miércoles, 18 de diciembre de 2013

La Sinagoga de Ágreda


Ya sé que me dirás que convivir bajo el yugo del más poderoso es más bien soportar, pero presume Ágreda de ser "Villa de tres culturas" porque en ella coincidieron cristianos con musulmanes y judíos antes de que fueran expulsados, allá por el siglo XV, cuando los autoritarios Reyes Católicos impusieron una única religión. Cuentan que antes de la expulsión, judíos y cristianos convivían en el barrio de la Peña y no separados en una aljama, como sí hacían los moros que tenían su propio barrio.

Tres culturas que dejaron su huella en esta hermosa villa cuyo encanto hace tiempo me enredó y a la que no puedo evitar volver siempre que tengo la ocasión. Fue precisamente hace unos días cuando regresé para probar uno de los productos estrella de su gastronomía: el cardo Rojo de Ágreda.

Tras las visita guiada a las huertas árabes donde se cultiva, me dirigí a un nuevo restaurante que han abierto, donde cuenta la tradición se encontraba la Sinagoga que tras la expulsión de los judíos fue confiscada y cedida al Concejo de Ágreda  para que en su solar pudieran levantar el Ayuntamiento. El edificio datado en el siglo XII que se compone de una sola nave con ábside románico parece más ser una pequeña iglesia cristiana que un templo hebreo (y ayuntamiento no fue...). Lo cierto es que no hay pruebas que nos certifiquen ninguna de las dos cosas ya que no se han encontrado signos de ninguna de las dos creencias en las excavaciones arqueológicas realizadas. Como buena ingenua que soy, voy a creer pues en lo que me cuentan y voy a considerarla como Sinagoga, ya sabes que soy una romántica y me encanta creer en las historias que me cuentan.

La Sinagoga también fue colegio.


A lo que pudo ser templo no se le conoce santo y lleva 500 años sin tener uso religioso, creo que fue vivienda y también escuela, siendo su última función hasta 1970 la de sede del Auxilio Social. Y bueno, ahora como te decía es un restaurante donde Victor Luengo, cocinero formado con Martín Berasategui, ofrece ricos y suculentos platos como los que comimos el otro día. Ya era hora de probar el cardo Rojo y este fue un original lugar donde hacerlo.  Por cierto, no nos engañaron cuando nos hablaban de la ternura de esta verdura que pudimos probar en ensalada y cocinado.



Pencas de cardo Rojo rellenas de jamón y queso con salsa de habas y ensalada de cardo Rojo.


El restaurante "La Sinagoga" puede ser un punto de atracción para seguidores de la cultura hebrea o turistas que busquen lugares simbólicos donde comer, pero hay que decir que su nuevo uso puede molestar a personas de religión judía por su diferente forma de entender estos espacios. Recientemente asistí a un interesante seminario de turismo hebreo con excelentes ponentes, donde aprendí a diferenciar y separar la cultura hebrea de la religión, y por supuesto de la política. Sé que esto te sonará raro, sobre todo cuando te lo dice una que ha bailado en una iglesia reconvertida en discoteca (Morillo de Tou) pero hay que ser muy respetuosos cuando se habla de estos temas. Y yo sé que tú lo eres.

Estado actual..


Como te digo, el cardo riquísimo y el restaurante también tiene bar donde tapear, así que no puedes irte de Ágreda sin visitarlo. Patrimonio no les permite colocar un cartel en la fachada pero sólo tienes que preguntar por la Sinagoga para encontrarlo:

RESTAURANTE LA SINAGOGA
C/ Vicente Tutor, S/N (junto a la Plaza Mayor)
Tlf: 976197144 // 722491074

Nota: Francisco Javier Palacios Moya, autor de dos artículos sobre el edificio publicados en la revista del Centro de Estudios de la Tierra de Ágreda, nos aclara lo siguiente:  "La llamada Sinagoga hasta la fecha, fue la Iglesia de Santo Domingo y la situación de la Judería queda situada donde hoy se llama la Puerta de la Villa. Estas dos aportaciones ya han sido recogidas en el libro titulado "El Barrio Nuevo de Ágreda :Una morería en los confines de Castilla (siglos VIII-XVII)" de Miguel Ángel Moreno Rodriguez de Arellano."


No hay comentarios:

Publicar un comentario