martes, 8 de septiembre de 2020

En el Torreón de Noviercas.



Septiembre es un mes en el que todo el mundo anda ocupado, no viaja tanto y nos da a nosotros un pequeño respiro para poder moncayear con buen tiempo y sin tener que estar pendiente de los huéspedes de Villa Encanto y de la casa rural "Cuenta la Leyenda", pero sobre todo me da tiempo a mi para poder contártelo. 

Así que te cuento... Este fin de semana nos fuimos para el Moncayo soriano, a Noviercas, un pueblecito castellano que los becquerianos conocen bien ya que allí vivió durante un tiempo Gustavo Adolfo Bécquer junto a su esposa, Casta Esteban, hija del médico del pueblo. Pero eso te lo cuento otro día, principalmente porque el Museo municipal dedicado al poeta en Noviercas se encuentra cerrado y no puede visitarse, una pena... Afortunadamente, su torreón árabe sí pudimos visitarlo, gracias a Montse, la persona que lo enseña habitualmente, aunque nos comentó que en estos momentos lo hacía de forma voluntaria, cosa que agradecemos porque ya estuvimos allí anteriormente dos veces sin poder hacerlo. 

Aprovecho para decir que, son  muchas las personas como Montse García que invierten su tiempo libre en apoyar iniciativas culturales, abrir centros de visitantes, realizar visitas guiadas y enseñar monumentos, muchas veces con una contraprestación económica mínima o inexistente. Gracias a su bonita labor, podemos visitar lugares en el entorno rural que pasarían al olvido y a la posterior ruina si no estuvieran ellos. Por experiencia personal sé que no es fácil por muchos motivos que no vale la pena enumerar, porque no se hace para que te lo agradezcan ni para un enriquecimiento que no sea el poder emocionar con lo que te emociona (algo que no todo el mundo comprende).

Sigo contándote... porque la jornada depararía muchas sorpresas y finalmente nuestros pasos SÍ seguirían los de los hermanos Bécquer. Pero eso te lo cuento en posteriores publicaciones, porque ya sabes que me enrollo como las persianas y fue ¡tan emocionante! ¡Por fin podíamos entrar en el Torreón de Noviercas! Una conquista más del "Encanto del Moncayo" con la ayuda de unos buenos amigos 😉 

En el interior de este espectacular torreón árabe del siglo X se encuentra el Centro de Interpretación de los Torreones y Fortalezas del valle del Rituerto, siendo este uno de los torreones mejor conservados y el único cuyo interior es “visitable”.


La entrada al torreón se encuentra en el primer piso, a una altura de 3,5 metros, a la que se accede mediante una escalera que antiguamente sería móvil y retirada en caso de ataque. Un pozo alimentado por un manantial en el semisótano les garantizaría el agua en asedios prolongados. 



La exposición sobre este tipo de fortificaciones ocupa las cuatro plantas restantes donde a través de audiovisuales y paneles explicativos conocerás su historia, materiales de construcción y sus funciones de vigilancia, refugio y defensa, en una tierra de fronteras donde árabes y cristianos luchaban por su conquista.



La visita culmina con la subida a la azotea por una escalera de hierro muy alta, no apta para personas con vértigo o niños. El resto de plantas se comunican con una escalera de madera bastante accesible pero las vistas desde arriba de la Sierra del Moncayo y la meseta castellana sólo son para valientes y como no es mi caso, la siguiente foto fue gracias a Manuel, que llega a todos los lados y más si es por una foto. El Moncayo estaba cubierto así que te asomo mejor al pueblo y a los campos que lo rodean, tan bellos y tan únicos...



 

La idea era continuar visitando el pueblo y los alrededores, pero una sugerencia de Montse nos llevó un poco más lejos, a un lugar donde los hermanos Bécquer nos esperaban sin nosotros saberlo y donde volveríamos a ver el torreón de Noviercas de una manera muy especial. Te cuento mañana 🙋



1 comentario:

  1. Hola Rocío.

    Veo que tiene bastante recorrido la visita al torreón. Hace bastante que no voy por la zona, el otro día estuve mirando para ir a Bijuesca, así qué puede ser una buena opción para completar el día.

    Lo de los Centros de Interpretación, está muy bien, pero antes de hacerlos hay que pensar si van a tener asistencia, porque hacer una inversión para luego tenerlos cerrados tampoco es plan.

    Un saludo

    ResponderEliminar