miércoles, 11 de julio de 2012

Palacio y jardines de los Castejones.

Jardin Renacentista de Don Diego de Castejón.

"Al llegar aquí mi vida a su fin, después de tantos años como tú ya sabes luchando por lo que creía. He intentado que sobre todo tú, el hijo mas gentil y noble de entre todos ellos, sea feliz. Así pues confió a ti Diego, hijo mio, mi último y anelado deseo que no servirá para otra cosa que para intentar que aquella comarca de la que tantas veces me oíste hablar y a la que siempre quise y admiré, la villa de Agreda, renazca de aquellas cenizas que la guerra, enfermedades y odios provocaron. Ese deseo es tan solo que construyas allí,una residencia o mejor un palacio digno de albergar reyes, nobles, emperadores y príncipes a su paso por ya dicha villa.

He sido muy querido y admirado por los ciudadanos por el mero hecho de ser regidor de Soria y Tarazona, pero no podría morir en paz sin decir que los habitantes de esta mi casa, por así llamarla, me han robado el corazón. Ahora, hijo, tú eres el centro de la vida de algunos de ellos como un día lo fui yo. Y no puedo morir, hijo mio, sin antes arrodillarme ante ti y llamarte por el nombre tan grande y digno por el que ahora te reconocerán.

Don Diego Gonzalez de Castejon y Vinuesa confío en ti para que mi deseo y sueño se pueda hacer realidad."

...........................................................................

Y así fue como Don Diego de Castejón, para cumplir la voluntad de su padre, construyó un palacio en la noble villa de Ágreda y lo distinguió del resto de los palacios del reino con un bello jardín renacentista que, como el edificio, siguió los modelos de la "divina proporción"; siendo uno de los pocos palacios con jardines construidos en Castilla y León durante el siglo XVI.

El palacio.

El palacio de los Castejones (siglo XVI) es el edificio más importante de la arquitectura civil de Ágreda. Pertenece al ayuntamiento desde 1883, y fue colegio, juzgado, carcel y viviendas de la guardia civil. Actualmente acoge varios servicios municipales, un salón de actos para 150 personas y el Archivo Historico Municipal. El palacio es imponente pero son sus jardines lo que lo hacen aún más especial.

El abandono sufrido tras la muerte en 1809 de su último propietario, el V Marqués de Velamazán,  hizo que los jardines fueran desapareciendo transformándose en huertas y pasando al mundo de la leyenda.

Portada principal con balcón de forja.


Patio interior del palacio.

El jardín renancentista.

Nadie recordaba en Ágreda la existencia de este jardín, se pensaba que siempre había sido una huerta. Pero, en el año 2002, el ayuntamiento de Ágreda se propuso comprobar su existencia y recuperarlo. Utilizando una técnica inédita en España, a través de la arqueología de jardines, se pudo conseguir por primera vez la recuperación y recreación de un jardín renacentista en este país. Arqueólogos, paisajistas y biólogos se pusieron manos a la obra y consiguieron demostrar la existencia de este jardín y de uno posterior mucho más grande, barroco, también único en su género.

El uso de la "divina proporción" en la arquitectura del palacio hacía pensar que el jardín renacentista compartiera con él la misma organización proporcionada, por lo que no fue díficil encontrar y estudiar estructuras, sustratos, tierras de plantación y canales de drenaje.

En la actualidad, el jardín se compone principalmente de un jardín de parterres de nudos que rodea una fuente circular con surtidor en el  centro. Los parterres han sido trazados conforme a un documento del siglo XVI que describe los realizados para la casa de los marqueses de Mondéjar. Por último, el diseño se cierra con dos elementos típicos de esta época: el teatro verde, formado por setos de laurel, y un jardín de hierbas aromáticas, medicinales y culinarias que se utilizaba para consumo propio.


Espacio de plantas aromáticas y culinarias.
Parterres con formas mudejares y teatro de setos de laurel.


El jardín de la memoria.

El segundo  jardín, barroco y mucho más grande, no coincidió en el tiempo con el anterior por lo que no podía ser recuperado entero sin sacrificar el primero sobre el que se construyó. Se accede a él a través de un paseo de tilos en el que se encuentra un reloj astronómico -copia del que se encuentra en el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, realizado en esas mismas fechas- en memoria de la colección de relojes que poseyó uno de los anteriores dueños del palacio. El espacio se divide mediante diagonales que generan distintas superficies de plantación. En su área norte, se crea como un teatro de espejos,  uno de los espejos está adosado al muro del fondo recordando la posible continuidad de este espacio en el contiguo, hoy propiedad privada.

Jardín barroco con el palacio al fondo.

En todo el jardín podemos encontrar más de 250 plantas autóctonas, de las que yo destacaría las dedaleras que tanto me gustán y que se encuentran facilmente en el hayedo de Ágreda y unas deliciosas fresas silvestres que crecen entre las aromáticas.

Si vas a Ágreda no olvides visitar estos preciosos e historicos jardines.





2 comentarios:

  1. OOOOOOOOOOOHHHHHH pero qué preciosidad!!! Me imagino el olor que debe flotar por ese jardín a plantas aromáticas y flores. Lo apunto como visitas pendientes.

    ResponderEliminar