jueves, 19 de diciembre de 2019

¡Ojo avizor! ¿Quebrantahuesos de nuevo en el Moncayo?

Vuelo del quebrantahuesos por David Gil (algunos derechos reservados)


En los últimos años se han registrado numerosos avistamientos de diferentes ejemplares de quebrantahuesos sobre el macizo del Moncayo; también en Calcena, las Peñas de Herrera, Añón de Moncayo, Beratón e incluso en los conglomerados de Los Fayos. Pero eran aves de paso, jóvenes exploradores que al independizarse de sus padres recorren largas distancias, volviendo a sus lugares de origen para encontrar pareja y formar un nido.

El hábitat existente en el Parque Natural del Moncayo era el indicado para su asentamiento por lo que durante el 2001 se habían instalado dos reproducciones de esta especie en la muela de Añón de Moncayo para la atracción social de la especie (maquetas de poliéster y fibra de vidrio), con la esperanza de que sirviera de reclamo pero sin mucho éxito hasta que desde hace ocho meses de manera ininterrumpida vuela sobre el Moncayo una pareja de quebrantahuesos supervisada constantemente por los Agentes de Protección de la Naturaleza (APN) del Gobierno de Aragón, con la esperanza de poder confirmar finalmente su nidificación en nuestro territorio.

Curiosamente en el mes de septiembre técnicos de la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos observaron uno de los ejemplares rompiendo huesos muy cerca del lugar donde se ubican los señuelos.

El quebrantahuesos es una especie fácilmente reconocible por sus alas largas y estrechas y por su cola larga en forma de rombo. Además de tener la cabeza recubierta de plumas, al contrario que el resto de buitres. Esto se debe a que “el quebrantahuesos no introduce la cabeza y cuello en los cuerpos de animales muertos, sino que es una especie osteófaga (de hecho, es la única ave que se alimenta casi exclusivamente de huesos)... Cuando estos son demasiado grandes para poder tragarlos los agarra con sus patas y los deja caer en zonas rocosas para partirlos en fragmentos más pequeños que pueda ingerir. Esta práctica no es para comer el tuétano, como mucha gente cree, el quebrantahuesos ingiere el hueso entero, pudiendo tragar trozos de hasta 20 cm de longitud.


Reproducción de quebrantahuesos por el turiasonense Paco Ventura,
uno de los mejores escultores de naturaleza en España

Las parejas de quebrantahuesos se forman al comienzo de la madurez y se mantienen durante el resto de la vida. Son sedentarias y se reproducen cada año en un único nido que construyen a la entrada de una cueva o en alguna repisa protegida contra los vientos. La época de celo se inicia en septiembre u octubre, realizándose las puestas (normalmente de dos huevos) entre diciembre y marzo. Ambos padres se turnan para incubar los huevos durante dos meses y luego continúan haciéndose cargo de los polluelos de forma conjunta, pero no evitan que el polluelo más fuerte acabe matando al débil, como ocurre también en las águilas.

Tras 4 meses en el nido, el pollo superviviente madura lo suficiente como para emprender su primer vuelo, pero continúa siendo alimentado por sus padres, a los que ahora acompaña y aprende de ellos a alimentarse por sí mismo. Este periodo de aprendizaje dura entre 95 y 247 días, al cabo de los cuales se produce la emancipación." Wikipedia.

El Moncayo es un hábitat potencial para albergar 3 o 4 parejas de quebrantahuesos ¿Será esta la primera? ¿Veremos un pequeño quebrantahuesos volar sobre el cielo del Moncayo el próximo año?. Mira para arriba durante tus paseos y cuéntame si los ves. Nosotros estaremos también ojo avizor y con la cámara cerca.




miércoles, 18 de diciembre de 2019

Tesoros gastronómicos del Moncayo: visitamos un obrador de miel en Ambel.




Si ayer te hablaba de los adornos artesanales de ganchillo en Ambel, hoy te traigo la labor de otras pequeñas artesanas: las abejas. Precisamente fue en ese mismo pueblo donde asistimos hace unos días a una actividad de apiturismo en uno de sus obradores de miel y fue toda una sorpresa…

Ya en la mielería fue grato comprobar que había asistido mucha gente y entre ellos varios niños, alguno de ellos bastante angustiado por si aparecían las abejas de un momento a otro, ya que ya habían probado sus aguijones en alguna ocasión. Una vez Paula comenzó a explicar cómo se organizan y trabajan estos pequeños insectos creo que comenzaron a caernos a todos un poco mejor y me di cuenta de lo bonito que es conocer esos otros pequeños mundos de los que tanto depende la salud del nuestro. No tenía ni idea de lo curioso que era el de las abejas, tampoco te voy a desvelar mucho porque como allí lo explican tan bien, quiero que vayas un día y te sorprendan como a mí.




