Otoño



Ayer llegabamos de noche a Villa Encanto y no ha sido hasta esta mañana cuando al abrir la ventana nos hemos encontrado con nuestro Moncayo estrenando traje. Hoy no hemos podido desplazarnos a esos bellos bosques de cuento, pero desde la casa los hemos contemplado largamente, embelesados y hechizados mientras desayunabamos. La cosa es que cuando he despertado de este nuevo encantamiento, el café ya estaba frío.


Comentarios

Entradas populares de este blog

10 cosas que no puedes dejar de hacer en la Comarca de Tarazona y el Moncayo.

LA CUESTA MÁGICA DEL MONCAYO

Las propiedades mágicas del muérdago