jueves, 3 de febrero de 2011

Mirando el horizonte

Entre los suaves rosados del amanecer se adivina el Moncayo



A la luz del sol, en lontananza puedo divisar la montaña tal y como debe de lucir en estas fechas:



cubierto de nieve ¡POR FIN!



No hay comentarios:

Publicar un comentario