jueves, 29 de diciembre de 2011

Parque de la Dehesa de Agreda, ¡qué maravilloso mundo!

Me preguntaba que habría al final del arco iris que en ocasiones corona la montaña, cuando de repente mi imaginación me arrancó del porche y me deslizó por un tobogán de colores al otro lado de mi Moncayo. ¡Oh!, espero que la olla de oro sea mullida y los gnomos que la custodien no se asusten demasiado, pero... ¡chof!... un chapuzón, eso es lo que me esperaba tras la luz multicolor. Caí en una pequeña laguna, de las muchas que forman los manantiales en los que dicen nace el Cailes (Val en Aragón) y que capturan el bello cielo de Agreda, no hay oro pero el lugar es un tesoro que tienes que conocer.

Canales formados por los manaderos.

Me encontraba en la Dehesa de Agreda, el maravilloso parque de esta monumental villa, que visitamos hace unos meses y de la que prometí contarte más cosas. Te voy a confesar que mi imaginación es poderosa pero aún no me teletransporta, realmente cogimos el coche y en menos de media hora nos plantamos allí. De la ciudad te hablaré proximamente, ahora quiero mostrarte los rincones de su dehesa, toma nota, es un lugar ideal para pasar un día de campo pues tiene una zona perfectamente preparada para ello.

Aunque el nacimiento orográfico del río Cailes o Val lo situaríamos en la fuente Vomitrosa de Olvega, sus aguas se ocultan debido a un escaso caudal y poca pendiente, emergiendo de nuevo en esta dehesa, en un lugar conocido como "Los Ojillos",  donde varias fuentes y manaderos forman el verdadero nacimiento del río, pero "para gustos están los colores del arco iris".

Fuente de los Ojillos del Val

Hay quien confunde el río Cailes con el  Queiles, este otro río nace en el espectacular manadero de Vozmediano por donde escapan las aguas capturadas al río Araviana, a través de la fosa de Beraton, y recibirá a la altura de Los Fayos las aguas del Cailes, aquí llamado Val. Yo te cuento mi esquema hidrográfico pero ciertamente hay debate sobre si es un río, dos o donde nace realmente y quien es afluente de quien,  me he remitido a lo que me explican geólogos y geógrafos. Eso sí, los dos nombres, Queiles y Cailes, comparten una misma etimología, proceden de la forma latina "chalybs" o "calibs" con la que los romanos se referían al acero, ya que estas aguas daban un temple especial al acero de sus armas, ligeras y muy resistentes, muy apreciadas por íberos y romanos.

Zona de picnic con barbacoas y fuentes.

Junto a los canales que forman Los Ojillos se encuentra la zona recreativa con barbacoas y fuentes, bajo una bonita arboleda de diferentes especies. El parque de la Dehesa cuenta a su vez con uno de los paseos de castaños de indias más largos de Europa,  dividido en dos por la primitiva puerta de la Dehesa.

Antigua Puerta de la Dehesa


Por un lado tenemos el tramo del parque de Moisés Calvo donde se localiza el quiosco de música y una zona con columpios, y por otro, un segundo paseo, llamado del Intendente, donde se encuentra la fuente de agua sulfurosa o de "los huevos podridos" junto a una inmensa pradera y unos jardines con árboles centenarios.

Kiosco de la música.


En este maravilloso mundo que disfrutan los agredeños, existió en los siglos IV y V d. C. una villa romana pero "la historia de la Dehesa se remonta al siglo XII, cuando los Hermanos Hospitalarios, de la Orden del Hospital de San Juan de Jerusalén, comenzaron los trabajos de transformación, mediante el drenaje y saneamiento de lo que entonces era una zona húmeda y pantanosa, en terrenos aptos para el cultivo y aprovechamiento ganadero. [...] Ya en el s. XIV, los terrenos de "la Dehesa" pasarían a ser propiedad de la Villa de Agreda, convirtiéndose en su dehesa boyal, destinada al mantenimiento del ganado de la Villa. Con el tiempo, sin dejar de ser dehesa boyal, la parte más cercana a la Villa fue siendo transformada en zona de recreo y esparcimiento, comenzándose la plantación de alamedas y la creación de paseos a partir del siglo XVIII. Así hasta nuestros días, en que una vez perdido el interés ganadero, se ha convertido en el gran parque municipal de la Villa de Agreda". Así reza uno de los paneles interpretativos del sitio.

Quizás, el arco iris no pueda transportarnos hasta allí, pero a través del siguiente vídeo podemos darte un pequeño paseo para que te hagas una idea de este "wonderful world". Espero que te guste, otro día te cuento más de nuestra visita a la Villa de Agreda y de sus otros bellos jardines.


También te puede interesar:

- La fuente de los huevos podridos >>
Soñando con Agreda >>

1 comentario:

  1. Magnífico reportaje y video, acompañado además de la mejor música... Rocío eres polivalente!! Muy bien... Jeje. rAfa

    ResponderEliminar