lunes, 23 de julio de 2012

Los Fayos: Camino de las Centrales.

Las Dos Hermanas.
Hace millones de años, lo que hoy conocemos como río Queiles corría Valluenga abajo y recogía las aguas de otro de nuestros ríos, la Huecha. Fraccionose el monte de la Diezma y el valle quedose sin río, marchando el Huecha en solitario. El Queiles cruzó al valle vecino y junto con su afluente el Val continuó regando otras tierras. Por estos lares comienza nuestro camino, al final de la Valluenga, donde el Queiles y el Val, remansado en pantano, se dan la mano.

Partimos del pueblo de Los Fayos por la carretera que sube al embalse, hasta llegar al puente de los Cubillos que cruzamos, para recorrer un paseo guiado junto al margen izquierdo del Queiles. Al otro lado del río discurre la pista a Vozmediano, bajo altos farallones que forman una gran ciudad avícola donde habitan enormes rapaces.

Buitreras.

Buitre leonado.

Los roquedos del Alto de la Dehesa son escarpes de conglomerados que, en este punto, separan las cuencas del Queiles y del Val, haciendo equilibrios sobre huecos abiertos en la base de sus torres agujereadas. Da la impresión de que van a caer sobre ti en cualquier momento y te dan ganas de salir corriendo en busca de una gran zapata con la que calzarlos. Desde el puente, vemos  dos de estos farallones gemelos conocidos como "Las Dos Hermanas". Pero hace calor, así que corremos a refugiarnos en la vegetación de ribera que paneles y señales te ilustran. Estamos en Zona Especial de Protección de Aves (ZEPA), como nos explica uno de los paneles interpretativos que encontramos a lo largo del sendero.

Uno de los paneles interpretativos.

Me asombra la cantidad de agua que lleva el río para la época de estiaje en la que estamos, baja con fuerza y el sonido es muy relajante.

Río Queiles.

Hace un par de años, no más, vi un pequeño reportaje, creo que sobre la inauguración de este paseo. Escandaliza ver como se ha destrozado en tan poco tiempo el mobiliario y parte de la señalización. Los vándalos se amparan en la soledad del paraje, así que ya sabes... es necesario darlo a conocer porque me da a mí que voy a sorprender a mucha gente de la zona.


Zona recreativa en muy malas condiciones y sucia.

Finaliza este paseo de ribera en un bonito puente que cruza el río en una de sus curvas. Enormes chopos cabeceros nos despiden y un último panel nos habla sobre el curioso relieve del lugar que de nuevo admiramos. Continuamos por la pista, para conocer las centrales que antiguamente iluminaban los pueblos del Moncayo, todas abandonadas excepto una, aún en funcionamiento.


Central hidroeléctrica abandonada.

Más adelante un túnel, a la derecha del camino, sirve como captación de las aguas del Queiles para el embalse del Val. Junto al río, los edificios abandonados de las centrales  hidroeléctricas degeneran atrapados entre enormes zarzas. La pista está asfaltada hasta un azud que precipita las aguas embalsadas. A la derecha del barranco, un gran salto hidráulico entubado baja entre pinos. Ambas laderas están cubiertas de pino carrasco (pinus halepensis), fruto de repoblaciones de mediados del siglo XX, entre las que  aún se encuentra alguna encina que ha sobrevivido a brutales desforestaciones.

Azud.

Canal de derivación del Queiles hacia el Val.

Continuamos andando, unos 900 metros, hasta que la pista se divide en dos, desviándonos a la derecha para subir a la parte alta y poder contemplar una amplia vista de la Sierra del Moncayo.


Sierra del Moncayo desde la Plana del Cerro (Los Fayos)

Te recomiendo seguir este camino hasta "El Cerro" (girando a la izquierda), pasando antes por el vértice geodésico Barrera, para luego bajar al embalse del Val y volver al pueblo por la carretera de éste, pero acompañado de un buen plano pues un gran número de cortafuegos confunden el camino y en época de caza es peligroso, ya que hay varios puestos de tiro alrededor.

Las vistas de los dos barrancos son impresionantes.  Por un lado el majestuoso Moncayo y, por el otro, el sereno y ahora casi vacío embalse del Val, tan polémico y criticado, en el que está prohibido pescar y navegar para evitar que lleguen las plagas que sufren los ríos del gran valle del Ebro. No sé hasta que punto se protegen sus aguas evitando el desarrollo turístico del pueblo al que amenaza. El Queiles nace sano, 6 kilómetros arriba, en Vozmediano, pero el Val sufre la alta salinización de las depuradoras de Ágreda y ya baja turbio por su barranco. Además, por lo que he leído, las canalizaciones no son suficientes para el riego y no se aprovecha como debería.

Embalse y presa del Val.

La vuelta completa serían casi 12 kilómetros, con sol fuerte es preferible volver por la pista hasta el punto donde salimos pero, si tienes oportunidad, da la vuelta completa. También  puedes volver otro día para subir al Cerro, llegar con el coche por la carretera del embalse hasta la cadena que impide el paso y acortar camino. Espero que te sorprenda tanto como a mí.

2 comentarios:

  1. Aqui tenéis el track y otra descripción distinta de algo parecido, o lo mismo, no lo sé, Saludos, Josean
    http://imaginatura.wordpress.com/2011/09/22/circular-embalse-del-val-los-fayosprov-zaragoza-17km-330m/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Josean, como te dije en Facebook se pueden realizar varias circulares de mayor a menor longitud, la vuestra es bastante más larga porque llegastéis a la cola del embalse.

      Mucha gente toma directamente el Camino del Agua a Vozmediano y no se da cuenta que bajando al río hay un paseo guiado muy majo. Buscaba resaltar más la zona del río y que cada uno ande según sus posibilidades, disfrutando y conociendo el entorno.

      Saludos.

      Eliminar