Después de la explicación con el apoyo de una presentación de Power Point, pasamos a conocer las instalaciones donde extraen la miel y otros productos de los paneles de sus colmenas. Ellos utilizan una especie de centrifugadora para ello aunque previamente tienen que eliminar la cera que tapona las celdillas, esto prefieren hacerlo de forma manual. Una vez cuidadosamente extraído y limpio de impurezas este tesoro gastronómico del Moncayo, lo envasan en diferentes formatos para su venta. Eso sí, sólo pura miel sin aditivos y sin engaños. Has de saber que la miel no caduca, es más... en excavaciones egipcias con más de 2000 años fueron encontradas vasijas con miel ¡que aún eran comestibles!




La miel es un edulcorante natural que hay que consumir en su justa medida. Las hay de diferentes sabores según el polen de las flores o mielatos con la que la elaboran pero todas tienen excelentes propiedades y son una fantástica forma de ingerir calcio, potasio, sodio, manganesa, magnesio, cobre, fósforo, zinc, vitaminas A, B y C. A mi me gusta especialmente la de encina porque es menos dulce y no tiene ese picor característico de la miel; hace un tiempo me enteré que la recolectan prácticamente elaborada del mielato que gotea en las bellotas y que incluso pude probar directamente. Esa historia no te la he contado todavía…. Sí, ya sé, he estado un poco desconectada y se me ha acumulado tanto que enseñarte… Poco a poco… Voy a tener que tomar más miel para energizarme y aumentar mis niveles de serotonina porque a veces me meto en mucho lío y se me hace un poco cuesta arriba pero no me rindo y alcanzo la cima que sea, hasta la del Moncayo cuando se deja.




Mielato goteando de la bellota de una encina.


De momento por aquí sigo, últimamente más en la casa rural “Cuenta la Leyenda” de Bulbuente que es la que me tiene tan absorbida tras un año de apertura. Está funcionando bastante bien y gustando mucho. Hemos seguido mejorándola estos meses, teníamos aún que terminar cosas pero ya casi está preparada para nuestro siguiente paso y cima a conquistar, ya te iré contando…

Termino ya pero no sin antes invitarte a que conozcas el obrador de miel de “Apijuanlu”, puedes hacerlo durante los sábados que quedan en diciembre en dos horarios diferentes. Tanto si eres de la zona como visitante estoy segura de que esta dulce visita te gustará tanto como a mi. En el siguiente cartel encontrarás toda la información. ¡Nos leemos!



martes, 17 de diciembre de 2019

Ambel y su original decoración navideña de ganchillo, el antiguo encaje de los pobres.




¿Quién nos iba a decir que lo que nació como imitación del encaje de los ricos allá por el siglo XVI, se iba a convertir en una moda en el siglo XXI? 


Aunque evolucionó y ya a comienzos del siglo XIX se creaban patrones de ganchillo para fundas de objetos, cestas, alfombras, pantallas de lámparas, manteles, carteras, gorros, chalecos y mil usos más; sería en las décadas de 1960 y 1970 cuando el ganchillo o croché (galicismo de crochet) despegó como un medio de expresión decorativo y artístico.


En los últimos años nos hemos encontrado por el Moncayo con diferentes manifestaciones de este arte, pero ha sido en Ambel donde nos han sorprendido con una espectacular decoración navideña que vienen preparando desde el mes de octubre, mes en el que comenzó un taller de ganchillo para todo aquel que quisiera aprender y colaborar en la elaboración de originales adornos navideños.













Pregunto a la joven alcaldesa de Ambel, Paula Trívez, por cómo surgió todo esto y me cuenta lo siguiente:


“Lo primero que realizamos fue el árbol de ganchillo de la Plaza la Villa. Creo que fue en el 2016… Me gustó mucho el que habían hecho en Pozuelo (a nosotros también) y les propuse hacer algo similar a las mujeres del pueblo. Así pues, fabricaron entre todas la manta para cubrir una estructura que fabricó el herrero que había en el pueblo en ese momento. Fue complicado hasta que consiguieron sacar la forma de cono pero el resultado fue genial.


Al año siguiente, con la ayuda de una tía mía que asiste y organiza talleres de adornos de ganchillo en Molina de Aragón fabricaron estrellas para colgar del balcón del ayuntamiento. Y ya este año, al empezar con los talleres a principio de noviembre ha dado tiempo a hacer bolas de navidad, más tiras de ganchillo para cubrir troncos de árboles, más estrellas para adornar el balcón y algún árbol del municipio y también campanas y aros forrados de ganchillo.


Por cierto, aprovecho para dar las gracias a todas las mujeres que han colaborado y también a mi tía por ser tan buena maestra”.


Yo también te agradezco Paula tu colaboración en esta ocasión y en otras cuando nos informas de todo lo que organizas en el municipio, que es mucho y bueno.









Ambel es un pueblo de la comarca del Campo de Borja con mucha historia, con un palacio conventual impresionante de propiedad privada y su iglesia, una bonita ermita con torre mudéjar dentro del casco urbano, numerosas casas palaciegas, bonitas tradiciones, varios árboles monumentales como las encinas gemelas del conde Dusmet de las que ya te hablé en otra ocasión o sus olivos centenarios. Son tantos sus encantos que estoy segura de que pronto volveré a sorprenderte con ellos, ¡y esta no es la primera vez que lo hago!. Te puede interesar: