martes, 12 de abril de 2011

EL GENDARME DEL MONCAYO

¿No os habéis dado cuenta? cada vez que subimos al Moncayo nos observa desde su rincón, alejado del sendero, incluso en las ascensiones directas por el Barranco de San Miguel o Cucharón está como apartado, mirando el ir y venir de los montañeros hasta la cumbre.

Tenía ganas de hacerle una visita, tenía ganas de subir a lo alto y ver todo desde su perspectiva, desde un lado del barranco, justo ese lado por el que pasa menos gente.

Una mañana de Septiembre, con Fernando Martínez y Juanma Aranda, amigos y también miembros del Club de Montaña Campo de Borja, nos disponemos a escalar el Gendarme, una torre de unos 30 metros de altura, que se sitúa a unos 2.000 metros de altitud, en el Barranco de San Miguel.

Llegamos con el coche hasta el Santuario del Moncayo y comenzamos la ascensión por la senda normal que lleva hasta la cumbre, justo al principio tenemos una magnífica fuente, último punto donde podremos coger agua. Continuamos por el sendero y cuando termina el bosque y el Pozo de San Miguel se abre ante nosotros, dejamos el camino normal para comenzar la ascensión por el mismo, ya con la vista puesta en nuestro objetivo, a la derecha del barranco.



Tras 1h y 15 min. de marcha, llegamos a los pies del Gendarme, ¡¡ por fin!! ya sólo queda preparar el material y comenzar la escalada de la pared que da al barranco, con una dificultad de V+, está bastante bien equipada y tal vez la mayor dificultad sea una placa de unos 3 metros algo escasa de agarres, pero que superamos sin mucha dificultad, mis compañeros por su buena técnica y yo, menos técnico que ellos, aprovechando mi altura.

Superada esta placa nos quedan unos 15 metros hasta la parte más alta del Gendarme



Una vez arriba, ya podemos relajarnos por un rato, hacer unas fotos y disfrutar de sus vistas, contemplando desde allí a los montañeros que avanzan camino de la cumbre, mientras se cruzan con los mas madrugadores, que ya descienden mientras piensan en un bien ganado almuerzo.


Podría pasarme horas allí arriba contemplando el Moncayo desde este nuevo punto de vista, pero el cierzo empieza a soplar con mas fuerza y las nubes nos envuelven, así que bajamos rapelando y emprendemos el camino de vuelta a Borja, que además es el cumpleaños de mi padre y no me gustaría llegar tarde a comer, aunque creo que hoy el mejor regalo nos lo hemos llevado nosotros...

Texto, Sergio Albericio
Fotos, Juanma Aranda y Fernando Martínez

3 comentarios:

  1. Simplemente espectacular!!!!!Privilegio de unos pocos!!!

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de que te guste. Gracias a Sergio subimos un poquito, aunque sea virtualmente, a esta impresionante torre.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  3. muy bien titanes segurir asi!! salud y mosquetones

    ResponderEliminar