martes, 2 de agosto de 2011

Te cuento...

Este último fin de semana nos hubiera gustado visitar muchos de los eventos que había por el Moncayo pero tener una adolescente de 14 años rodeada de pueblos en fiestas te quita muchas horas de sueño. ¡Ay! ¡qué se le va a hacer! sufriremos lo que hicimos sufrir. Tuvo su lado bueno porque conocimos el buen ambiente que hay en Añón de Moncayo para fiestas y lo bonito que es recorrerlo por la noche. Además tuvimos la suerte de encontrarnos con un rojo atardecer moncaíno, buen comienzo...


Cae la noche en Villa Encanto.


El sábado comimos de maravilla en el Parador de Bulbuente, donde habiamos sido invitados por sus propietarios tras ganar un sorteo en facebook, la familia lleva 40 años regentando este restaurante donde se come muy bien. Su carta es variada y su menu turista apto para todos los bolsillos.

Por la tarde ya libres de obligaciones y con el estomago lleno pudimos disfrutar un ratico del Festival de Poesía que se celebra todos los años en Veruela. Vimos recitar a las poetas YIN en el claustro del monasterio de Veruela donde algunos dicen "la poesía se hizo piedra". Junto a la Piedra de Mesura nos asomamos durante un buen rato al interior de la sala capitular donde estas poetisas aragonesas rompían el voto de silencio en el lugar permitido para ello. Llegué a pensar que sus palabras formaban parte de un hechizo que devolvería a la vida al jardín de piedra que nos rodeaba. Antes de entrar en la iglesia donde continuaba el festival di una vuelta completa para asegurarme que todo estaba como antes, quizás los pobres gigantes que sujetan los nervios de las bóvedas tenían los rasgos más suaves pero no, su belleza fría y gris no se había modificado.


Esperando a los poetas.
Como ya sabes, el Festival de este año se dedicaba a la figura del poeta vasco Gabriel Celaya, en el centenario de su nacimiento, por ello ya en la iglesia del monasterio, tras oír la voz del poeta homenajeado se recibió a los asistentes con el tradicional “agurra”, danza de bienvenida vasca. Continuó la joven cantante turiasonense Angi Ruiz Forés cuya canción, “I dreamed a dream”, estoy segura nos hizo tomar aire a mas de uno para lograr contener las emociones que su preciosa voz angelical arrancaba a corazones sedientos de poesía. La esperada actuación de Miguel Angel Berna arrancó un aplauso eterno de los asistentes, algunos de ellos abandonaron el templo tras ella dejando más sitio a la poesía. Celaya sonó en vasco y castellano y se hizo la luz en el templo de la mano de los poetas y sus voces encadenadas. Tras el reparto de panes y poesía de Celaya para aliviar el hambre de los pobres tuvimos que irnos, me hubiera gustado saludar de nuevo a Trinidad y a algunos de los poetas que conozco virtualmente, ya lo siento pero no vi la oportunidad de hacerlo sin molestar, era tiempo de poesía y no de saludos.



Bienvenidos a todos.

También hubo sitio para la danza con Miguel Angel Berna.

Ya que estábamos allí recorrimos las dependencias del Monasterio para ver las exposiciones artísticas que hay en sus salas, fantásticas. No pudimos evitarlo, tanto color motivaba y nos hicimos fotos saltando delante de los acrilicos de José María Iturralde, jay!  la poesía da alas o se nos va la cabeza. También me dió una gran alegría descubrir la fachada del palacio abacial sin andamios, que maravilla verla restaurada.


Acrílicos de José María Iturralde.


Palacio abacial en el Monasterio de Veruela.

Recogimos a la peque para cenar y para que descansara un poco de tanta fiesta pero antes pasamos a conocer la nueva terraza Chill Out que han montando los de Moncayo Aventura en el albergue de Alcalá de Moncayo, es de lo más, muyyy recomendable.


Terraza Chill Out en el albergue de Alcalá de Moncayo. Javier a vuestra disposición.


El domingo tocaba preparar Villa Encanto para los nuevos “okupas”. El jardín está precioso con los rosales y la lavanda a tope y entre las plantas apareció una pequeñísima lagartija que no nos tenía ningún miedo, se acomodó en la palma de la mano y parecía no querer irse.

Una nueva y pequeña "okupa" en Villa Encanto.


Pero nosotros sí teniamos que dejar Villa Encanto y despedirnos de nuestra nueva amiguita, una encantadora familia llegaba a conocer nuestro Moncayo y nuestra poción mágica estaba lista para hechizar a nuevos "encantados". Hasta la vuelta...


2 comentarios:

  1. ...mira que meter en la misma frase Javi y chill out no parece tener mucho sentido..sera la edad..jajaja..por lo de tu chica tranquila..que yo empezaba el 25 de julio (Santiago en Añon) y no acababa hasta despues del pilar..eso es lo mas normal del mundo.!!!

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, sí sí, eso diselo a su padre que va detrás con la garrota, oye que no hay manera de que la deje en casa.

    Ay pobre Javi, que está muy bien hombre y sino le das unas clases tú que sabes. Se estará de miedo en la terracica para fiestas, desde allí podré controlar a mi hija si subimos ;o)

    ResponderEliminar