de picnic despues de la excursion en el pueblo.

MUY IMPORTANTE: Confirmar asistencia a la actividad, todos los que vayan a participar, INCLUSO SOCIOS DEL CLUB. Más informacion y confirmaciones en el teléfono 669 870 380, o en la dirección de correo pilar3003@hotmail.com
Fuente: ambel.org

domingo, 31 de enero de 2010

Un lugar donde SER.

"Ambición de ser y no ambición de tener."

Quiero ser amada, amiga, apreciada, protegida, respetada y saludada. No ser el ciudadano número mil o el fantasma del tercero izquierda al que a veces te ves obligado a saludar. No quiero tener una buena posición, una gran casa, un coche supersónico, mil conocidos... sólo quiero ser y que sean.

Pero... ¿donde ser?, ¿donde estar? Busco un lugar donde ser, un lugar donde quedará lo que fui y no lo que tuve. Quiero ser feliz e infeliz en ese lugar. Un lugar donde tu casa sea el hogar de "fulanita", junto al hogar de "menganita" y donde éstas se saluden amistosamente cuando se crucen por la calle.

Mis hijos crecerán en ese lugar y aprenderán a "ser". Se sentirán protegidos, queridos y cuidados. Juntos aprenderemos de la naturaleza, al otro lado de la ventana. Mirarán el mundo desde esa misma ventana, sin adornos y sin tanta parafernalia. Las golondrinas nos alegrarán la primavera y los hielos nos mostrarán que no todo es fácil en la vida. Seguro que sufriremos vicisitudes , hay muchas piedras en el campo y no todo el monte es oregano, pero seremos y estaremos donde queremos.

Yo encontré ese lugar donde fui y donde pronto seré. Lástima que para ser y estar, primero haya que tener...

Cartas desde mi Villa ;o)


Volveremos...