lunes, 10 de junio de 2013

Subida al Cabezo de la Mata por el Barranco de Morca: ¡Agua va!



¡Qué ganas tenía de enseñarte esta pequeña ruta por uno de los barrancos más mágicos del Moncayo! Con decirte que el comienzo del sendero, frente a la entrada de la Central de Morca, ya lo preside un Majuelo (espino albar o espino blanco). Tienes que saber que donde crece el espino abundan las hadas. Cuentan que son la puerta al otro mundo y si en primavera atas una cinta en sus ramas, el hada que lo habite te concederá un deseo.

¡Por aquí, por aquí! El sendero comienza frente a la Central hidroeléctrica de Morca, situada
en la pista asfaltada que une Agramonte con Añón de Moncayo.

Acompañada por Jesús y Manuel, mis dos caballeros, me adentré en las profundidades del bosque donde el ruido del agua ocultaba los murmullos de las hadas. Las lluvias y el deshielo de los últimos días hacía que el barranco bajara alegre y caudaloso, alimentado por  riachuelos que tuvimos que saltar en varias ocasiones. El sendero está señalizado con mojones de piedra y la única dificultad que puede tener es cruzar los riachuelos saltando encima de las rocas colocadas para ello y que pueden resbalar, por lo que hay que llevar buen calzado y bastones.



La naturaleza es generosa en este lugar, grandes pinos y hayas cobijan una variada flora, fauna y también alguna seta que otra. Acebos en flor, helechos, violetas y fresas silvestres, un tupido musgo y las huellas de los muchos mamíferos que pueblan este bosque llaman nuestra atención.




Pero son las pequeñas cascadas del barranco lo que nos tiene encantados, ver el Moncayo con tanta agua es una maravilla.




Caminaremos por el sendero saltando los pequeños barrancos laterales hasta llegar a un punto en el que tenemos que cruzar al otro lado del barranco principal. La verdad es que me lo he pensado dos veces para cruzar porque con tanta agua no está nada fácil, la última piedra resbala y está lejos de la otra orilla, no podremos volver por el mismo sitio sin mojarnos pero conozco la zona y luego te explicaré como volver por un atajo que evita pasar por aquí.

Cruzaremos por un paso de piedras justo encima del salto del agua de la
fotografía.
Por una hermosa pradera llegaremos a la pista que tomándola a la derecha nos llevará a nuestro destino, el Cabezo de la Mata. Allí nos esperan sorpresas, alguien o algo ha colocado estratégicas piedras de manera mágica, cuentan historias extrañas en este cabezo que algún día te narraré.



Misteriosas piedras estrategicamente colocadas

Paramos a almorzar junto a un extraño círculo de genistas que rodean una pequeña piedra vertical. Manuel subirá hasta el cabezo, yo no me atrevo porque  hay que semiescalar y no valgo para eso, así que me quedo allí esperando y charlando con Jesús. Al rato comenzamos a preocuparnos, parece que tarda, decidimos ir  a buscarle y lo encontramos sano y salvo bajando. El sendero entre robles hasta la cima del cabezo también está señalizado con mojones o hitos de piedra, desde allí arriba las vistas del territorio Moncayo norte son impresionantes.

Litago

Abajo, podemos ver la Central donde hemos comenzado el camino.

El día esta nublado y desapacible y tenemos que volver de nuevo a la protección del bosque pero no sin antes echar un vistazo a las nubes que cubren las cumbres. Este punto, en días despejados, es magnífico para contemplar las cumbres y los circos glaciares del Moncayo.



Puedes encontrar  la ruta con los track en el siguiente enlace: Subida a Cabezo de la Mata. Pero como antes te decía, para regresar al punto de partida si el barranco lleva mucha agua, tienes que volver por la pista pero continuar hasta que se divida en dos, tomando la de la izquierda por la que bajaremos hasta que veamos que el reguero que hay a su izquierda se introduce en el bosque tras una curva pronunciada. Verás un hito justo ahí que te señala al sendero de subida situado a pocos metros, en un tramo más bajo que te evitará cruzar el barranco. Son más o menos unos 7 km, ida y vuelta, que se alargan en el tiempo porque es imposible no parar a fotografiar y maravillarse. Si vas, no molestes a las hadas. ¡Hasta pronto!


6 comentarios:

  1. Hola Rocío y Manuel, me gusta vuestro blog. Me gusta como relatais vuestros periplos por esa majestuosa sierra. Este fin de semana anterior iba a ir con un grupo de amigos al Moncayo. Vaya, el tiempo nos aguó la fiesta. Otra vez será.

    Enhorabuena por vuestra ilusión montañera..

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Luis, a ver si la próxima tenéis suerte. La verdad es que estos días ha estado complicado subir con el viento y las nubes pero ya hemos pasado el 40 de mayo y el tiempo tiene que cambiar.
      Saludos!

      Eliminar
  2. Un bonito camino Rocio, también se puede bajar por el camino de la Noguera, que te deja en la cruz, Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Eduardo! Pues sí, sale una interesante circular bajando por el barranco del Apio y regresando por el camino de la Mata. Para la próxima vez. Pero dime, tengo curiosidad en saber a qué llamas la cruz.
      Saludos!

      Eliminar
    2. La zona donde la pista del moncayo se bifurca hacia el Morca esta marcada en los mapas como La Cruz, imagino que será alguna pequeña elevación, o una zona de terreno, ... Te dejo el link de la ruta mía y abres el mapa de topo-raster, para que lo puedes ver tu que conoces mejor la zona http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=4069493, saludos

      Eliminar
    3. Sí, sí, ya veo, gracias de nuevo. Daré una vuelta por allí y preguntaré por el topónimo, tampoco sabía que el barranco del apio también se llama de la nevera. Mira que no sabía que el topo-raster fuera tan detallado, está muy bien.
      Gracias!

      Eliminar