martes, 8 de enero de 2013

Cuando la niebla me atrapa.



Llega el día que la gota colma el estanque que parecía tranquilo y lo desborda con un torrente de rabia demasiado tiempo contenida. Culpas a todos de lo que tú no haces y lo pagas con el que tienes más cerca. Destruyes con saña porque te sientes destruido y te crees con el derecho de dar lo que recibes. El agua cristalina se vuelve turbia y embarra lo que te rodea. Los logros forman parte del pasado y pierden todo su valor porque sólo ves lo que no tienes. La furia te ciega y crees que el mundo es injusto, que todos están en contra tuya y que nada vale la pena.

Caes en un pozo donde la niebla te atrapa, te roba la ilusión de confiar, todo queda empozoñado por el fracaso de los que se revuelven heridos de muerte y siembran mal para que la hierba no vuelva a crecer sobre el barro donde yacerán.

No me gusta que me digan lo que tengo que creer, no me gusta que olviden lo que costó conseguir, no me gusta que hayan conseguido mancharme y cada vez me cueste más ver los millones de estrellas de una noche antes clara. No me gusta retroceder... me da miedo... Cuando la niebla me atrapa, veo tus fantasmas.

Me apena caer en la trampa pesimista de los que fracasan con las palabras porque los hechos cansan y de los que piensan que la solidaridad y la justicia no existen porque no pueden palparla. Me aplastan los que creen estar en poder de la verdad por gritarla y los que no tienen la capacidad de escuchar lo que no sale de su boca. Me cabrea no poder ser libre de pensar en voz alta como a mi me de la gana.

Sólo puedo llorar para adentro, buscando una cura de humildad que recupere mi calma y me permita volver a ser la niña ingenua que fui.

Necesito creer en mis iguales y diferentes. Sí... ya sé que no lo entiendes.



 

6 comentarios:

  1. Tener la capacidad de reflexionar y expresarlo es el principio de una buena terapia o cura... Te entiendo más de lo que imaginas, aunque ahora, eso, es lo menos importante... Un besico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Soni. La crispación contagia pero a veces no nos damos cuenta que nosotros somos la fuente que desborda y gritamos para no oir.
      Un besico.

      Eliminar
  2. Ya sabes Rocio que lo he dicho desde hace bastante tiempo, la solucion a los problemas la tenemos todos en nuestro interior. busca dentro de la Mochila y deja solamente las cuatro piedras grandes que merecen la pena, la arena y los guijarros.... sacalos de allí, solamente te dan peso y entorpecen la marcha.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jaime, termina un año en el que he aligerado bastante mi mochila pero a veces es difícil saber que guijarros soltar.

      Un abrazo.

      Eliminar