domingo, 8 de febrero de 2015

Tulebras, ese monasterio por el que siempre pasamos de largo

Son tantos los lugares que podemos visitar sin perder de vista nuestro querido Moncayo… Uno de ellos es el monasterio de Tulebras, en la Comunidad Foral de Navarra. Se encuentra a menos de 10 kilómetros de Tarazona y todas las gentes del Moncayo hemos pasado y pasamos a su lado cuando viajamos a la vecina Tudela. Hace tiempo que tenía curiosidad por descubrir lo que escondían esos muros que tantas veces había visto al pasar por la carretera. Y aunque no se puede conocer en su totalidad, la visita bien merece la pena.

Es una de las hermanas de la congregación la encargada de guiarte por el monasterio. La primera parada es el museo, situado en una planta baja que, siglos atrás, fue el primer dormitorio de este monasterio, cuyos orígenes se remontan al S.XII. En diferentes salas puedes ver una colección de arte religioso que incluye pinturas, esculturas, retablos, piezas de orfebrería y varios cantorales. También se exponen báculos de las abadesas del monasterio, el primero de la orden del Císter femenino en España, que perteneció a la Diócesis de Tarazona hasta los años cincuenta del siglo pasado.

Interior de la iglesia, de una sola nave.

Sorprende la imagen articulada de la Virgen de la Cama, de principios del siglo XVII, que cada mes de agosto es sacada en procesión por las calles del pueblo del que es patrona junto a San Bernardo. Por una ventana puedes ver una de las alas del claustro mudéjar, dependencia privada de las monjas que está cerrada a las visitas.

Restos de época romana en el monasterio.

Antes de trasladarte a la iglesia, detente en los restos de la torre romana sobre la que fue construido el monasterio en 1157. En este lugar se muestran capiteles románicos  con decoración muy sobria acorde con la austeridad de los monumentos del Císter. También de estilo románico es parte de la iglesia, que consta de una sola nave, con bóvedas arqueadas renacentistas decoradas con el escudo del arzobispo cisterciense Hernando de Aragón. Nieto bastardo del rey Fernando el Católico, fue uno de los más importantes benefactores de Tulebras, nombrado abad de Veruela por el emperador Carlos I de España.

La patrona de Tulebras preside el altar mayor de la iglesia.

Por último, el altar está presidido por la talla de la Virgen de la Caridad (siglos XII-XIII), testigo de los más de ochocientos años de vida monástica ininterrumpida en este lugar –a pesar de las crecidas del río Queiles-, del que no puedes irte sin ‘pecar’ al comprar alguno de los productos que las propias monjas elaboran: miel, chocolate, pastas de té, almendrados… e incluso cosméticos.

Horarios de visita

En invierno: sábados y domingos de 16.15 a 18.00 (hora de cierre a la que comienza la liturgia en la iglesia, abierta al público. En verano: todos los días, de 11 a 13.30 y de 16.15 a 18.00. Lunes cerrado. Domingos por la mañana de 11.00 a 12.00. La visita dura aproximadamente una hora y es gratuita.


No hay comentarios:

Publicar un comentario