martes, 18 de marzo de 2014

El Refugio de Valdemanzano.



¡Bueno, bueno, qué tenemos aquí! Shhh, no se lo digas a nadie, te voy a descubrir un maravilloso lugar escondido a los turistas, uno de esos encantadores rincones y recursos del Parque Natural del Moncayo que están pero no están. Se trata del refugio de Valdemanzano, situado en otro lugar desconocido para muchos, "el hayedo de Añón". A unos cuantos pasos del Moncayo "enmacetado" tenemos un bosque mágico repleto de encantos que te iré descubriendo muy poco a poco, para que sin apenas darte cuenta lo vayas conociendo y un día despiertes en él.

No es el bosque de Caperucita Roja pero hay cazadores, así que cuidado con visitarlo en época de caza mayor. Sí, la hay...



En lo que fue cocina del antiguo Aula de la Naturaleza de Valdemanzano se ha habilitado un refugio no guardado de uso público (de libre acceso) que dispone de chimenea, mesa de picnic y leña; junto a dos arroyos donde se puede conseguir agua que habría que potabilizar.


Refugio de Valdemanzano

Interior del refugio.

Interior del refugio.

El número de plazas de lo que es el refugio son diez pero junto a él existe además un edificio techado que puede utilizarse para protegerse de la lluvia, comer y vivaquear.

Espacio techado anexo.

Si lo visitas te ruego encarecidamente que los dejes a ser posible mejor que lo encontraste. Únicamente se puede acceder andando, por varias pistas y senderos. Para no perderse: se encuentra a unos 6,5 kilómetros de la Fuente de los Frailes; pasado  el Cabezo de la Mata, desviarse por la siguiente pista a la izquierda y seguirla sin dejarla (está señalizado).

Pero... ¿qué es esto?



Continuará...



15 comentarios:

  1. Mmmmm como me gusta que descubras sitios del Moncayo que me son desconocidos.
    Esta montaña mágica no deja de sorprenderme.
    Gracias Rocio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Yo sabía que el lugar era majo pero no imaginaba que tanto. Fue una mañana muy interesante, hicimos una circular con muchas sorpresas agradables, la zona promete.
      Un abrazo!

      Eliminar
  2. ¡Enhorabuena! Estuve en Octubre pasado, subiendo desde la central de morca haciendo una circular. Había tanta humedad que encendí una fogata para secarme. El humo no remontaba las hayas debido a la humedad. Se puede llegar subiendo por el tubo de la central hasta llegar al camino y seguir a la izquierda. Un buen sitio para relajarse. Este domingo hicimos por fin la ruta del morana ocho intrépidos magullados y mojados con un excelente guía: Jesús.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo he quedado con Jesús para el mes que viene, ya tengo ganas de visitar el famoso barranco de la Morana.

      Eliminar
    2. Anda! ¿Hicisteis la circular? Curiosamente estuve el domingo a mediodía en Morana pero un ratico sólo.

      Eliminar
    3. Pues verías dos coches aparcados, por lo menos.

      Eliminar
    4. Sí, cuando me fui creo que quedaban dos coches en el aparcamiento.

      Eliminar
  3. El pabellón que señalas tiene paneles solares y pertenece a la D.G.A. Creo que es una especie de taller que ya llamaron hace tiempo "Aula de la naturaleza" Se accede a él por una pista desde Añón, la central del Morana o desde la central de Morca por un desvío cerrado con cadena. ¿Quién si no te corta la leña de haya que tienes en el refugio?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sé alguna cosilla del aula, en la actualidad parece estar abandonada.

      Eliminar
  4. Hola Rocío, pues en este refugio nunca he estado, si que he visto la señalización que hay cerca del cabezo de la Mata, pero poco más sabía de el. La verdad que se encuentra en muy buen estado, imagino que se podrá hacer fuego durante todo el año ¿no?. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo, leña había... de todas formas en verano tampoco haría falta. El sitio está muy cuidado.
      Saludos!

      Eliminar
  5. No es necesario potabilizar el agua de este arrollo. Es agua mineral sin contaminar al no haber ni ganado ni infraestructuras turísticas en cotas superiores. De hecho, estas aguas albergan un buen bioindicador de la calidad del agua, la trucha común que precisa de aguas de limpias para su óptimo desarrollo y reproducción. Siempre bebemos de este pequeño cauce cuando visitamos este refugio, de toda la vida. Además son aguas blandas a diferencia de la que consumimos en Tarazona con mucha presencia de carbonato cálcico que suele acumularse en el riñón.

    ResponderEliminar
  6. Disfrutar de este lugar aislado de las aglomeraciones de las áreas recreativas.
    Por cierto, conviene tener cierta precaución con las víboras hocicudas que abundan en este lugar. Las he llegado a encontrar en la puerta de entrada bajo una pequeña piedra. Son venenosas pero no mortales así que si veis alguna no intentéis cogerla o matarla ya que es cuando se producen los accidentes con estos ofidios, además de ser parte de la naturaleza del Moncayo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus siempre valiosas aportaciones. Feliz año!

      Eliminar
  7. Es tan pura el agua del Moncayo, especialmente la de cursos altos del macizo, que en algún establecimiento de hostelería de este P.Natural usan agua sin clorar en sus instalaciones (con autorización, por supuesto, de Sanidad) por lo que su café sabe especialmente bueno.

    ResponderEliminar