lunes, 16 de abril de 2012

Mueve tus alas.

Fabiola (Polyommatus escheri )
Una mariposa mueve sus alas y desencadena una serie de acontecimientos que llegan al otro lado del mundo. Sin embargo, muchas veces nos creemos incapaces de cambiar situaciones en nuestro entorno más cercano, rendidos antes de la batalla preferimos pensar que es cosa de otros y nos sumergimos en una indignación que sólo suma ira a la impotencia. Gritamos, “¡¡esto no puede ser así!!”, pero cuando comprobamos que no sirve de nada gritar, entramos dentro de una espiral de desencanto que puede acabar con nosotros y apagar la llama de la ilusión. Algunos piensan, “vamos a juntarnos y gritar todos a la vez”, pero no, tampoco sirve.

- Déjalo -te dicen- por mucho que lo intentes todo seguirá igual y cuando pase el tiempo, nadie se acordará de ti.

- Pero… ¿dónde está el sentido común? –preguntas.

- El sentido común es no meterte en líos y mirar sólo por ti, es inútil, todo seguirá igual.

Pues no es así... sólo tienes que extender y mover tus alas.

Morena (Aricia cramera)

Gritar, es estruendoso y espanta a las mariposas, no es necesario e incluso yo diría que inútil. Una buena amiga, me contaba que cuando quería que alguien leyera los carteles que colocaba en su lugar de trabajo, los escribía con letras muyyy pequeñas, sólo así conseguía que las personas se acercaran a leerlos porque con letras más grandes había comprobado que los ignoraban.

Pavo Real (Inachis Io)
Muchas veces buscamos un interruptor mágico que cambie todo de golpe, pero lamento decirte que no existe, tiene que ser muy poco a poco. Podemos parecer tontos pero no podemos permitirnos serlo, hay mucho "listo" que se aprovecha del analfabetismo político que existe y del que incluso presumimos con un “paso de política”. No te limites a elegir entre dos colores enfrentados que se reparten o alternan en el gran trueque de las influencias, puedes aportar nuevos colores e incluso mezclarlos y crear nuevos tonos. Piensa que las coronas, tacones y corbatas nos les hacen ser más grandes que tú, que no te convenzan de ello. En realidad son las últimas piezas de un dominó que caerán con sólo tú empujar la primera. 

El sentido común existe y es necesario aplicarlo, está en tu mano, mueve tus alas y haz por cambiar tu entorno inmediato pero muévelas con ilusión, empatía, diálogo y sentido crítico. No entres en su juego ni en el “tú más”, y sobre todo ten mucha paciencia, no es fácil ni rápido, porque dar la vuelta al mundo lleva su tiempo.

Mariposa de los muros (Pararge aegeria)

Si eres extremadamente sensible ten cuidado de no caer en la espiral, tienes que crear ondas concéntricas que se expandan y tiren hasta la última ficha negra, no dejes que la negatividad del desencanto se apodere de ti y prométeme ser siempre encantadoramente positivo.

¡Ah! Negaré rotundamente que algún día hablara de política, este no es el sitio donde hacerlo, lo único que hice fue mover mis alas bajo la lluvia de primavera, en un reino de color.

Fotografías: José Gabriel Ballestero, bloguero de "En el Moncayo"

Sofía (Issoria lathonia)

4 comentarios:

  1. Intentaré mover mis alas con todas mis fuerzas y dará igual que llueva o nieve.

    Ojala todos movamos las alas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la actitud. ¡¡Muchas gracias!!

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Cada vez que te leo más me gusta lo que haces. Me estoy acordando de cosas de las que hablamos este fin de semana y...¡¡¡qué bien sabes reflejar tus opiniones!!!. Muchas gracias por usar mis fotos, es un gran honor participar un poco en tu maravilloso trabajo. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es curioso que todas las interesantísimas conversaciones que mantuve el sábado y el domingo traían a mi cabeza el efecto mariposa. Gracias por las fotos!! Ya te dije que me cuesta mucho elegir, aún así dejé algunas fotos fuera pero las guardaré con mucho cariño.

      Besos!!

      Eliminar