lunes, 29 de agosto de 2011

El Castillo de Grisel

Cocina medieval del Castillo de Grisel

¡Qué ganas tenía de entrar en el Castillo de Grisel! Y qué mejor ocasión que aprovechar una de sus exposiciones para visitarlo. El castillo, que actualmente es de propiedad privada, perteneció al cabildo de la catedral de Tarazona hasta la desamortización del siglo XIX, cuando fue adquirido por la familia Ramírez-Tejero de la misma localidad.

Esto supuso múltiples cambios en el interior del castillo que fue adaptado como vivienda, dividiendose sus salas en habitaciones más pequeñas y abriéndose nuevas ventanas al exterior. Según nos contó Carlos, un vecino del pueblo muy amable que enseña la exposición entre semana,  llegaron a vivir en el castillo varias familias en diferentes viviendas. Finalmente se ofreció al ayuntamiento del pueblo por 3 millones de pesetas, oferta que fue rechazada por el anterior alcalde por lo que pasó a manos del actual propietario que en los últimos años ha devuelto al castillo parte de su pasado y distribución:

"A pesar de la evolución que ha sufrido el edificio y de las obras a las que se ha sometido recientemente, éste mantiene intacta su estructura y muchas de las características originales. A la conservación del perímetro íntegro de la muralla contribuyeron, quizá, las casas que se adosaron a ella, rodeándola a modo de cinturón protector.

La muralla se construyó con la misma fábrica que el castillo, a base de sillares de caliza. Estaba adosada a la plataforma natural sobre la que se levantó el edificio formando así un camino de ronda en el espacio interior, mientras que quedaba exenta en toda su altura en la superficie exterior. Se remataba con almenas prismáticas, abiertas con saeteras. La puerta de la muralla se localizaba en el mismo lado de la torre del siglo XII, al oeste.

La puerta del castillo se encuentra en la fachada noroeste. Se abre bajo arco apuntado de dovelas con sillares finamente tallados, con las aristas exteriores talladas a doble bisel. Sobre la puerta se conserva un matacán de sección rectangular, apoyado sobre tres ménsulas. Toda la fachada, al igual que los restantes muros exteriores, estaba rematada por almenas prismáticas, más esbeltas que las de la muralla.

Puerta del castillo en la fachada noroeste


A finales del siglo XIV y durante el XV se desarrollaron las obras más importantes, construyéndose el esquema del edificio que ha subsistido hasta hoy. El espacio interior se dividió en dos plantas, una baja destinada a almacenes, graneros y establos, y una segunda o noble. Las dos se articulaban en salas alargadas de dirección paralela a la fachada y alrededor de dos patios, el mayor de los cuales está próximo a la torre y el otro, de dimensiones más reducidas, en el extremo opuesto, conserva la escalera de acceso al adarve. Los muros exteriores son de sillar y los interiores de tapial.

En el patio se excavaron habitaciones subterráneas cortadas en el conglomerado natural, y utilizadas posiblemente como bodega y cuyo acceso se realiza desde el interior del edificio por medio de unas escaleras.


Acceso a las antiguas bodegas.

En el siglo XVI se reorganizó éste en tres plantas. En la segunda se situaba la cocina y adosada a ésta una capilla de pequeñas dimensiones. Ésta tiene planta cuadrangular, se accede por un arco apuntado y se cubre con bóvedas de arista. Ya que la planta no es un cuadrado perfecto y esto representaba dificultades para trazar la cúpula, una de las ménsulas fue movida para hacerla coincidir con el trazado simétrico de los nervios, por lo que no aparece centrada en la esquina, al igual que las tres restantes. Las paredes fueron lavadas con yeso, decorado con impresiones en forma de espina de pez, de las que aún se conservan buenos ejemplos. Las bodegas del patio fueron colmatadas con escombro, construyéndose un nuevo muro sobre este relleno, que a su vez delimitaba un espacio de función agrícola.


Capilla del castillo.

Breve historia del castillo:

En el siglo XII, el castillo de Grisel era posesión de Pedro de Atarés junto con Borja, Tarazona y Samangos por su matrimonio con Garcenda de Bearn. En el siglo XIII el castillo pertenecía al rey y lo tenía por él Lope Ferrench de Luna cuando le fue reclamado en 1301 por ser miembro de la Unión. Fue señorío particular de Hugo de Cardona hasta que pasó a manos del cabildo de la catedral de Tarazona a mediados del siglo XIV. A comienzos del siglo XV el enfrentamiento entre Lope de Gurrea y la familia Pérez Calvillo llega también al lugar, a donde se dirigen las tropas del primero después de haber tomado Samanes. Para su defensa se pide permiso al cabildo para introducir gente armada.

Poco se sabe de su intervención en los demás sucesos armados, salvo el de 1707, cuando con la Guerra de Sucesión se guarneció el castillo con 50 hombres dirigidos por Pedro Pacheco que poco pudo hacer cuando fue atacado por los 300 hombres del adversario. Debió quedar en muy mal estado pues Madoz asegura que fue construido en tiempos de la Guerra de Sucesión.

"Un viaje a las fortificaciones medievales de Tarazona y el Moncayo."
ALEJANDRA GUTIÉRREZ LÓPEZ. DIPUTACIÓN PROVINCIAL DE ZARAGOZA


La historia tiene un final feliz, ya que nada más entrar se nota el gran cariño con el que sus actuales propietarios lo han restaurando y su intención de compartirlo, convirtiéndolo en un centro de turismo cultural que ofrece alojamiento y posibilidad de celebrar reuniones, actividades y eventos privados.


Puerta de acceso cuyo arco ha sido recientemente
reconstruido.

En la actualidad podéis visitar en la planta baja la exposición fotográfica “Infranqueable 02” de los prestigiosos artistas Jesús Bondía y Javier Amalé, en principio era hasta final de agosto pero se amplia hasta el 4 de septiembre para aprovechar el fin de semana siguiente. En esta planta se encuentra el acceso a las antiguas bodegas y una preciosísima cocina medieval.

En la primera planta, también puedes visitar una selección de cuadros de Victor Pastor Perez, pintor autodidacta miembro de una familia residente en el pueblo, a cuyo padre mandamos un cordial saludo y nuestro agradecimiento por su gran amabilidad y simpatía. En su vivienda, en la plaza de la Iglesia, expone su obra durante todo el año (hay un cartel indicándolo).

Además, el interior del castillo está decorado con vitrinas de objetos y elementos antiguos del castillo, visitarlo es una verdadera delicia que no te puedes perder.

Enlaces recomendados:
- castillodegrisel.blogspot.com
- http://www.grisel.info/

También te puede interesar:
- Pyrene y el Pozo de los Aines >>
- Asómate a Grisel >>
- Castillos del Moncayo >>

No hay comentarios:

Publicar un comentario