martes, 12 de marzo de 2013

Va de botijos: aire, tierra, agua, fuego... (3ª parte)

Entradas anteriores:




Pude ver a aquella niña que ordenaba los botijos ¡con tanto amor! El cierzo enredaba sus negros rizos, sus pequeñas manos amasaban la tierra mojada con el agua  de la Huecha que el fuego endurecería... pero no a su corazón, aquellas vivencias sólo marcaron su franca mirada y le hicieron  más fuerte. Ha sido una de las mejores experiencias que he tenido oportunidad de vivir, de su mano y siguiendo su dulce voz.

Gracias Teresa.

----------------------------------------------------------
Seguimos en Magallón conociendo su pasado alfarero y  tras visitar el pequeño "polígono" de hornos alfareros, únicos e incompresiblemente invisibles, nos dirigimos al monte el Quez de donde se extraía la arcilla. Teresa nos cuenta como a su padre le cayó una gran roca sobre la espalda picando allí y estuvo mucho tiempo en el hospital de Zaragoza. Cada obrador tenía un pedacico de cantera alquilado al ayuntamiento de Alberite de San Juan, propietario del terrero.



Cantera del Quez (Alberite de San Juan)

Este monte tiene mucha historia ya que aquí se encontró una importante necrópolis islámica, creo que la más grande de Aragón y la segunda de España pero la carretera que separa los términos era más importante y valiosa... En el mismo paraje resiste una enorme y antigua nevera donde se conservaba la nieve, que se hunde sin que nadie parezca poner remedio... Ver: "Hay que salvar la nevera de Alberite de San Juan"

El pasado no tiene valor en el presente y los lamentos de nada servirán en el futuro. Los pueblos se apagarán porque lo viejo no tiene valor, sin anclajes en el pasado no sabremos quienes somos ni adonde vamos.

Nuestra amiga Teresa, nos cuenta su niñez, tiene muy claro de donde viene y a donde le gustaría llegar, ama el arte del barro aún habiendo sufrido su dureza. Volvemos a Magallón muy agradecidos por todo lo aprendido pero aún hay más. En las naves donde se encuentra su tienda de cerámica quedan muchos recuerdos del pasado, algunos sólo en el aire, otros en fotografías, otros en la memoria y en el corazón, tristezas y alegrías...

Recuerdos...


Tras la mezcla del mineral con el agua se dejaba el barro una
noche al raso pegándolo en una de las paredes del patio.



El barro se maceraba pisándolo con los pies descalzos

Manuel Salvador, uno de los últimos alfareros de Magallón.

Al horno.

Aire, agua, tierra, fuego...

Nuestro protagonista: el rallo.

Cuatro generaciones de alfareros dejaron en este lugar su huella aunque ya no hay tornos ni horno pero sí entramos en el taller donde su padre trabajaba y vemos las tablillas donde colocaban los botijos, una de las balsas donde se hacía el barro y el eco de muchas vivencias. Allí siguen Teresa y su hermana trabajando con la misma ilusión que sus antepasados, vendiendo belleza e ilusión. Ve a conocerlas, sus típicos botijos, cerámicas de todo tipo y bellos objetos de decoración y regalo a unos precios sorprendentes merecen una visita.

Fotografías pertenecientes a Teresa Salvador.



Fin.

www.facebook.com/CeramicasSalvador
Plaza de Aragón, 5 - Magallón (Zaragoza)
Teléfono 976 85 80 55


No hay comentarios:

Publicar un comentario