sábado, 10 de diciembre de 2011

Los Bécquer regresan a Veruela.

"Monasterio de Veruela, 1864

Queridos amigos: Heme aquí transportado de la noche a la mañana a mi escondido valle de Veruela; heme aquí instalado de nuevo en el oscuro rincón de cual salí por momento para tener el gusto de estrecharos la mano una vez más, fumar un cigarro juntos, charlar un poco y recordar las agradables, aunque inquietas horas de mi antigua vida..."
G.A. Becquer, "Carta primera"

Monasterio de Veruela, 2011

Así es, de nuevo la poesía hecha prosa regresa a Veruela en el "Espacio Bécquer", acompañada de los dibujos de Valeriano. Junto con Casta, Valeriano y los niños de estos llegaron al monasterio en 1863, donde pasaron varios meses por motivos de salud. El valle los subyuga y ambos hermanos reflejan su encanto en escritos y dibujos. Cuando alguien vive algo tan bello como la magia de estas tierras, tiene que contarlo antes de despertar de lo que parece un sueño.

Su "agradable e inquieta vida" se recuerda de nuevo en el reinstalado "Espacio Bécquer", situado ahora en la cilla del Monasterio. Anteriormente a las obras del futuro Parador se encontraba en alguna de las celdas de lo que fue la hospedería que alojó a los Bécquer. Después de un tiempo oculto en almacenes más oscuros que la monumental cilla y mientras esperamos que abran las cerradas y maravillosas alas del monasterio, antes visitables, podremos conocer como llegaron hasta aquí el poeta y su familia y reconocer muchos de nuestros rincones secretos en los dibujos de Valeriano, en los pocos metros que mide el callejón de los conversos.

Como nosotros, sentían la llamada de la montaña...

"Fuera del camino, ya trepando de roca en roca, ya siguiendo el curso de una huella o las profundidades de una cañada, he vagado tres o cuatro días de un punto a otro por donde me llamaban el atractivo de la novedad, un sitio inexplorado, una senda quebrada, una punta al parecer inaccesible..."
G.A. Becquer, "Carta cuarta"

Y como él decía en su carta segunda, adaptándola a los nuevos tiempos:

"Si me vieran ustedes en algunas ocasiones, con el ordenador enfrente y la cámara a un lado buscando un asunto cualquiera para emborronar catorce o quince lineas, tendrían lástima de mí [...] Y no es precisamente porque se hayan agotado de tal modo mis ideas [...] Pero no basta tener una idea; es necesario despojarla de su extraña manera de ser, vestirla un poco al uso para que esté presentable, aderezarla y condimentarla".
G.A. Becquer, "Carta segunda"

Pero hay una diferencia conmigo, él se dirigía a los "lectores de un periódico político por añadidura" y yo a los encantadores lectores de este humilde blog.

He preguntado si la exposición es temporal y me han dicho que no, los hermanos Bécquer vuelven para quedarse.


Espacio Bécquer (Monasterio de Veruela)

No hay comentarios:

Publicar un comentario