lunes, 1 de abril de 2013

¡Por Júpiter!

¡Por Jupiter!


"Super montem Cayum in Celtiberia constructorum este templu Jovi"

Cuentan por el Moncayo, que en tiempos de romanos hubo, en su cima más alta,  un templo (una enorme columna) dedicado a Júpiter, Dios del cielo y la justicia.

Lo que se tiene como creencia popular fue documentada en el siglo X por "El cronicón de Hauberto", mozarabe sevillano de origen alemán, pero tengo que aclararte que el tal Hauberto nunca existió y tampoco su cronicón. Dicho documento, impugnado y tachado de falso, realmente fue escrito por Antonio de Nobis, más conocido como Lupián de Zapata, clérigo y cronista español que vivió en el siglo XVII, conocido por falsificar documentos que llegaba a manipular sometiendo los pergaminos al calor de hornos para que parecieran más viejos. En esta falsa crónica "además de señalar el mes y día exactos de la Creación, afirmaba que Adan y Eva fueron los primeros monarcas de España, y no Tubal, nieto de Noe" (Juan para los amigos). Pinocho, un aficionado a su lado, ¡será mentiroso!

A finales del siglo XVI y principios del XVII era frecuente que eclesiásticos mitómanos documentaran sus teorías con falsos cronicones, fechados en épocas anteriores, que ellos mismos escribían para que les dieran la razón, ¡qué cosas oye! Ahora sí, eso no quiere decir que el templo no existiera, cuando el río suena agua lleva...

Lo curioso es que alguno hay que dice haber visto "sus colosales cimientos y el enorme hoyo en que se asentaron",  como el ilustre turiasonense García-Arista, "en una excursión que hizo por aquellos parajes”. Otros autores afirman que este templo pagano fue derribado por los campesinos del Somontano, alentados por un párroco que les convenció de que atraía tormentas.

¡Por Júpiter! En la Antigua Roma las personas juraban por Júpiter en los tribunales de justicia.  Me contaba hoy una buena amiga moncaína que la han despedido de la empresa pública en la que trabajaba, no es el primer caso que conozco en el que se cesa a personas que se implican y dan más de lo que se les pide, siendo sustituidas por intereses ajenos a los lógicos. Rogaremos porque la justicia y el sentido común imperen en el Moncayo y no se despida a gente preparadísima, y que vive en el territorio, para sustituirla por gente de fuera y/o no tiene ni idea, recordemos que hay que "fijar población" y lo están poniendo muy difícil. Tengo muy claro que el tiempo pondrá las cosas en su lugar pero hasta entonces hay que fastidiarse... al menos, cada vez somos más conscientes de lo importante que es saber elegir a nuestros representantes y de lo estúpido de las rivalidades políticas que hunden los pueblos. Confiaremos hasta entonces en los dioses sabios y poderosos, porque en los hombres, a veces, es complicado creer.

Fuente: "La montaña del Eclipse" · Alberto Martinez Embid

4 comentarios:

  1. Hauberti Hispalensis chronicon cum annotationibus. Un mentiroso profesional. ¿Puedes compartir la fuente de la historia del párroco? Voy detrás de ella desde hace tiempo que la leí en un periódico del CET de finales del S. XIX. Quiero separar polvo y paja porque creo en la existencia del templo y no pararé hasta encontrar una reseña sin corromper por Antonio de Lupián. Muy interesante ¡Por Júpiter! Andrés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrés, el autor de esa afirmación es G. Algaiz, no sé más.
      Un saludo.

      Eliminar
    2. Gracias. Una fuente corrupta. Tengo abiertas dos líneas sin manchar. Una es de finales del S. XVIII: un canónigo de La Catedral que sufrió "mobbing" y lo intentó superar viajando y describiendo la comarca. Fue publicada y premiada por una sociedad de amigos del país; creo que de Bilbao. Lo estoy buscando con medios muy precarios. No tengo prisa. Es más fácil contar una mentira que desvelarla.

      Eliminar
    3. Muy interesante, si encuentro más afirmación te avisaré. Busca información sobre restos arqueológicos encontrados en los alrededores del Santuario, hace tiempo leí algo pero no recuerdo donde...
      Ya me contarás.

      Eliminar