lunes, 4 de marzo de 2013

Va de botijos: el Rallo y el Castillo (1º parte)

El rallo (botijo aragonés)

Nunca me fijé en aquellos arrinconados botijos...

De la mano de Teresa Salvador, hija y nieta de alfareros, te voy a llevar a los desaparecidos alfares de Magallón donde reinó el Rallo o botijo aragonés. Desafortunadamente, de estas "rallerías" apenas quedan algunas ruinas y muchos recuerdos, que entre todos intentaremos rescatar.

Pero antes, vamos a conocer más sobre el auténtico y original botijo aragonés conocido como rallo, rajo o botija de reja. Quiero que te fijes bien en él porque, si no lo remediamos, muy pronto va a ser pieza de coleccionista, los fabricados en el Moncayo ya lo son...

El botijo no sólo refrescaba el agua sino que también permitía su transporte sin peligro de derramarla. El rallo o botijo aragonés se caracterizaba  por su forma de cántaro más o menos estilizado con una o dos asas, cedazo en la boca para que no cayeran insectos y el típico pitorro o pichote.

Boca, pichote y asas del rallo.


Los mejores se fabricaban en Magallón, ya que la arcilla del terrero de la vecina cantera del Quez era plástica, porosa y con muy pocas impurezas que la hacían ideal para estas fresqueras portátiles.



Las neveras arrinconaros los botijos. Manuel Salvador, padre de Teresa,
inventó el botijo nevera para adaptarlo al espacio de estas.

Son 9 los alfares que había en el término, dos en el pueblo y siete junto al terrero. Todos ellos dedicados casi exclusivamente a la producción de botijos que se repartían por todo Aragón.

Existen otros muchos modelos que puedes encontrar en la tienda de nuestra amiga Teresa, allí en Magallón, donde muy a gusto te explicará sus características y usos. Hay incluso unos chiquiticos para los niños, hay que entender que los de adultos tenían que pesar para ellos... Ella te avisará que tienen un uso de un año, peroooo, luego son un adorno ideal muy rústico y ¡en peligro de extinción!


Botijo conocido como el "castillo"


A nosotros nos llamó la atención el conocido como "el castillo", botijo de lujo, con varios pichorros pero sólo uno agujereado, ¿cual? Aaaah.... tendrás que adivinarlo antes de mojarte.

El próximo día te cuento y te muestro como eran los hornos y los alfares de Magallón. Continuará...



Enlaces recomendados:


Como curiosidad... los animalicos también tienen derecho a tomar agua fresca.


 

7 comentarios:

  1. muy interesante!!! me gusta,....
    laas fotografías,muy explicativas,...
    tengo desde los años ochenta del siglo pasado,alfareria de Ängel Borodia,varias piezas,...y al ver éstas me ha recordado el día tan agradable del mes de agosto,que pasamos en su compañía(y también de su esposa,....que estaba preparando conserva de atún,....),...que recuerdos!!!!
    Hemos de trabajar,todos los aficionados,para que ésta história de vida,no se pierda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es los que lo tienen que valorar y rescatar del olvido no lo ven...

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Magallón fabricó cuatro tipos de cántaros (no solo el rallo)que se exportaron por toda España durante el siglo XIX, hoy en día muy pocas personas los distinguen, una de ellas vive en Magallón, el antiguo alfarero Ángel Borobia que todavía vive...si no se identifican y clasifican se perderá una parte importante del Patrimonio de Magallón y de la zona..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Josi, por favor, mándanos más información si la tienes al correo-e rocio@encantodelmoncayo.com

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Hola,Rocío.Hola Josi.
      Pienso como tú,....sería muy interesante que Josi,se decidiera a enviar ésa información.
      Viendo el otro dia éste blog,me animé a hacer un pequeño escrito,-sobre Angel Borodia-en uno nuevo, que unos amigos estamos intentando consolidar y que pueda aportar algo positivo,en el mundo de la alfareria,....saludos.
      http://amicsdelaterrissa.blog.com.es

      jesúsjsalmerón

      Eliminar
    3. Dirección correcta:

      http://amicsdelaterrissa.blogspot.com.es

      disculpas,por el error.

      Veréis que hay artículos en catalán y castellano.
      Salut.

      jjs

      Eliminar
    4. Muchas gracias Jesús, seguiré atentamente tu blog. En este caso yo no hablé con los Borobia sino con una descendiente de la familia Salvador, otra familia alfarera de esta villa que no ha podido seguir con el oficio de su último alfarero por diferentes motivos, pero sí han conservado el amor por el oficio.
      Saludos!

      Eliminar