miércoles, 8 de febrero de 2017

Diez lugares de visita imprescindible en Tarazona

"Tarazona es una ciudad pequeña y antigua; más lejos del movimiento que Tudela, no se nota en ella el mismo adelanto, pero tiene un carácter más original y artístico. Cruzando sus calles con arquillos y retablos, con caserones de piedra llenos de escudos y timbres heráldicos, con altas rejas de hierro de labor exquisita y extraña, hay momentos en que se cree uno transportado a Toledo, la ciudad histórica por excelencia."
"Cartas desde mi celda". Gustavo Adolfo Bécquer.

Así describió Bécquer la pequeña gran ciudad aragonesa a la que hoy quiero acercarte y que él comparó con una pequeña Toledo. Curiosamente, hace unos meses viajé a Toledo y tuve un sentimiento inverso, me sentí transportada a la gran Tarazona, mi ciudad moncaína por excelencia (junto a Ágreda, no me hagas elegir).

Recorrí con ansia esta ciudad castellana descubriendo todos sus rincones posibles y no pude evitar compararla constantemente con Tarazona, en lo bueno y en lo malo. Me encantó que allí no hay puertas cerradas que te impidan visitar sus museos y monumentos y como lo habían organizado para que esto pudiera ser. La compra conjunta, y con descuento, de las entradas para una decena de monumentos estimulaba al turista a visitar pequeños lugares, que quizás hubiera descartado, y ampliaba sus días de estancia. Ahí lo dejo...

Me gustaría en este post poder invitarte a visitar singulares, pequeños y encantadores lugares de Tarazona pero como se encuentran cerrados, me voy a limitar a que al menos no te vayas sin conocer los diez lugares visitables que más me han impactado y que considero no puedes dejar de conocer. Toma tu plano y acompáñame.


1. Catedral de Tarazona




La mayoría de visitantes llegan a Tarazona atraídos por la justa fama de la Catedral de Santa María de la Huerta. Construida en el siglo XII con planta gótica  fue posteriormente decorada en estilo mudéjar, conociéndose como una de las escasas catedrales mudéjares de España, junto con la de Teruel. En remodelaciones posteriores también recibió importantes influencias renacentista y barrocas  que su última gran restauración ha recuperado y destacado para que pueda apreciarse la gran suma de estilos que reúne. Fué en esta última reciente restauración, en la que permaneció 30 años cerrada, cuando se redescubrieron las bellas grisallas de su cabecera y cimborrio, estas pinturas únicas hacen  que se la denomine como la Capilla Sixtina del renacimiento español. Una pena que estén prohibidas las fotografías en su interior, al menos podrían dejar hacerlas sin utilizar el flash, como en la de Toledo...

Su restauración continua y sus artífices nos auguran muchísimas sorpresas en un futuro inmediato.

Ya sabes que siempre te recomiendo sus visitas guiadas y que las combines con las visitas a la ciudad que parten de la catedral y que te ayudarán a conocer la mayoría de lugares que te enseño a continuación.



2. Iglesia y Antiguo Convento de San Francisco




Para mí fue toda una sorpresa descubrir el claustro del ex-convento de San Francisco, durante una visita guiada a la ciudad que organicé hace unos años. El tener que estar pendiente del grupo me impidió disfrutar de las explicaciones que la guía hacía sobre el edificio y las pinturas que se habían recuperado en su claustro pero sonaban sorprendentes y apasionantes para los turistas que nos gusta descubrir todas las curiosas anécdotas de los monumentos que visitamos. Este encierra muchas y cómo turista eterna del Moncayo pronto volveré a oírlas. Tú también puedes hacerlo, para ello tienes que concertar la visita previamente en la recepción de la Catedral, su coste es de 1,5 € y tiene una duración de 20 minutos.



3. Fachada del Ayuntamiento de Tarazona




Dicen que es uno de los ayuntamientos más bellos de España y lo cierto es que yo aún no he visto ninguno que se le iguale. Fue construido a mediados del Siglo XVI, sobre la muralla, pero no como ayuntamiento sino como lonja, granero y mirador de festejos.

