miércoles, 7 de marzo de 2012

¿Y si el gigante despertara?


Hay noches en que el gigante gime bajo la montaña y espesas nubes negras corren a enjaular el valle temiendo su despertar. Todo se oscurece y tienes miedo de quedar encerrado junto a la bestia, no encuentras la salida y te cuesta respirar. Si despertara de su eterno sueño no tendrías escapatoria, el terror te paraliza y no te das cuenta de que sólo son nubes y el ruido del viento.

Es muy complicado no caer en el desencanto cuando hay tanto pánico alrededor, pero llega la mañana y los rayos del sol acarician las laderas, tranquilizando al mágico ser al que sólo oías roncar. Entonces, miras por la ventana y la naturaleza te regala un paisaje exclusivamente diseñado para ti, ¿cómo pude haber pensado en huir?  Son ciclos dicen...


No hay comentarios:

Publicar un comentario