lunes, 9 de junio de 2014

Bodas Reales en Ágreda



Andábamos por Ágreda cuando unos "Vivas al Rey" llamaron nuestra atención. Tal como estamos, en plena sucesión monárquica, no me pareció extraño, ¿o sí? Aunque no quisiera ser jilguero en jaula de oro por mucho que me prepararan para ello, no entraré en debates "Reales" porque en bastantes líos ya me meto.

Las odas al rey que se oían en Ágreda sólo eran ecos del pasado que sonaban durante la recreación histórica de los desposorios de una infanta de Castilla y un rey de Aragón, que eligieron tierra de fronteras para unir sus vidas que no sus reinos (todavía no).Un jovencito Jaime I de 13 años paseaba este fin de semana por la villa con ya toda una mujerona que no se conservaba mal del todo para la época en la que estábamos.

Leonor de Castilla, nieta de la gran Leonor de Aquitania, se casaba con Jaime I, Rey de Aragón, hace ya unos cuantos siglos, ¿o debería decir unos días atrás? Estos viajes en el tiempo me tienen un poco confundida, hay veces que no sé en que mundo vivo, ni que tipo de gente me acompaña (espero que buena).





La noche antes de la boda, el rey velaría armas en Tarazona, donde al día siguiente sería ordenado caballero. Nos contaba Pilar Velilla, durante una visita nocturna a la catedral de esta ciudad, que las frases "Pasar la noche en vela" o "Pasar la noche en blanco", venían de esta tradición medieval. Los caballeros, antes de ser investidos como tales, pasaban la noche sin dormir vigilando sus armas, vestidos con una capa blanca; de ahí estos dichos que seguro has utilizado más de una vez.





El matrimonio no duró muchos años ya que la reina consorte fue repudiada y sustituida por otra. Cuentan que el rey era un Don Juan, pero aún llegaron a tener un hijo que murió antes que el padre.  Al menos duraron unos añicos, no como un biznieto del rey llamado como este que se casó con otra Leonor de Castilla. Don Jaime, hijo de Jaime II, se desposó en Gandesa con otra infanta castellana abandonándola nada más terminar la boda y tras una fuerte discusión con su padre; el hombre prefirió meterse a fraile. Al tiempo, la abandonada mujer  casose con Alfonso IV, hermano de su anterior esposo, y pudo ser Reina de Aragón, una más para la colección.






El nombre de Leonor estuvo bastante de moda en el medievo gracias al poderío de la reina inglesa. Hubo varias reinas llamadas así en los reinos hispánicos. Posteriormente, ninguna en la corona española, donde tampoco hubo muchas féminas herederas, pero la desigualdad no parece ser importante en estos debates... tampoco ahora.

En estos días, una niña llamada Leonor, pasará a ser princesa de Asturias y heredera de la corona; esto y el mundial de fútbol va a tener al público muy entretenido... mientras la miseria reina en otros reinos no tan lejanos que nadie parece ver. Somos ricos en la pobreza y libres en la sinrazón, aunque como se suele decir: "mal de muchos, consuelo de tontos".










No hay comentarios:

Publicar un comentario