"Entre los muchos sitios pintorescos y llenos de carácter que se encuentran en la antigua ciudad de Tarazona, la plaza del Mercado es sin duda alguna el más original y digno de estudio. Parece que no ha pasado para ella el tiempo que todo lo destruye o altera."
"Carta V". Gustavo Adolfo Bécquer

Bécquer la cataloga como difícil de describir, así que ardua tarea me espera... ¡Allá voy!

Divide la fachada un espectacular friso de yeso que representa la marcha triunfal del emperador Carlos V, tras su coronación como emperador del Sacro Imperio Germánico en Bolonia. Del mismo emperador son los escudos que flanquean la puerta, y es que la construcción del edificio coincidió en el tiempo con la muerte de Carlos V. Tres gigantes muy relacionados con las leyendas de la zona guardan la entrada, se trata de Hércules, Caco y dicen que Sansón, aunque este último podría ser también Pierres o el mismo Tubalcaín. Como curiosidad, decirte que la galería superior es una copia de otra que se encuentra en el claustro de Veruela, anteriormente llegó a haber hasta dos galerías pero su función de mirador se perdió cuando se trasladaron los festejos taurinos a otro edificio singular, la Plaza de Toros Vieja, de la que luego te hablaré.


4. Casas Colgadas y Judería




Las Casas Colgadas de Tarazona son un conjunto de viviendas cuyas fachadas posteriores cuelgan sobre la judería, ya que fueron construidas en saledizo aprovechando el adarve de la muralla del Cinto. En ellas residían familias nobles turiasonenses.

La judería estaba rodeada por un muro con varias puertas y se dividía en Judería Vieja y Judería Nueva. El escaso desarrollo urbanístico de la zona antigua de Tarazona ha conseguido conservar el trazado original de este Barrio Judío, lo que lo hace único y especial, y cuya importancia comprenderás cuando realices una de las visitas guiadas que parten de la Catedral.

Lamentablemente, no existe en Tarazona un centro museístico que recoja y exponga la importante historia de convivencia de sus tres antiguas culturas: cristiana, judía y musulmana. Anunciaron la reapertura de un antiguo centro de interpretación de la cultura judía, pero como dicen por aquí: "Todo quedó en agua de borrajas" o sea que no hubo manera.


5. Palacio Episcopal





Antigua zuda musulmana y residencia de los Reyes de Aragón, se convirtió en Palacio Episcopal a finales del siglo XIV. Lo descubrirás enseguida cuando llegues a Tarazona y no podrás evitar fotografiarlo porque la vista se va directa hacia la fachada que da al río.

En la actualidad, se encuentra cerrado por obras debido graves a problemas estructurales que ya se están solucionando. Esperamos ansiosos su reapertura ya que es una visita obligada para cualquiera que se precie de conocer la ciudad.  Te recomiendo que rodees y eches un vistazo a todo el edificio porque sus fachadas laterales son muy curiosas. En la judería se encuentra el acceso a lo que fueron las mazmorras y donde hacía de las suyas el Tribunal de la Santa Inquisición. En la actualidad, en esa zona se encuentran dos pequeños museos cerrados, no me preguntes, no tiene explicación o yo no la encuentro...


6. Iglesia de Santa María Magdalena




"La Sultana (Torre de la Magdalena) me guía como un faro en la noche hacia el barrio alto de Tarazona. Acudo a su llamada y subo por los Recodos hacia ella. Silencio bajo la luz de las viejas farolas, no hay ruido de pasos ni risas de turistas felices. Busco la puerta al pasado bajo los arcos de sus estrechas calles pero podría encontrarme en cualquier punto de la línea del tiempo sin saberlo; la torre burlona no me pierde ojo y me sigue sobre los tejados."
"Dama de Noche". Rocío Herrera


Tarazona es la ciudad de las torres pero a mi la de esta iglesia me impresiona sobremanera. Cuentan algunos estudiosos que aquí pudo construirse la primera catedral de Tarazona que tras la conquista musulmana se convertiría en mezquita mayor, justo enfrente de la Zuda, pero los embates sufridos tras numerosas contiendas nos impiden confirmarlo ya que son pocos los restos románicos que conserva.

