miércoles, 20 de mayo de 2015

La llamaremos Virgen de la Cueva...




Vas a tener que perdonarme pero esta vez no voy a poder decirte como llegar a este mágico lugar pues debo protegerlo, sé que lo entenderás cuando te cuente.

Hace tiempo que me hablaron de una virgen escondida en una cueva, me preguntaban si sabía porque se encontraba allí, pero no supe decirles... al poco me llegó algo de información pero olvidé anotarla y mi mente no fue capaz de retenerla, ni recordar quien me contó. Creo que la relacionaron con los jesuitas que habitaron el vecino Monasterio de Veruela de 1877 a 1975.

El caso es que tenía muchas ganas de verla y, aunque tardé, un buen día fui a buscarla y me quedé muy sorprendida. La naturaleza la esconde y protege, de madre a madre, por lo que me costó encontrarla y hube de sufrir múltiples pinchazos  (ya tardaba en meterme en líos). Su aspecto es lo que más me descolocó, no me la esperaba así.






Creí identificar en ella a la Inmaculada Concepción sobre la bola del mundo, aunque su color moreno...

El texto del Dance más antiguo que se conserva en Vera de Moncayo está dedicado al dogma de la Inmaculada y los Jesuitas promovieron su culto:

"Los jesuitas se lanzaron enseguida a evangelizar a los pueblos cercanos, en los que aparte de los sermones eventuales, organizaron catecismos con los niños. Los retóricos salían a los pueblos, los filósofos quedaban en Veruela, a cuya iglesia acudían los niños de la cercana Vera. En el mes de noviembre, después de concluir el mes de ejercicios, ocho sacerdotes novicios fueron enviados por el P. Maestro a otros tantos pueblos del contorno a predicar una especie de misión que acabó con una confesión y comunión general y una fervorosa peregrinación a Veruela el día de la Inmaculada."



Pero su color negro, que también podría ser grisáceo por  estar expuesta a la intemperie, y ese aspecto oriental de kali gitana...





Desde entonces no he podido parar de pensar en ella y de "desatar" nudos. Seguro que no es tan antigua pero cuentan que en las rutas templarias había vírgenes negras, existiendo mayor número en el antiguo Reino de Aragón. Su presencia siempre estaba relacionada con la existencia de antiguas encomiendas templarias o lugares cistercienses y comenzaron a aparecer en los siglos XI-XII, en lugares con fuerte contenido de culto antiguo.

Su origen podría explicarse en la adopción de antiguas diosas de la fertilidad, romanas e incluso celtas. Los templarios conocían los misterios y las fuerzas telúricas de los santuarios celtas, situados frecuentemente sobre corrientes subterraneas, que formaban líneas de gran energía telúrica.

¿Y si este fuera uno de esos lugares? Es zona de manantiales y cerca se encuentran restos de poblados celtíberos. Las facciones de estas vírgenes templarias eran mas orientales que occidentales: negras pero de rasgos no propios de la raza. Rasgos finos y delicados, pequeñitas, y siempre de madera. ¿Y si este escondido oratorio siempre hubiera albergado una deidad o virgen? A saber.

La llamaremos Virgen de la Cueva, aunque tiene un nombre que sus vecinos conocen y que yo no puedo decirte porque ayudaría a emplazarla. Si algún alma caritativa se apiada de mi insaciable curiosidad y me quiere contar más, soy toda oídos y en los últimos tiempos mucho más discreta (a la fuerza, ahorcan).

Y ahora dime, ¿conoces más vírgenes negras en nuestro territorio?



Entradas relacionadas:





TEMPLARIOS, GRIALES, VIRGENES NEGRAS Y OTROS ENIGMAS DE LA HISTORIA 

JUAN ESLAVA GALÁN







No hay comentarios:

Publicar un comentario