miércoles, 18 de febrero de 2015

El antes y el después del Torreón de la Muela en Ágreda.



El Conjunto Histórico de Ágreda fue declarado Bien de Interés Cultural en 1994, cuando ya 45 antes lo habían sido los restos del Monumento que hoy te enseño: el Torreón de la Mota o Castillo de la Muela.

Se trata de una torre de planta cuadrada, recientemente restaurada, de gruesos muros de mampostería y sillería con mortero de cal. Correspondía con una edificación cristiana construida en el siglo X que se levantaba sobre el trazado de la muralla de la alcazaba desde donde el "alcalde de los moros" dirigía el barrio. Sus habitantes estaban obligados a reparar y vigilar sus murallas en uno de los pocos casos de Castilla León donde los mudéjares y moriscos vivían en un recinto amurallado distinto del de las demás etnias. De estas murallas se conservan dos bellas puertas y parte del trazado pero hoy sólo te voy a hablar de esta curiosa restauración.

Anteriormente a su reconstrucción, la torre únicamente conservaba al completo los muros norte y oeste, además de parte de su lado oriental. El resto y su interior se habían perdido. Fue de origen musulmán y estaba asentada sobre restos celtíberos, según demuestran varias excavaciones arqueológicas cuyos hallazgos pueden contemplarse al acceder a su interior mediante una pasarela volada acristalada en su planta sótano.



El resto de plantas que se levantan coinciden con las plataformas primitivas, recuperándose los huecos originales de sus muros de manera que el visitante pueda volver a recorrer aquellos históricos espacios.

La torre antes de la restauración asomando sobre las tejas árabes del Barrio Moro.


Planta de acceso.

Si te fijas, verás la lámina de plomo que separa lo viejo de lo nuevo, a la
derecha de la fotografía.

Hasta aquí todo bien...

El muro sur, desaparecido, se vuelve a levantar en hormigón coloreado y texturado con una superficie irregular que pretende equivaler en “densidad” a la de la piedra primitiva. Este cerramiento de materiales modernos para diferenciar lo restaurado de lo reconstruido no gusta a todo el mundo, a mi no es que me disguste, me parece original e incluso artístico pero desentona enormemente con el entorno en el que se encuentra:  un encantador barrio moro muy bien conservado.

Vistas desde la torre a la ermita que pudo ser la mezquita.



Aunque pueda no parecertelo, la elección de estos nuevos materiales tiene sus ventajas: el hormigón no necesita mantenimiento, consigue dar una gran estabilidad al conjunto y permite instalar accesos como un ascensor, necesarios para el uso que se quiere dar al edificio como lugar de exposiciones.

La fachada principal de la torre cristiana, en su lado oriental, se cierra con materiales mas parecidos, piedra caliza y aparejos de sillería y de mampostería concertada, separándolos del actual, mediante una lámina de plomo que puedes contemplar como una grieta metálica en las salas interiores. En su parte inferior, otra modernidad, desajustando los bloques se quiere evocar el trazado de la primitiva muralla del alcázar.





Lo cierto es que los comentarios de asombro han sido numerosos entre los amigos que me han acompañado en diferentes ocasiones a visitar esta torre, distinguir lo nuevo de lo antiguo puede ser mucho más sutil y perfectamente diferenciable; eso sí, tema de conversación nos da para un buen rato.

Ni que decir tiene que mi maravillosa Ágreda sorprende y agrada sobremanera a todos los que la visitan, ¿a qué esperas para conocerla?

Vistas desde sus almenas.


3 comentarios:

  1. Cuando mis abuelos vivían en Borobia, íbamos todos los años a Agreda, ahora hace bastante años que no voy a darme una vuelta, salvo este otoño que fuimos a Aldehuela para recorrer el hayedo. A mi personalmente me parece una chapuza, cuando se restaura algo, es para dejarlo lo más parecido posible a como era, y esto ... Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En las restauraciones de monumentos es obligatorio distinguir de alguna manera lo reconstruido de lo original pero...

      Saludos!

      Eliminar
  2. En cuanto hay dinero dan carta blanca al típico arquitecto cool y claro hacen este tipo de obras , que personalmente son una mierda

    ResponderEliminar