Se realizan visitas guiadas, consultando  disponibilidad en la recepción del Palacio Episcopal y de la Catedral. Durante las mismas suele ser posible subir a lo alto de su torre y contemplar la ciudad desde su punto más alto.


7. Ermita de San Atilano




La Ermita de San Atilano, patrono de la ciudad de Tarazona, está erigida sobre el solar donde la tradición cuenta se encontraba la casa natal del Santo. Es un importante edificio barroco que en la actualidad carece de culto y alberga un espectacular espacio cultural. Nunca llegó a ser parroquia ya que el fervor popular la levantó pero la Diócesis no accedió a que se administraran sacramentos en ella, debido a la cercanía de las parroquias de San Miguel Arcángel y Santa María Magdalena; es a esta última donde se traslada la imagen del santo cuando el templo se desacraliza.

Puede visitarse sin dificultad de  manera gratuita gran parte de los fines de semana, ya que siempre suele haber en su interior interesantes exposiciones culturales de todo tipo.

En un lugar que me maravilló por su singular historia pero también por su gran luminosidad.



8. Mirador de San Prudencio




La vista desde este mirador es muy similar a la que se puede fotografiar desde la plaza del Palacio Episcopal, aunque esta tiene la ventaja de captar el río Queiles a su paso por la ciudad. Me gusta contar siempre a los encantados que visitan mis casas que este río siendo el afluente más corto del Ebro, transcurre por nada más y menos que tres reinos: Castilla, Aragón y Navarra. Su nacedero en Vozmediano (Soria) es el segundo con más caudal de Europa, pasa por Tarazona de Aragón y desemboca en la ciudad navarra de Tudela.



9. Ojo y ermita de San Juan




Aunque haya que alejarse un poco del centro de la ciudad, vale la pena que conozcas esta Fuente Santa de la que se cuentan numerosas historias y que a mi me parece preciosa. Se encuentra junto a una ermita medieval y sus aguas riegan parte de la huerta de la ciudad.

Si quieres conocer todas sus leyendas, te invito a visitar este anterior post donde las recojo: El Ojo de San Juan



10. Plaza de Toros Vieja




Terminamos la jornada en un curioso lugar. Se trata de La Plaza de Toros Vieja de Tarazona, una de las más antiguas y originales que se conservan en España. De planta octogonal porque 8 vecinos acaudalados, a cambio de conseguir gratuitamente el solar, construyeron  una plaza compuesta de bloques de viviendas que rodeaban el coso taurino de manera que balcones interiores fueran alquilados por ellos para contemplar los festejos taurinos. En la parte inferior unas gradas de madera delimitaban el albero y servían de asiento para los espectadores que no alquilaban los balcones.

En cuatro de las ocho fachadas se encuentran las puertas de acceso: por la del Este entraba el público, la del Oeste conducía a toriles; la del Norte  al desolladero y la del Sur era la puerta de cuadrillas.

Fue declarada bien de interés cultural en febrero de 2001 y forma parte de la Unión de Plazas Históricas de España. En la actualidad sigue estando habitada y en su interior se celebran eventos culturales y musicales de todo tipo. Allí  podremos ya descansar y tapear en alguno de los locales que hay en su interior.

Y hasta aquí puedo contarte, pasear por esta ciudad es todo un placer, así que no dudes en continuar visitando el resto de sus monumentos. La noche es mágica en el Cinto y alegre junto al río. El turiasonense es cálido y amable, la comida de sus restaurantes, deliciosa. Espero tus comentarios y sugerencias para que otros visitantes sigan nuestros pasos o vayan más allá.

Seguimos caminando.


Alojamientos en Tarazona:




RECORRIDO: 





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada