domingo, 29 de mayo de 2011

I Calcenada Cultural Encanto del Moncayo: Añón-Aranda-Calcena

Querido/a encantado/a

Aunque las últimas semanas he estado un poco desconectada debido a un montón de compromisos ineludibles, retomo el blog con muchas cosas que contarte ya que el pasado fin de semana conseguimos escapar de todas nuestras obligaciones y dar la vuelta al Moncayo en 48 horas, en lo que hemos llamado “I Calcenada Cultural Encanto del Moncayo” en honor a nuestros vecinos de Calcena y su vuelta anual al Moncayo andando, corriendo, en bici o a caballo. Nosotros somos más comodones ya que fuimos motorizados pudiendo abarcar así más territorio.

Recorrimos muchísimos lugares pero nos quedaron muchos más por ver, por lo que seguro que habrá una II, III y quién sabe cuantas más vueltas a nuestra montaña. En cada lugar que visitábamos descubríamos nuevos caminos y sitios, una autentica locura para mí que siempre quiero ver hasta el último rincón pero más para mi compañero de viaje que acaba hasta el gorro de Moncayo y fotos. Vimos nuestra montaña desde todos los flancos en su maravillosa primavera.

Moncayo desde Cueva de Agreda (Soria)

Partimos de Campo de Borja donde dejamos a los niños con sus abuelos para ir más libres, encaminándonos a la Comarca de Tarazona para dormir en Villa Encanto. El sábado cruzamos el Parque Natural del Somontano del Moncayo y entramos en Soria por Vozmediano. Pasamos de largo en Agreda con gran dolor de mi corazón pero necesitaría un día completo para visitarla. Primera parada en un privilegiado pueblecito del Moncayo soriano llamado Cueva de Agreda donde visitamos la legendaria cueva que ha dado nombre al pueblo, del que parte el camino que asciende a la cima del Moncayo por su vertiente soriana, su paisaje es espectacular. Abandonamos Castilla y de nuevo en Aragón entramos en la provincia de Zaragoza por la Comarca del Aranda. El camino hacia Purujosa era de una belleza tal que tuve que reprimirme para no soltar alguna lagrimilla de emoción y evitar que mi pareja me tomara el pelo. Me encanta cuando llueve en el Moncayo, chispeaba entonces y la humedad de los diferentes bosques destacaba aún más su gran encanto. Ya conocía Purujosa y aunque era mi segunda visita me sentía como en casa, capturé con mi cámara sus rincones maravillosos y después de comer en el albergue nos dirigimos a Gotor pasando por el impresionante barranco de Calcena, sigo con la boca abierta desde que vi sus cortados y las panorámicas de la sierra de la Virgen y de la del Tablado.

Rincón de Purujosa.

Ya en el valle de Aranda nos instalamos en una casa rural de Gotor, “Los Lilos”, un alojamiento muy recomendable del que te hablaré en posteriores entradas. Toda la tarde del sábado la dedicamos a recorrer Illueca, su castillo, sus calles y plazas, iglesia y ermitas y su parque junto al río. Estábamos agotados ya que se despejó y el sol picaba con gusto, así que volvimos ya de noche a Gotor donde tomamos unas copillas en la magnifica terraza-bar de la casa rural y nos fuimos a descansar, el domingo iba a ser muy intenso. Cuesta madrugar cuando se está tan a gusto en el lecho, los gallos del pueblo intentaron despegarnos de la cama sin conseguirlo. Al fin la jota que sonaba en la megafonía para anunciar un bando nos convenció: “Voy a subir al Moncayoooo, donde las águilas duermeeen”. Al Moncayo no íbamos a subir pero teníamos una gran lista de sitios que visitar. Hubo que seleccionar y decidimos dedicar la mañana a conocer Aranda del Moncayo y el embalse de Maidevera. El pueblo y su embalse son muy, muy chulos.

Después de comer y despedirnos de los entrañables propietarios de “Los Lilos”, prometiendo volver, retornamos al valle del Isuela y recorrimos las calles de Calcena cuyos habitantes tienen que tener unas piernas que ni te cuento, calle arriba, calle abajo… uf, que pedazo de cuestas.

Calcena.
Se acababan nuestras 48 horas y había que despertar y volver a la realidad. Que lástima no poder volver a entrar en Campo de Borja por Tabuenca y completar el círculo. Vuelta a la ciudad pensando ya en todo lo que tenemos que mostrarte, impresiones, imágenes y lugares que poco a poco te iré detallando en próximas entradas.

¿Te apetece una vueltita rápida por el Moncayo? ¿Sí? Pues aquí te dejo un video resumen de la nuestra. Aviso de que en ocasiones la ruina es bella pero en otras caótica, he intentado mostrar la primera aunque no siempre ha sido fácil. No todo es así, si no existieran algunos desastres que he visto sería un viaje de ensueño posible de realizar con un poquito de sentido común, cuidando la arquitectura popular y monumental, respetando las fachadas, sin tanto hormigón, sin renegar de las raíces y sin “pirineizar” lo moncaíno.




Enlace recomendado:

2 comentarios:

  1. ¡Pero cuanto os cundió el fin de semana! Que pasada. Ah! A mi también me encantan esos días de lluvia en los que el bosque exhala humedad. Y el video muy bueno, te lo cogeré prestado para mi blog jajaja. Abrazos!

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Ya te digo que nos cundió!! Pero nos quedamos con ganas de más. Volveremos pronto.

    Ya sabes que estás en tu casa, sirvete tu mismos ;o) Besos!!

    ResponderEliminar