lunes, 14 de abril de 2014

Dudas razonables.

Moncayo Vivo

"Se admite que hay tres cosas por la que los hombres se hacen buenos y virtuosos: la naturaleza, el hábito y la razón"
Aristóteles (Política)


Al contemplar las vistas desde mi ventana pienso en el terreno recorrido.  Ya tolero la rabia de los que me sonríen como hienas y a los que alimento para evitar su envidia. El tablero sólo parecía contener peones negros que arrasaban todo a su paso, sin embargo, cada vez me siento más segura. Conozco por donde piso, sé que existen bellos seres que viven y crecen a los lados de mi camino, aprendo a evitar a las alimañas y mis ojos tienen otra luz que ilumina los rincones oscuros donde antes se agazapaban los fantasmas. Ya no juzgo...

Moncayo Vivo.


Me mueve encontrar la razón que me trajo hasta aquí, aquella que haga que los mundos que me rodean se posen en su sitio. Espero el día que cuando llegue la noche no sienta miedo, sino descanso. He pasado unas semanas extrañas, pensé en abandonar pero el Moncayo seguía sorprendiéndome brindándome nuevos secretos que otros codician y con los que cruzo miradas cuando los encuentro vagando en el camino... No puedo quejarme, he conocido a muy buena gente pero los hay que miran a distancia mis movimientos buscando colocarse por delante, en silencio, conquistando posiciones. A estos no les acompaña la búsqueda de la razón, no sienten la naturaleza, no respetan el esfuerzo, les mueve la codicia y la fama. También hay otros que hacen como que no existo, tienen tanto miedo a perder lo que nunca ganaron que no entienden que jamás querría estar en su lugar, sólo quiero ayudarles.

No escribo al mundo, escribo para mi pero me alegra saber que estás ahí.  Quiero enseñarte que un paisaje, un lugar o un ser, nunca es lo que parece, puede ser incluso mejor.

No me gusta que me miren los que no me entienden aunque he de acostumbrarme si quiero seguir avanzando, no estoy obligada a nada y puedo volver a ocultarme cuando desee. Llegará el día en que nadie me recuerde pero yo seguiré escribiéndote...



Moncayo Vivo



2 comentarios:

  1. No busques la luz donde hay sombras. La fantasía de la razón produce monstruos, y unida con ella es la madre de las artes.

    ResponderEliminar
  2. No estoy segura de que sean sombras, tendemos a verlas donde no las hay. La luz a su vez puede ser cegadora y no permitirte razonar. Creo que tengo que ser más objetiva aunque eso esté reñido con el arte. Es complicado... me influye demasiado la gente que aprecio.

    ResponderEliminar